Enlaces de accesibilidad

A 3 años del anuncio de su fallecimiento, todavía quedan dudas sobre los tiempos en que desarrolló la enfermedad.

Si observamos el último año de la vida de Hugo Chávez Frías, apreciamos tres etapas bien definidas. La primera puede enmarcarse entre el 29 de febrero del 2012, momento en que se dio a conocer su primera operación, y el 11 de mayo de ese año, cuando regresó a Venezuela desde La Habana.

La segunda está signada por su participación en la campaña electoral para su reelección y abarca desde el 11 de mayo del 2012 hasta el 7 de octubre de ese año. La tercera se ubica entre el 11 de diciembre del 2012 y el día de su muerte según el gobierno venezolano.

Primera etapa

El día 29 de febrero del 2012, Granma informó que el presidente Chávez había sido operado en La Habana y se encontraba en buenas condiciones físicas.

Entre ese día y el 11 de mayo del 2012, llama la atención la cantidad de veces que Chávez vino a Cuba sin que se informara a la opinión pública, la que sólo se enteraba de sus regresos a Venezuela. Fueron tan próximas estas reiteradas visitas que puede suponerse, con toda lógica, que en realidad el presidente permaneció en Cuba más tiempo del que se informó.

El 12 de marzo del 2012, en su página 5, el periódico Granma publicó un artículo del periodista Jean Guy Allard, furibundo defensor del castrocomunismo, en el cual arremetió contra el médico venezolano José Marquina, quien había asegurado al periódico miamense El Nuevo Herald que Chávez padecía un cáncer muy raro que estaba en una etapa tan avanzada que era básicamente incurable.

En su artículo, “Diario mafioso de Miami se encontró otro charlatán para comentar salud de Chávez”, Allard usó un lenguaje impropio de la objetividad periodística y calificó de mentiras las afirmaciones de este médico y de otro señor nombrado Salvador Navarrete. Menos de un año después la vida se encargaría de demostrar que los charlatanes no eran precisamernte esos señores, pero en marzo del 2012 lo que estaba en juego era la reelección de Chávez y el oficialismo debía refutar cualquier información tendente a demostrar que el presidente no gozaba de buena salud.

Segunda etapa

Después de su regreso a Venezuela el 11 de mayo del 2012 y hasta las elecciones de octubre, Chávez estuvo muy activo defendiendo su reelección. Era políticamente conveniente que no se ausentara del país y estuviera visible para que no disminuyeran sus posibilidades de reelección. Quizás eso aceleró su muerte.

Durante ese período, Granma no informó sobre la presencia del venezolano en Cuba. Sólo el 24 de septiembre, pocos días antes de las elecciones, publicó un artículo titulado “Venezuela y la derecha paranoica”, firmado por Abner Barrera, donde éste aseguraba que el presidente estaba bien de salud. “Algunos agoreros y médicos de la cloaca derechista latinoamericana vaticinaron que le quedaban pocos días de vida”, escribió. Menos de tres meses después Chávez era intervenido quirúrgicamente de nuevo en La Habana.

La agonía del líder

El 7 de diciembre del 2012 Granma publicó en su página 8 la noticia “Venezuela conmemora la victoria popular de 1998”, pero no mencionó la presencia de Chávez en ese acto oficial. No podía hacerlo porque Chávez estaba en La Habana chequeando su salud, aunque nada se había informado al respecto. Se supo al día siguiente, cuando en la página 4 de dicho periódico se informó que había regresado a Venezuela el día anterior y antes de partir de Cuba, donde se sometió a un nuevo tratamiento médico, se había entrevistado con Fidel.

No es especulación pensar que las visitas furtivas de Chávez a la capital cubana en este período fueron tantas o más que las que efectuaron durante la primera etapa de su enfermedad.

El 9 de diciembre del 2012, Juventud Rebelde informó en primera plana que Chávez anunció la necesidad de viajar a Cuba ese mismo día para ser sometido a una nueva intervención quirúrgica y había designado a Nicolás Maduro al frente de la vicepresidencia ejecutiva de la República y como su relevo en caso de que ocurriera lo peor.

A partir de ese momento las informaciones fueron contradictorias y reflejaban altibajos en la salud del líder según los intereses políticos. Es así que entre el 11 de diciembre, día de la segunda operación de Chávez y el 16, fecha de las elecciones regionales para elegir a los gobernadores, las noticias fueron alentadoras y así lo reflejó Granma los días 14 y 15 de diciembre del 2012.

Vencido este reto quedaba otro tan o más importante, pues el presidente debía juramentar a su cargo el 10 de enero ante la Asamblea Nacional venezolana. Durante los días 25, 26 y 29 Granma reflejó que su salud mejoraba ligeramente, con tendencia progresiva a recuperarse. Solamente el 4 de enero de 2013 se publicó una nota en la que se afirmaba que Chávez estaba bajo complicaciones por una infección pulmonar.

El 5 de enero Granma reprodujo una entrevista con Nicolás Maduro, quien expresó que la juramentación era un formalismo que podía posponerse. El 9 de enero del 2013 el diario dijo que Chávez solicitó a dicha Asamblea la posposición de ese acto, luego ésta lo aceptó.

Logrado ese objetivo, Granma comenzó a informar que la infección respiratoria estaba bajo control y que Chávez evolucionaba favorablemente. Así lo hizo los días 14, 16, 18, 21, 22, 23 y 30 de enero.

Si ya Chávez estaba muerto, como se especuló y el oficialismo no se encargó de refutar con pruebas contundentes, el objetivo era darle tiempo a Nicolás Maduro para que fijara su liderazgo.

El 4 de febrero de 2013, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, afirmó en un acto público que la salud de Chávez iba en franca recuperación.

El 16 de febrero, por primera vez después del 11 de diciembre de 2012, día de la segunda intervención quirúrgica realizada a Chávez, Granma publica una foto presuntamente actualizada, donde aparece el presidente leyendo un periódico, acompañado de dos de sus hijas. Sin embargo, la aparente prueba de su estado de salud se vio empañada cuando la información añadía que Chávez tenía que respirar mediante una cánula traqueal.

Tres días después Granma informó del regreso de Chávez a Venezuela, algo sumamente contradictorio.

El 22 de febrero, Chávez, según Granma, estaba bajo tratamiento médico para la enfermedad de base sin efectos adversos significativos aunque se mantenía la insuficiencia respiratoria y que su tendencia no había sido favorable.

El 2 de marzo Nicolás Maduro pidió unidad y confianza a los venezolanos ante lo que calificó como rumores sobre la salud de Chávez.

El 5 de marzo Granma informó que el estado de salud de Chávez era delicado, con empeoramiento de su función respiratoria. Al día siguiente se anunció su fallecimiento.

¿Quiénes fueron los que mintieron sobre el estado de salud de Chávez?

[Este artículo fue publicado originalmente en Cubanet]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG