Enlaces de accesibilidad

¿Puede funcionar Netflix en Cuba aunque no haya banda ancha?


Esta pantalla de acceso a Netflix puede ser una realidad en Cuba. Foto: Chis Messina.

Aunque muchos cubanos navegan habitualmente por Internet, estadísticamente sólo el 0.05% de los hogares tiene conexión. Con este panorama, ¿cómo podría desarrollarse este servicio en el país?

Un día después que la distribuidora de películas y series de televisión por Internet Netflix anunciara que iba a ofrecer sus servicios en Cuba, muchos se preguntan cómo se puede poner en marcha este servicio en un país que cuenta con una de las tasas de acceso a la red más bajas del mundo.

Netflix es, en esencia, un sistema que funciona mediante una conexión ininterrumpida a Internet que permite el visionado de películas y documentales, para lo cual, además de un acceso estable a la red, se precisa cierta velocidad de descarga de datos. Y Cuba, por el momento, apenas cuenta con puntos que cumplan con esos requisitos.

Todas las opciones de Netflix se controlan desde un mando a distancia. Foto: Brain Cantoni.
Todas las opciones de Netflix se controlan desde un mando a distancia. Foto: Brain Cantoni.

Tal y como señala Bloomberg en un artículo publicado hoy, si casi ningún cubano tiene banda ancha, ¿cómo pretende Netflix operar allí, funcionando mediante streaming (retransmisión online)? Es cierto que muchos en la isla usan Internet, pero casi todos ellos lo hacen por medio de conexiones muy localizadas ya que no pueden pagar sus altos precios. El porcentaje de puntos de acceso es ínfimo: Sólo un 0.05 de cada 100 hogares lo tienen, según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Teniendo en cuenta que el público objetivo de Netflix son las familias, o en cualquier caso los hogares, se hace muy difícil pensar cómo va a llegar esta plataforma a Cuba, donde la mayoría de los puntos de acceso a la red están repartidos de tres formas: Las oficinas, los hoteles y los cibercafés oficiales que cobran $4.5 por una hora de conexión.

Existe, como señala Bloomberg, otra realidad, la de los cubanos que se conectan a redes ilegales y desconocidas por el Estado, pero que no podrían funcionar con Netflix al no poder conectarse con sus servidores.

Sólo existe una razón por la que Netflix podría triunfar en Cuba: El turismo

Con este panorama, tal y como señala este artículo, sólo se abre una razón por la que Netflix podría triunfar en Cuba: El turismo. Los miles de personas que podrían ver películas a través de sus hoteles o en alojamientos debidamente preparados. Pero ese negocio puede no ser suficiente para hacer de esta empresa algo rentable, sobre todo si se mantienen unos precios similares a los que ofrecen en Estados Unidos, alrededor de $8 mensuales.

Desde el punto de vista técnico la explicación es más sencilla. Como refleja Global Voices en otro artículo relacionado con el anuncio, el ancho de banda mínimo para poder usar Netflix es de 0.5 megabites por segundo, aunque el recomendable es de 1.5 megabites por segundo. En el caso de La Universidad de La Habana, por ejemplo, la conexión disponible es de 18 megabites, aunque repartida entre 6.000 alumnos.

De ese modo, según reconoce para este medio el profesor de la Facultad de Matemáticas y Ciencias de la Computación Yudivián Almeida, sólo sería posible ver Netflix "a partir de las 6 de la tarde y si la mayoría de los estudiantes están fuera del campus".

Otro ejemplo de la realidad de Internet en el ámbito educativo es la limitación de descarga de datos. También a través de Global Voices se cita el caso de los estudiantes y profesores universitarios, los cuales tienen un tope de 80 MB al mes. Si usaran esa cantidad para Netflix, sólo podrían ver medio capítulo de una serie mensualmente. Para una temporada de 12 episodios de una hora necesitarían, en tal caso, esperar 2 años para verla íntegramente.

¿Quién podría pagar Netflix, teniendo en cuenta que debería desembolsar el 40% del salario medio?

Como apunta Bloomberg, la falta de velocidad y de una banda ancha que garantice una conexión de calidad a Internet no ha frenado a las empresas tecnológicas que quieren penetrar en Cuba. Cita el ejemplo de Facebook, que ha lanzado una versión reducida capaz de funcionar en teléfonos baratos y con conexiones lentas, pero con Netflix esto no es posible, ya que la reproducción de vídeo exige unas prestaciones mayores.

Si se echa un vistazo a la lista de países donde esta compañía ha lanzado sus servicios recientemente, el desconcierto aún es mayor: Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo y Suiza. Todos ellos con porcentajes de hogares que cuentan con banda ancha por encima del 25%. Muy lejos del 0.05 de Cuba. ¿Y quién podría pagarlo, teniendo en cuenta que por tener este servicio debería desembolsar el 40% del salario medio, actualmente de unos $20 por cubano? Todos son dudas después de este anuncio.

¿Qué películas crees que debería ofrecer Netflix en Cuba? Sigue la conversación en Facebook.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG