Enlaces de accesibilidad

Poroshenko no quiere que Ucrania se convierta en una Somalia


Petró Poroshenko, ganador de las elecciones presidenciales de este domingo en Ucrania.

El electo presidente de Ucrania ordenó continuar con las operaciones militares contra los separatistas prorrusos y dijo estar dispuesto a reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin.

El presidente electo de Ucrania, Petro Poroshenko, continuará con la operación militar contra los separatistas prorrusos para evitar una nueva "Somalia" en el este del país y Rusia se mostró "dispuesta a dialogar" con el nuevo jefe de Estado.

En la región separatista de Donetsk, los rebeldes prorrusos acogieron la elección del multimillonario prooccidental y su anuncio de visitar el este de Ucrania con la toma bajo control del estratégico aeropuerto de Donetsk, donde se anularon todos los vuelos.

Tras el escrutinio de la mitad de las mesas electorales, Poroshenko con un 54% de los votos empezó ya a detallar las primeras medidas que tomará como jefe de Estado, como avanzar en la integración de Ucrania en la Unión Europea. El conocido como "rey del chocolate" anunció además que su primera visita al extranjero sería "muy probablemente" el 4 de junio a Varsovia, donde coincidirá con el presidente estadounidense, Barack Obama, en los actos conmemorativos del 25 aniversario de la liberación del país.

En una rueda de prensa, Poroshenko manifestó su deseo de que el primer ministro interino, Arseni Yatseniuk, se mantenga en el cargo y abogó por continuar con la operación militar lanzada el 13 de abril, pero con "plazos más cortos y más eficientes".

"Aquellos que no quieren entregar las armas son terroristas y no se negocia con terroristas. Su objetivo es transformar el Donbass (este de Ucrania) en Somalia", dijo el oligarca, en referencia al país africano devastado por una guerra civil desde 1991. "Espero que Rusia apoye mi punto de vista", dijo el político ucraniano. En su primera reacción después del escrutinio, Moscú dijo estar "dispuesto a dialogar" con Poroshenko, aunque no indicó si reconocía la legitimidad del nuevo presidente.

"Estamos dispuestos a entablar un diálogo pragmático, en pie de igualdad, basado en el respeto de todos los acuerdos, en particular en el dominio comercial, económico y gasístico, con la vista puesta en la búsqueda de soluciones a los problemas actuales entre Rusia y Ucrania", precisó el canciller ruso, Serguei Lavrov.

Para Lavrov, la continuación de la operación militar sería un "error colosal".
Berlín indicó, por su parte, que espera que Moscú respete el resultado de la elección.

Sin esperar a los resultados electorales, Petro Poroshenko avanzó la noche electoral sus primeras medidas como jefe de Estado: devolver la paz a Ucrania y convocar este año elecciones legislativas anticipadas.

El quinto presidente electo desde la independencia de esta ex república soviética en 1991 deberá negociar también su deuda de gas con Rusia. Este asunto preocupa a los europeos, consumidores de este hidrocarburo ruso. En estos comicios, que no pudieron celebrarse con normalidad en las regiones separatistas del este, el multimillonario ucraniano quedó bastante por delante de la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko, que consiguió un 13% de los votos, mientras que los candidatos ultranacionalistas registraron una sonora derrota.

Los países occidentales apoyaron estos comicios celebrados seis meses después de una crisis sin precedentes, marcada por la represión de un movimiento de contestación proeuropeo, la integración de la península de Crimea en Rusia y la ofensiva militar del ejército ucraniano contra las regiones separatistas del este.

La crisis ucraniana implicó además el mayor enfrentamiento geopolítico entre occidentales y Rusia desde el fin de la Guerra Fría.
XS
SM
MD
LG