Enlaces de accesibilidad

Pence insta a Ortega a parar violencia en Nicaragua: "El mundo está observando"


Un pariente de Gerald Velázquez, muerto a tiros durante enfrentamientos con la policía en una iglesia cerca de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, lleva el ataúd que contiene su cuerpo durante su funeral.

El vicepresidente estadounidense Mike Pence aseguró este lunes que la violencia en Nicaragua "patrocinada por el Estado" es "innegable" y acusó al Gobierno del presidente Daniel Ortega de ser responsable de la muerte de más de 350 personas en la ola de protestas que sacude el país desde abril.

"La violencia en Nicaragua patrocinada por el Estado es innegable. La propaganda de Ortega no engaña a nadie y no cambia nada. Más de 350 muertos a manos del régimen. EEUU insta al Gobierno de Ortega a que ponga fin a la violencia YA y a que celebre elecciones adelantadas", escribió Pence en su cuenta de Twitter.

El vicepresidente acabó su mensaje advirtiendo a Ortega de que "el mundo está observando".

Ortega afirmó el lunes en una entrevista con Fox News que las protestas en su país proceden tanto de sectores contrarios como favorables al Ejecutivo, y sostuvo que un adelanto electoral crearía "inestabilidad e inseguridad" y "empeoraría las cosas".

Desde que comenzara el levantamiento popular el pasado mes de abril en Nicaragua, se calcula que han fallecido más de 350 personas, la mayoría de ellas a manos de grupos paramilitares favorables al Gobierno.

Jóvenes sostienen cruces con mochilas en honor a los estudiantes que murieron en las protestas contra Ortega.
Jóvenes sostienen cruces con mochilas en honor a los estudiantes que murieron en las protestas contra Ortega.

Esta situación ha llevado a Washington a denunciar en diversas ocasiones la violencia y a sumarse a la comunidad internacional en la exigencia de que Ortega acceda a adelantar los comicios fijados para 2021 para poner fin a los enfrentamientos.

Hasta ahora, EEUU ha revocado una veintena de visados a funcionarios y otros individuos implicados supuestamente en la violencia y, además, ha sancionado a tres altos cargos nicaragüenses cercanos a Ortega, entre los que figura el jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz.

Al ser preguntado este martes por Efe, un alto funcionario del Departamento de Estado rechazó detallar si el país impondrá más sanciones.

En su rueda de prensa diaria, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, condenó "los cobardes ataques" contra miembros de la Iglesia católica, que actúa como mediadora en el diálogo nacional entre las autoridades nicaragüenses y la opositora Alianza Cívica, que aglutina al sector privado y la sociedad civil.

"EEUU continúa apoyando los esfuerzos dirigidos por la Iglesia para resolver el conflicto en curso en Nicaragua", afirmó.

Esta es la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980 en Nicaragua -con Ortega también como presidente-, después de que su Gobierno realizara unas fallidas reformas a la seguridad social que sirvieron como detonante para que la población comenzara a protestar sobre sus abusos y corruptelas.

(EFE)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG