Enlaces de accesibilidad

El reconocido pintor cubano, Pedro Pablo Oliva, presentará este viernes 25 en una galería de Miami su primera muestra personal después que fuera censurado por las autoridades de la isla en 2011.

La Galería Latin Art Core acoge la muestra personal del artista cubano en su regreso a Estados Unidos después de más de una década. La inauguración tendrá lugar durante el tradicional Viernes Cultural de la Calle Ocho.

El show de 22 piezas comprende varios períodos de trabajo, pinturas, esculturas y dibujos nunca antes expuestos y otras obras recientemente salidas del estudio, asegura una nota publicada en el sitio web del artista.

Oliva, uno de los más importantes y exitosos artistas plásticos, ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas en el 2006, estará presente en la inauguración de 7.00 pm a 11.00pm, para firmar de “Las extrañas apariciones de Esterbina”, una edición limitada de serigrafías realizadas especialmente para la ocasión.
Pedro Pablo Oliva, pintor cubano.
Pedro Pablo Oliva, pintor cubano.

El pinareño que pintó con irreverencia a Fidel castro y por ello recibió las reprimendas del entonces Ministro de Cultura, Abel Prieto, es autor entre otras piezas de El gran abuelo (2004), Retrato inconcluso para un hombre atormentado por su tiempo (2003-2004) obras que afrontan la figura del dictador cubano.

Oliva, en el ostracismo, aprovecha estar fuera de los focos y los micrófonos para hundirse en la pasión de los pinceles y las espátulas. Utopías y disidencias es un compendio que todavía tiene en preparación, según adelantó en una entrevista concedida recientemente al sitio Café Fuerte.

El pasado 14 de mayo el pintor pinareño subió a su web un post a manera de recordatorio del día en que rompió con todos sus compromisos para expresarse libremente.

"Ese día había sido expulsado del Poder Popular como delegado provincial acusado de haber violado el código de ética de tal institución, de haberme quitado el bozal y haberme expresado tal y como soy.

Ese día llovía mucho. Cuando salí del gobierno iba arrastrando toda una serie de “condecoraciones” que me habían impuesto: “Vende Patria”, “Gusano”, “Contrarrevolucionario”, “Antimarxista”, “Anexionista”, “Escoria”, “Traidor a la Patria”, etc, etc, etc.

Suerte que llovía mucho, y los viejos dicen que cuando llueve todo resbala y cae. Allí les dejé sus insultos. No había visto expresarse, con tanta abundancia, a la mediocridad.

Meses más tarde, un delegado de salud pública, específicamente el director del hospital provincial “Abel Santamaría”, caía preso por robo y desvío de recursos del propio hospital: comida, materiales de construcción, equipos, etc. Él fue, de todos los que me acusaron, el que más baño de limpieza trató de darse aquel día. Todo un santo patriota.

No sé la suerte de los demás. Allí también había gente buena. Pero los extremistas siempre guardan con celo sus aberraciones y cuidan mucho sus privilegios.

Aquel 14 de mayo fue una mala puesta en escena que por supuesto no tenía su origen en la provincia sino que “bajaba de La Habana” con el “espontáneo” sí de la provincia.

Lo cierto es que el 14 de mayo celebro haberme expresado tal y como pensaba, y haber comprobado que los “códigos de ética” no pueden servir para maniatar la lengua de un ser humano.

Algunas cosas han cambiado de dos años para acá, solo para demostrar que el capitalismo también tenía algunas cosas buenas, y que hubo que esperar más de 50 años para que sucediera.

Lo que no cambiará en buen tiempo es la existencia de otros partidos. Demasiado miedo. Nos han enseñado a aguantar como los mulos o si no a escapar por cualquier ventana"...

Tu opinión

Mostrar los comentarios

Recomendamos

XS
SM
MD
LG