Enlaces de accesibilidad

La Patrona de Cuba en los Jardines del Vaticano


Imagen de la Patrona de Cuba quedará instalada en los jardines del Vaticano
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:39 0:00

Imagen de la Patrona de Cuba quedará instalada en los jardines del Vaticano

Una delegación de obispos cubanos estará presente en la ceremonia para entronizar la imagen de la Virgen de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en los Jardínes del Vaticano, el próximo jueves.

Una delegación de la Iglesia Católica de Cuba, encabezada por varios obispos de la isla estará presente en la ceremonia de instalación de una imagen de la Virgen de la Caridad de El Cobre en los Jardines del Vaticano el próximo jueves 28 de agosto.

Desde Cuba viajarán para el acto: el Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Dionisio García Ibañez; el obispo de Holguín-Las Tunas, Mons. Emilio Aranguren Echeverría; el obispo emérito de la misma Diócesis, Mons. Héctor Luis Peña; el obispo de Guantánamo-Baracoa, Mons. Wilfredo Pino Estévez; el obispo de Santa Clara, Mons. Arturo González Amador; y el obispo auxiliar de La Habana, Mons. Juan de Dios Hernández Ruíz.

La imagen estará colocada sobre una columna de mármol y a petición de los obispos cubanos será el cardenal Bertone hoy secretario de estado emérito, quien haga la bendición de la imagen, durante un acto, a las 9:00 de la mañana, y para unirse al evento, se lanzarán campanas al vuelo en algunos templos cubanos.

Estarán presentes: el Cardenal, Giuseppe Bertello, presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, el secretario general de la misma institución, Mons. Fernando Vergez y algunos miembros de la dirección de los Servicios Técnicos de la Gobernación que es el organismo que ha proyectado y realizado el monumento.

La pequeña imagen de la Patrona de Cuba que será entronizada en los Jardines encierra una singular historia de fe y devoción mariana, que describe la agencia católica de noticias Zenit.

Se trata de una réplica de la imagen hecha en bronce, que fue colocada en una ermita en la Bahía de Nipe, a principios de los años 50 del siglo XX. La ermita marcaba el lugar donde en 1612, tres buscadores de sal hallaron la imagen de la Patrona de Cuba flotando sobre las aguas, sobre una tablilla en la que se leía: Yo soy la Virgen de la Caridad.

Hacia 1961, esa imagen desapareció y nunca más se supo de ella. Hasta que en 1975, un católico de origen libanés que paseaba por la playa viera algo que brillaba entre la maleza de la orilla. Al acercarse y tirar de ello quedó sorprendido: “Es la imagen de la Virgen” se dijo. “Me dio mucha tristeza verla allí sola y sucia”, compartió Alfonso Dager, en una entrevista en 2012, emocionado,semanas antes de fallecer.

Dager recogió la imagen y se la llevó a su casa. Todos en su familia reconocieron la imagen que había desaparecido catorce años antes de la ermita junto a la Bahía, en los comienzos de la revolución cubana. La limpiaron y la colocaron en la sala en donde recibía las visitas de los devotos que le pedían favores.

Tres años después, a la familia Dager le llegó el permiso de salida del país y un teniente se presentó en su casa de Cueto, para hacer el inventario de los bienes materiales que debían permanecer en el inmueble. Sorprendido por la presencia de la imagen de la Virgen, el teniente interrogó a la familia. “La hemos pedido prestada a la Iglesia para una Misa”, le contestaron, para salvar el momento. El teniente les ordenó devolverla a la parroquia.

Se la entregaron al párroco de Cueto, el padre Rafael Couso Falcón, quien se la entregó Mons. Héctor Luis Peña,obispos auxiliar de Santiago de Cuba con residencia en Holguín. Él, a su vez, se la entregó al entonces Arzobispo, Mons. Pedro Meurice Estiú.

La imagen estuvo primero en su despacho privado y después en la Casa de Encuentros del Santuario de El Cobre, a la espera de poder construir una ermita en su lugar original en Nipe. Benedicto XVI la tuvo en su capilla privada durante su estancia en una residencia sacerdotal junto al Santuario de El Cobre en 2012.

Cuando en 2008 el entonces Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, visitó el Santuario de El Cobre, había conocido esta imagen y se había interesado por su historia. Por ello durante su visita ‘ad limina’ ese año, los obispos cubanos regalaron a Benedicto XVI una réplica de la imagen que fue bendecida por él Pontífice en presencia de los obispos. Esta réplica es la que el 28 de agosto será entronizada en el recorrido de los Jardines Vaticanos que ya cuentan con otras 13 imágenes, de Italia y de otros países.

Error del servidor

Error. esto no es lo que queríamos mostrarle. Esta dirección ha sido enviada a nuestro equipo, para que la revisen de inmediato. Nuestras disculpas.

Please use Search above to see if you can find it elsewhere

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG