Enlaces de accesibilidad

Partido republicano apoya reforma migratoria integral


El senador Marco Rubio.

El partido no necesita cambiar sus principios, solamente su manera de transmitirlos.

El Partido republicano anunció este lunes una amplia revisión de su estrategia política y, como una de sus primeras medidas, anunció oficialmente que apoya una reforma migratoria integral.

"Tenemos que hacer campaña entre los hispanos, los negros, los asiáticos y los homosexuales para demostrarles que también nos interesamos por ellos", explicó el informe, en el que la palabras "hispano" aparece 99 veces a lo largo de 100 páginas.

Elaborado a lo largo de tres meses, tras hablar con más de 50.000 personas, el informe de la cúpula republicana anunció la creación de un director político para todas las minorías del país a partir del 1º de mayo, la creación de departamentos de comunicación específicos y contactos regulares con las principales organizaciones hispanas, como la Liga de Ciudadanos Latinos (Lulac) o La Raza.

"Entre los pasos que los republicanos vayan a tomar ante la comunidad hispana debemos asumir y defender una reforma migratoria integral", explicó el texto.

"Si no lo hacemos, el atractivo hacia nuestros partido continuará reduciéndose y nos quedaremos con tan solo un núcleo tradicional de electores que no serán suficientes para ganar las elecciones del futuro", advirtió en rueda de prensa Zori Fonalledas, republicana de Puerto Rico y una de las corresponsables del informe.

"El Partido republicano no puede descuidar y no descuidará ningún grupo demográfico, ninguna comunidad, ninguna región de este país", declaró el presidente del partido, Rence Priebus, en esa misma rueda de prensa.

Para 2050 los blancos dejarán de ser mayoría en Estados Unidos, y los latinos ya son actualmente la primera minoría del país.

La preferencia de los hispanos por el presidente Barack Obama aumentó en las elecciones de noviembre: un 71% votó por el demócrata.

Unos 12 millones de hispanos acudieron a las urnas, de nuevo un número récord.

El Partido demócrata ha desarrollado en los últimos años una potente maquinaria electoral que incluye una base de datos de millones de votantes a partir de su origen, zona geográfica o preferencias, que fue determinante en las últimas elecciones.

Los republicanos quieren imitar ese esfuerzo, construir su propia base de datos e incluso anunciaron que crearán una oficina especial en el Silicon Valley californiano, al sur de San Francisco.

El comité nacional republicano, que ordenó el informe, anunció también que reducirá el calendario de las elecciones primarias, que desembocan en la selección del candidato presidencial.

Habrá menos debates entre los candidatos y la convención que debe entronizar al aspirante se celebrará antes del mes de agosto del año electoral, como era el caso hasta ahora.

Pero el partido no quiere olvidar sin embargo su mensaje tradicional: libre empresa, individualismo, religión, valores familiares, que considera que sigue siendo válido en Estados Unidos.

"Vamos a aprender qué es lo que funciona a nivel estatal y aplicarlo nacionalmente: por ejemplo, cuando un conservador como Steve Pearce, en Nuevo México, gana en un distrito predominantemente hispano, necesitamos aprender las lecciones", explicó Priebus.

Ese es el mensaje también del senador por Florida Marco Rubio, una de las estrellas ascendentes del partido y del ala más conservadora, el Tea Party, quien la semana pasada dijo en una convención que el Partido no necesita cambiar sus principios, solamente su manera de transmitirlos.
XS
SM
MD
LG