Enlaces de accesibilidad

Pancho no es héroe de olimpo, es un ser humano


Cantante cubano Pancho Céspedes.

No le veo sentido a criticar al artista sin antes intentar al menos modificar las normativas impuestas que nos afectan a todos porque, si usted no lo sabe y realmente le interesa, las leyes se pueden cambiar, sólo hay que buscar consenso, tener deseos y atreverse.

Una nueva polémica se abre paso en el raíl faceburrido de algunas redes sociales. El cantautor Francisco Céspedes regresa a nuestro país, su terruño, a cantar. Esto no sería noticia si se tratara de un chino, un portugués o un rumano; pero Cuba es una isla que se empeña en acaparar titulares y de paso suscitar encendidas pasiones.

La controversia es sabrosa, entretenida y enriquecedora; no lo pongo en duda, pero hay que tener cierta prudencia a la hora de escuchar a sabidillos locuaces, porque existe una gran diferencia entre la vida real y las noticias.
Pancho, así lo conocemos, no pertenece a ese olimpo de héroes y monstruos mortales, es simplemente un ser humano.

Hace algún tiempo, yo personalmente, hice gestiones para que cantara en Cuba. Propicié incluso un encuentro entre el cantante y mi padre en La Habana, y empujé para que le ayudara. Del encuentro quedan fotos, pero los mejores testigos fueron un piano vertical un tanto desafinado y una partitura musical autografiada.

Juan Almeida Bosque, y no lo cito porque sea mi padre sino porque estuve presente, hizo gestiones para que Pancho se presentara en el Teatro Nacional; pero la respuesta del Ministerio de Cultura, en voz de una alta funcionaria, fue mostrar una resolución de dicho organismo que prohíbe a los artistas “que se fueron” presentarse en auditorios cubanos, a no ser como invitados a conciertos de sus homólogos establecidos en la isla. “Pablo Milanés – sugirió en aquel entonces la burócrata estatal que como dato adicional tiene una voz singular y un hijo viviendo en Europa - lo puede invitar a cantar en uno de sus conciertos, pero esta normativa no permite conciertos personales de ningún cubano emigrado”. Pero Pancho no cesó en el empeño porque para él, cantar en su país, más que un sueño es una obsesión contagiosa.

no le veo sentido a criticar al artista sin antes intentar al menos modificar las normativas impuestas que nos afectan a todos porque si usted no lo sabe y realmente le interesa, las leyes se pueden cambiar, sólo hay que buscar consenso, tener deseos y atreverse

Comprendo las posiciones de quienes sin siquiera intentarlo aseguran que las autoridades cubanas no les permiten entrar a la isla, entiendo a quienes en realidad tienen prohibición de entrada, a los convencidos que no desean ir y a los que les resbala el tema. Pero no le veo sentido a criticar al artista sin antes intentar al menos modificar las normativas impuestas que nos afectan a todos porque si usted no lo sabe y realmente le interesa, las leyes se pueden cambiar, sólo hay que buscar consenso, tener deseos y atreverse. Lo dice un proverbio chino: “Aquel que lo critica todo y no se arriesga a dar el paso, pasa su vida cojeando”.

Perseverar no es sinómimo de sumisión, sino de estoicismo. El autor de “Vida loca” y “Pensar en ti”, cantará el próximo día 27 en el teatro Karl Marx de La Habana invitado por el guitarrista Leo Brouwer e inaugurará el Sexto Festival de Música de Cámara. Nada raro, en el Tanglewood de Massachusetts, por solo citar un ejemplo de festivales top de música clásica, se han presentado excelentes exponentes de otros géneros musicales.

Pancho encontró su coyuntura, cantará para el público que le sigue, le escucha y compra sus discos; no obstante, como resulta difícil separar a la persona del artista, les doy buena parte de razón a quienes mucho le critican, sin dudas el gobierno lo usará como alegoría; pero creo que en algún momento de lo que aseguro será un emotivo concierto; esa mole de talento le dedicará una frase, un gesto, o cuando menos un pensamiento para quienes usurpan el trono de la isla: aquí estoy, lo logré.

  • 16x9 Image

    Juan Juan Almeida

    Licenciado en Ciencias Penales. Analista, escritor. Fue premiado en un concurso de cuentos cortos en Argentina. En el año 2009 publica “Memorias de un guerrillero desconocido cubano”, novela testimonio donde satiriza  la decadencia de la élite del poder en Cuba.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG