Enlaces de accesibilidad

Padre de joven cubana asesinada en Ecuador pide justicia


Yanelys Mursulí Jaime en Ecuador. Foto tomada de su página de Facebook.

Hasta el momento, no ha recibido ni siquiera una llamada de las autoridades cubanas y las ecuatorianas se negaron a recibirlo en su embajada en La Habana.

Adiel Mursulí Madrigal se enteró del asalto y asesinato de su hija en Ecuador por una llamada telefónica desde Miami del prometido de la víctima. Hasta el momento no ha recibido ni siquiera una llamada de las autoridades cubanas y las ecuatorianas se negaron a recibirlo en su embajada en La Habana.

"¿Por qué las autoridades de ese país no me han dado al menos un sentido a la línea que va tomando esa investigación? Me da la impresión que esas cosas pasan y quedan impunes. Acá tampoco se han proyectado al respecto", dijo Mursulí Madrigal en entrevista con Martí Noticias.

El procedimiento correcto dicta que cuando la policía notifica a la cancillería ecuatoriana del fallecimiento de un ciudadano extranjero dentro del territorio nacional, ellos tiene la obligación de informar a la embajada de ese país en Ecuador. Los funcionarios cubanos, entonces, deben notificar a los familiares, y estos, a través de un poder o de familiares en el país, realizar los trámites de investigación, autopsia y repatriación del cadáver.

En este caso, la policía contactó a una tía de Mursulí, residente en Quito, para que identificara el cadáver y luego de eso, se han acercado un par de veces para hacer preguntas de seguimiento. Fue la tía de la víctima, quien por iniciativa propia se acercó al consulado cubano para pedir su apoyo.

"Yo no quiero que me ayuden en nada, solamente en que el crimen no quede impune, porque hoy es mi hija, mañana la de otro y antier fue la de no sé quién", dijo Mursulí Madrigal, quien insiste en que ningún funcionario cubano se ha acercado a él o su esposa para darle el pésame o actualizarle sobre la investigación del crimen.

La joven de 26 años Yanielys Mursulí Jaime fue asaltada camino del trabajo a su casa el 30 de marzo, pasadas las 9:00 p.m., al bajarse de un ómnibus en la parada El Pintado, al sur de Quito.

El cadáver de la chica fue encontrado a la mañana siguiente, en la ciudadela Los Libertadores, parroquia Chilibulo, según reportes de la prensa local. La autopsia confirmó que murió cerca de las 12:00 p.m. de una hemorragia por una puñalada en la axila.

Yanielys Mursulí junto a su prometido Arneldy Quintero, en Sancti Spíritus.
Yanielys Mursulí junto a su prometido Arneldy Quintero, en Sancti Spíritus.

Mursulí Jaime llegó a Ecuador el 25 de diciembre pasado junto a su prometido Arneldy Quintero Azconovieta, con quien vivía hacía dos años. Sus planes eran seguir camino a Estados Unidos, una vez que reunieran el dinero. Pasado un mes, consiguieron el dinero para uno y Quintero decidió irse adelante y reunir el dinero para ella en Estados Unidos.

"Ese fue su sueño siempre, y el padre y yo la ayudamos. Mis planes con ella siempre fueron venir para acá para yo traerla después para que estuviera conmigo. Ya no tengo planes. Con ella se me fueron mi luz, mis aspiraciones, mi alegría", dijo Quintero Azconovieta entre lágrimas.

La policía dijo a una tía de la víctima, su única familia en Ecuador además de unos primos, que el cuerpo no mostraba signos de abuso sexual. El motivo del crimen sería robo, pero una amiga cercana asegura que Mursulí no llevaba dinero o ropas caras, solo su pasaporte, que fue entregado después a la policía por una desconocida.

La chica, oriunda de Sancti Spíritus, en el centro de la isla, vivía en una cuartería en Ecuador junto a otros cubanos y trabajaba en una hamburguesería. En Cuba se había graduado como instructora de arte pero, tras cumplir su servicio social en el instituto de formación de maestros de la ciudad, dejó de ejercer su profesión.

"Siempre fue una niña muy aventajada. Ya dominaba el francés, algo del inglés. No estaba ejerciendo, pero sí colaboraba con sus amistades haciendo alguna que otra función. Muy buena hija. No tengo quejas de ella", recordó su padre.

El cadáver llegó a Sancti Spíritus a las 4:00 de la madrugada de este domingo y el entierro fue a las 2:00 p.m. La familia no tuvo que correr con los gastos del traslado del cuerpo, pero nadie les ha explicado de dónde salió el dinero.

La noticia del asesinato de Mursulí Jaime, junto a una foto suya tomada en Ecuador, recorre las redes sociales hace dos semanas. El padre agradeció a las personas que han compartido la imagen en sus muros de Facebook y han enviado mensajes de apoyo.

La familia tiene la esperanza de que mientras más atención atraiga el caso, más posibilidades tendrán de presionar a las autoridades por justicia porque, desde lejos y sin el apoyo de las autoridades cubanas, poco más pueden hacer.

Además de su padre, a la joven la sobreviven su madre Hilda Jaime Molina y su hermano menor, Adiel Mursulí Jaime.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG