Enlaces de accesibilidad

El castigo para Gorki Aguila


Los férreos códigos penales de las dictaduras ofrecen un amplio margen a sus dueños de poder disimular las represalias contra la oposición.

El líder de la banda cubana de punk-rock Porno para Ricardo, Gorki Águila.
El líder de la banda cubana de punk-rock Porno para Ricardo, Gorki Águila.
Desde hace unas semanas un grupo de amigos de Gorki Águila, el líder de Porno Para Ricardo, han estado desplegando una serie de acciones en Internet desde fuera de la Isla con el objetivo de llamar la atención sobre la delicada situación en la que el músico se encuentra tras ser arrestado con una pastilla Tradea en sus bolsillos cuando regresaba de una fiesta en La Habana. El proceso de su detención y lo que ha sucedido hasta ahora es una acumulación de situaciones confusas que no hacen más que añadir incertidumbre a la situación del músico, en espera de juicio.

Sin entrar a valorar lo justo o lo injusto que puede ser el hecho de que alguien se pasee con este medicamento —pues según el ordenamiento jurídico cubano actual eso sería considerado un delito—, es pertinente considerar como fundado el temor de muchos sobre la posible revancha que, a propósito de este suceso, puede tomarse contra Águila el régimen de La Habana. No sería el primer caso y lamentablemente seguro que tampoco será el último.

Cuando los Porno Para Ricardo estuvieron de visita en Barcelona no tuvieron ningún problema en hacer declaraciones claras y concisas sobre el gobierno de La Habana. Como testimonio en su concierto en el Harlem Jazz Club, puedo atestiguar que Gorki demostró un gran valor al mencionar a los gobernantes de su país en unos términos que pocos serían capaces de hacerlo, incluso viviendo fuera de Cuba. Es normal que de esas palabras surjan ahora este tipo de problemas pero, a pesar de todo, es ese el riesgo. Y lo cierto que ser y actuar como un hombre libre en Cuba resulta mucho más costoso que en otros lugares del mundo donde esa libertad es valorada y respetada.

La dureza del Código Penal cubano hace que por una mínima actividad, tipificada como delito, cualquiera pueda sufrir las más duras consecuencias por una actuación temeraria. Está claro que en el caso de los opositores y disidentes cubanos las consecuencias pueden ser incluso mayores dado que a los regímenes totalitarios les importa, sobre todo, la revancha contra aquellos que considera como a sus enemigos ideológicos.

El principio que establece que todos somos iguales ante la justicia es a todas luces impredecible en el caso cubano donde no existe una separación de los distintos poderes. Los férreos códigos penales de las dictaduras ofrecen un amplio margen a sus dueños de poder disimular las represalias contra la oposición. El caso de Gorki Águila podría ser uno de ellos, como también lo podría ser el de Sonia Garro y su marido Ramón Muñoz, nada más ni nada menos que encerrados por un presunto delito de tentativa de asesinato cuando precisamente eran asaltados en su propia casa.

Todos estos casos son claros ejemplos que evidencian el delicado contexto en el que se desempeñan las personas que difieren del gobierno y que muestran su oposición sin tapujos. Que a pesar de estas duras circunstancias se mantengan firmes no es solo algo que multiplica su valor sino que además debe reafirmar el compromiso de aquellos que pueden ayudar de alguna u otra forma para que sus casos no caigan en el olvido.
  • 16x9 Image

    Joan Antoni Guerrero Vall

    Joan Antoni Guerrero Vall (Reus, España, 1979) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ha trabajado y colaborado con agencias de noticias como Europa Press y ANA, con periódicos en lengua catalana como el AVUI, ARA, Diari d'Andorra o Diari de Tarragona, así como en el semanario El Temps, Nació Digital o la antigua COM Ràdio. Combina sus colaboraciones periodísticas con actividades de comunicación para instituciones educativas como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) o también culturales. En 2009, tras varios viajes a Cuba, decidió crear un blog sobre la Isla. Bajo el título Punto Cuba, el autor pretende ofrecer una visión externa y desde la distancia sobre lo que sucede en la Isla, con especial interés sobre las dinámicas de oposición al gobierno cubano, tanto sobre el espacio físico como el digital, así como observar la lucha del pueblo cubano por la recuperación de sus derechos fundamentales. Colabora con Radio Martí desde 2010. Al mismo tiempo, forma parte del equipo que lanzó la versión en catalán de la plataforma de blogueros Global Voices, colectivo con el que obutvo el Premio Blogs Catalunya 2013 en la categoría de Nuevos Medios.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG