Enlaces de accesibilidad

Obama asegura "no esconder nada"


El presidente estadounidense, Barack Obama, saluda al presidente saliente ruso, Dimitri Medvédev, durante la Cumbre de Seguridad Nuclear en Seúl, Corea del Sur, el 27 de marzo de 2012.

"No es que esté escondiendo nada… Gradualmente, sistemáticamente, con el tiempo quiero ver que reducimos nuestras armas nucleares" explicó el presidente estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que "no esconde nada" sobre las negociaciones entre Washington y Moscú en la defensa antimisiles, un punto de desacuerdo entre ambos países, informa la agencia de noticias EFE.

De acuerdo con el mandatario estadounidense, teniendo en cuenta que el 2012 es un año de elecciones en los dos países no es sorpresa que no se pueda llegar a un acuerdo con rapidez, por lo que prefiere dedicar el resto del año a negociaciones técnicas con Rusia que puedan allanar el camino en el futuro.

Un acuerdo sobre defensa antimisiles "implica muchos asuntos complicados. Si podemos lograr que nuestros equipos técnicos abran el camino, ojalá en 2013, habrá una base para lograr progresos significativos en este y otro tipo de asuntos", dijo Obama.

Señaló además que uno de sus objetivos es lograr una mayor reducción de los arsenales nucleares y uno de los principales obstáculos son las diferencias acerca de la defensa antimisiles.

"No es que esté escondiendo nada… Gradualmente, sistemáticamente, con el tiempo quiero ver que reducimos nuestras armas nucleares" explicó.

Las declaraciones de Obama a los medios de prensa que le acompañan, durante la II Cumbre sobre Seguridad Nuclear que se realiza en la capital surcoreana, tienen lugar después de que los micrófonos sorprendieran una conversación privada entre él y el presidente saliente ruso, Dimitri Medvédev.

En la misma, el presidente estadounidense indicaba que tendría "más flexibilidad" para tratar con Rusia sobre los desacuerdos entre los dos países acerca de la defensa antimisiles tras su reelección.

Por lo que pedía a Medvédev que transmitiera a su sucesor, el ex presidente Vladimir Putin, que le diera "espacio" hasta las elecciones de noviembre.

"Estas son mis últimas elecciones. Después de las elecciones, tendré más flexibilidad", aseguró el mandatario estadounidense, a lo que su homólogo ruso replicó que entiendo, le transmitiré esta información a Vladimir".

A pesar del revuelo que provocó la conversación entre ambos gobernantes, el presidente estadounidense ha optado por tratar de restar importancia al suceso y este martes bromeó con Medvédev mientras ambos esperaban el comienzo de la sesión plenaria en la cumbre.

Con una sonrisa, Obama puso la mano sobre el micrófono al tiempo que intercambiaba unas breves frases con el líder ruso en la sala de reuniones.

El estado ruso se opone a los planes estadounidenses de desarrollar un escudo de defensa antimisiles en Europa, que anunció originalmente el presidente George W. Bush y que fue modificado por la Administración de Obama por considerar que representa una amenaza para Rusia.

Por su parte Estados Unidos rechaza esta posibilidad y asegura que sus planes se dirigen a proteger Europa de un posible ataque por parte de Estados hostiles.

El consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, en declaraciones a la prensa sobre el intercambio, declaró que "dadas las diferencias entre EE.UU. y Rusia en este tema, llevará tiempo y trabajo técnico antes de que podamos intentar alcanzar un acuerdo".
XS
SM
MD
LG