Enlaces de accesibilidad

Visita de Obama a México y Costa Rica marcada por la seguridad


El presidente estadounidense Barack Obama durante una rueda de prensa celebrada en Washington, Estados Unidos hoy 30 de abril de 2013.

Es el primer viaje de Obama a México desde que asumió en diciembre el gobierno de Enrique Peña Nieto

México recibe el 2 y 3 de mayo al presidente estadounidense, Barack Obama, en una visita destinada a convertir de nuevo a la cooperación económica en la prioridad de las relaciones entre ambos países, después de años en que la lucha contra el narcotráfico acaparó la agenda bilateral.

No obstante, la cooperación en seguridad marcará el viaje de Obama, que incluye también a Costa Rica, pese al énfasis económico que la Casa Blanca quiere dar a esta gira, según coinciden los expertos.

Es el primer viaje de Obama a México desde que asumió en diciembre el gobierno de Enrique Peña Nieto, que ve en esta visita una oportunidad de mostrar que el potencial de las relaciones va mucho más allá de la cooperación contra los poderosos cárteles de la droga.

"Es un viaje sobre seguridad" y ése va a ser "el asunto central" en ambas paradas de la sexta visita de Obama a Latinoamérica y la primera de su segundo mandato, según Peter Hakim, presidente emérito de la organización Diálogo Interamericano.

Los problemas de seguridad tanto en México como en Centroamérica "estarán inevitablemente en el orden del día y las discusiones no van a ser fáciles", pronosticó Vanda Felbab-Brown, analista del Instituto Brookings.

Como recordó el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Kevin Casas-Zamora, en un foro sobre el viaje organizado por Diálogo Interamericano, Centroamérica sigue teniendo "la tasa de homicidios más alta del mundo", es una de las grandes rutas del narcotráfico y hay muchas lagunas en el control del territorio por parte del Estado.

El rol protagónico que Estados Unidos había tomado en la lucha contra el narcotráfico ha provocado que el Gobierno de Obama tema perder fuerza en la cooperación de seguridad, en la que ya empiezan a producirse cambios, según informó The Washington Post el pasado fin de semana.

El Ejecutivo mexicano acaba de anunciar que la Secretaría de Gobernación centralizará los contactos con todas las agencias policiales estadounidenses que operan en ese país.

Con respecto a la situación de los derechos humanos en México, en los últimos días varios congresistas y la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) han pedido a Obama que priorice ese tema en su visita al país, dadas las "violaciones" registradas durante los últimos años.

Pese a que será inevitable abordar la inseguridad que sigue golpeando a México y Centroamérica, hoy el propio Obama insistió en una rueda de prensa en la Casa Blanca en que el enfoque de su viaje será económico.

Con México el intercambio comercial bilateral asciende ya a 1.400 millones de dólares diarios, según la Casa Blanca, y Estados Unidos lo quiere profundizar para "mejorar la competitividad" de ambos países en el mercado global.

En cuanto a Centroamérica, lo fundamental será dialogar sobre el elevado coste de la energía en la región, como mejorar los flujos económicos entre los países de la zona e "impulsar una estructura comparable a la CARSI" para temas económicos, de acuerdo con la Casa Blanca.

Con un proyecto de ley para una reforma migratoria a debate en el Senado de Estados Unidos, también será interesante para Obama ver la respuesta de las autoridades mexicanas y centroamericanas a esa iniciativa.

"La migración es fundamental para el desarrollo de Centroamérica", destacó Manuel Orozco, investigador del Diálogo Interamericano y para quien debe pasar de ser un éxodo "laboral" a estar vinculado al "talento", algo que precisamente Obama quiere fomentar con la reforma migratoria.
XS
SM
MD
LG