Enlaces de accesibilidad

Obama llega a San Petersburgo


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a su llegada en coche oficial a la cumbre del G20 que se celebra en San Petersburgo (Rusia).

Obama debe reunirse con el primer ministro japonés Shinzo Abe, el mandatario chino Xi Jinping y el francés François Hollande, pero no con Putin.

El presidente estadounidense Barack Obama llegó este jueves a San Petersburgo para la cumbre de jefes de Estado del G20, en un ambiente tenso por la amenaza de una eventual intervención militar liderada por Washington en Siria, constató la agencia AFP. El Boeing 747 "Air Force One" en el que viajaba Obama aterrizó en el aeropuerto de Pulkovo en las afueras de San Petersburgo poco después de las dos de la tarde, hora local.

Obama llegó proveniente de Estocolmo en donde instó a la comunidad internacional a no quedarse "callada" frente a la "barbarie" en Siria. En Rusia, su homólogo Vladimir Putin se opone tajantemente a toda intervención militar.

La cumbre de jefes de Estado del G20 está destinada a temas económicos y financieros, pero en las reuniones bilaterales previas, la crisis en Siria y un eventual ataque militar a ese país, que impulsan Estados Unidos y Francia, se impusieron como temas dominantes.
El coche oficial del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abandona el aeropuerto de San Petersurgo (Rusia) para asistir a la cumbre del G20.
El coche oficial del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abandona el aeropuerto de San Petersurgo (Rusia) para asistir a la cumbre del G20.

Obama debe reunirse antes del comienzo del G20 con el primer ministro japonés Shinzo Abe. También tiene previstas dos bilaterales, con el mandatario chino Xi Jinping y con el francés François Hollande.

Durante estos intercambios, Obama desea interrogar a sus aliados sobre "el tipo de apoyo político y diplomático que podrían expresar a nuestros esfuerzos para hacer que el régimen sirio rinda cuentas", explicó el consejero adjunto de seguridad nacional del presidente estadounidense, Ben Rhodes, en un punto de prensa a bordo del Air Force One.

Rhodes reconoció que Washington no "espera que todos los miembros del G20 se pongan de acuerdo sobre el camino a seguir con respecto a Siria, dada en particular la posición rusa". La Casa Blanca es "muy escéptica" en cuanto a un cambio de posición del Kremlin sobre una resolución vinculante contra Damasco en la ONU.

El consejero indicó que Estados Unidos "seguirá hablando con los rusos (...) de nuestra certeza de que el régimen de Asad cometió" el ataque cerca de Damasco el 21 de agosto que dejó 1.429 muertos según reportes de la inteligencia estadounidense.
XS
SM
MD
LG