Enlaces de accesibilidad

Obama optimista sobre situación de EEUU


El presidente Barack Obama en su última conferencia de prensa del año

"Nos encaminamos hacia el próximo año con una economía que es más fuerte que el pasado año, y creo firmemente que puede ser un año de repunte para EE.UU.", afirmó el presidente

El presidente, Barack Obama, señaló el viernes que cree "firmemente que 2014 puede ser un año de repunte" económico para Estados Unidos, dados los últimos y positivos datos del empleo y el Producto Interior Bruto (PIB).

"Nos encaminamos hacia el próximo año con una economía que es más fuerte que el pasado año, y creo firmemente que puede ser un año de repunte para EE.UU.", afirmó Obama, en su declaración de inicio de su última rueda de prensa antes de tomar vacaciones navideñas en Hawai con su familia.

La economía registró entre julio y septiembre un ritmo anual de crecimiento del 4,1 %, el mayor desde 2011, y el desempleo ha ido descendiendo paulatinamente hasta cerrar noviembre en el 7 %.

Por ello, Obama destacó que la situación económica es ahora "más sólida".

Asimismo, destacó los pasos dados hacia la independencia energética con la creciente producción doméstica registrada en los últimos años.

No obstante, reconoció que "todavía queda mucho que hacer para restaurar las oportunidades y un crecimiento amplio para todos los estadounidenses", en referencia a la desigualdad económica que se ha agravado en los últimos años en el país.

Obama aseguró además que la reforma migratoria será la legislación más importante para 2014 y espera que pueda contar con el apoyo de la Cámara de Representantes, pese a los retrasos.

"La reforma migratoria es la legislación más importante que quiero ver aprobada este próximo año", dijo el presidente de Estados Unidos.

El proyecto de ley, que ya fue aprobado por una mayoría bipartidista en el Senado, se ha atascado en la Cámara de Representante, de mayoría republicana, aunque el presidente confió en que los congresistas retomen el debate migratorio a comienzos de año.

Obama advirtió a los republicanos del Congreso que se negará a negociar sobre las condiciones de un nuevo incremento del tope de la deuda, necesario de aquí a inicios de marzo, según el departamento del Tesoro y dijo que espera que sus adversarios no sean "tan locos" como para recurrir a tal medio de presión con el objetivo de lograr concesiones, y prometió no ceder.

El presidente manifestó su disposición a debatir el papel de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), pero aseveró que las filtraciones de Edward Snowden causaron "daños innecesarios" a las capacidades estadounidenses de inteligencia y rehusó hablar sobre la posibilidad de una amnistía o un perdón presidencial para el exanalista fugitivo, refugiado en Rusia.
XS
SM
MD
LG