Enlaces de accesibilidad

Obama asume responsabilidad de la muerte de rehenes de Al Qaida


Un estadounidense y un italiano murieron en un operativo llevado a cabo en enero contra una base de Al Qaida en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Barack Obama anunció este jueves la muerte de dos rehenes de Al Qaida, un estadounidense y un italiano, asesinados accidentalmente en un operativo estadounidense en la frontera afgano-paquistaní, un hecho por el cual que el Presidente asumió "total responsabilidad".

"Quiero expresar nuestras condolencias a las familias de los dos rehenes, el estadounidense Warren Weinstein y el italiano Giovanni Lo Porto, que murieron trágicamente en una operación antiterrorista estadounidense", dijo Obama.

"Como Presidente y Comandante en Jefe, asumo la plena responsabilidad de todas las operaciones antiterroristas, incluyendo la que de manera inadvertida se llevó las vidas de Warren y Giovanni", dijo el mandatario a la prensa.

En ese operativo, llevado a cabo en enero contra una base de Al Qaida en la frontera entre Afganistán y Pakistán, también se produjo la muerte de Ahmed Faruq, un estadounidense dirigente de la red yihadista, informó la Casa Blanca.

"Identificaremos las lecciones que pueden aprenderse de esta tragedia y cualquier cambio que debiera hacerse. Haremos lo máximo posible para asegurarnos que esto no se repita", añadió.

Weinstein, un trabajador humanitario de 73 años, fue secuestrado por Al Qaida en agosto de 2011 en la ciudad pakistaní de Lahore. La Porto, también trabajador humanitario, de 39 años, desapareció en 2012 en Pakistán. "Estamos devastados por esta noticia y por saber que mi esposo nunca más regresará a salvo a casa", dijo en un comunicado la viuda de Weinstein, Elaine.

Aunque lamentó la muerte de los rehenes, Obama afirmó que la operación "eliminó a peligrosos miembros de Al Qaida", explicando que la información que tenían en el momento justificaba el ataque.

"Basados en la inteligencia que habíamos obtenido en el momento, incluyendo cientos de horas de vigilancia, creíamos que esa era una base de Al Qaida, que no había civiles presentes, y que no era posible capturar a esos terroristas", dijo el mandatario, que no aceptó preguntas de los periodistas.

El comunicado de la Casa Blanca no especificó qué agencia estadounidense llevó a cabo la operación, sugiriendo que una rama de Inteligencia fue responsable y no una unidad militar.

Si eso se confirma, una nueva polémica se posaría sobre las operaciones antiterroristas de Obama que, a pesar de haber conseguido matar al líder de Al Qaida Osama Bin Laden en un operativo comando, ha dependido fuertemente de ataques secretos con drones.

Otro estadounidense, el portavoz de la red terrorista, Adam Gadahn, murió en una operación antiterrorista separada, realizada en enero.

Pero aunque Faruq y Gadahn eran miembros de Al Qaida, ninguno de los dos era un objetivo específico, y no se conocía su ubicación en el lugar de los ataques, señaló la Casa Blanca.

XS
SM
MD
LG