Enlaces de accesibilidad

Reacciones a designación de DeLaurenti como enviado de EE UU a Cuba


Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA), en La Habana (Cuba).

Pero antes de este nombramiento actual, DeLaurentis acumula una notable experiencia en Cuba durante la crucial década de 1990.

Esta semana el Departamento de Estado anunció la designación del embajador Jeffey DeLaurentis como el nuevo diplomático que estará al frente de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, en reemplazo de John Caulfield.

En La Habana, Berta Soler, líder de las Damas de Blanco tuvo palabras de agradecimiento a la labor de Caulfield, destacando que "había trabajado para un acercamiento con la sociedad civil de la isla". Y Miriam Leiva, cofundadora de las Damas de Blanco, afirmó que DeLaurentis tiene todas las credenciales para continuar la política de Barack Obama hacia Cuba.

El profesor Jaime Suchlicky, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos, de la Universidad de Miami, dijo que el nuevo diplomático estadounidense en La Habana tiene una categoría superior al anterior, lo que puede ser significativo. Su colega Juan Antonio Blanco, Director del Centro de Iniciativas Latinoamericanas y el Caribe, adscrito al Miami Dade College, "no se trata más que de un cambio de rutina según lo estipulado".

El embajador Jeffrey DeLaurentis es un diplomático de carrera del Servicio Exterior, quien se desempeñó como Representante Alterno de los Estados Unidos para Asuntos Políticos Especiales en las Naciones Unidas desde agosto del 2011.

Antes de asumir sus funciones en la Misión de EE.UU. ante la ONU, DeLaurentis fue Secretario Adjunto de Estado para la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental. También fue Ministro Consejero para Asuntos Políticos y Coordinador del Consejo de Seguridad en la Misión de EE.UU. ante las Naciones Unidas, en Ginebra.

Desde que comenzó su carrera en el Departamento de Estado en 1991, el DeLaurentis ha servido en varios puestos en el extranjero, incluyendo el cargo Político/Jefe de la Sección Económica de la Sección de Intereses de EE. UU. en La Habana, Consejero Político de la Misión de EE.UU. ante las Naciones Unidas en Ginebra, y Consejero Político en la embajada de EE.UU. en Bogotá, Colombia.

En Washington, el Sr. DeLaurentis se desempeñó como Asistente Ejecutivo del Secretario de Estado para la Democracia y Asuntos Globales, Asistente Especial del Secretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Director de Asuntos Interamericanos en el Consejo de Seguridad Nacional, y como Oficial de Relaciones Internacionales en la Dirección de Organismos Internacionales.

Antes de entrar al Servicio Exterior, el Embajador DeLaurentis estuvo laborando en el Consejo de Relaciones Exteriores. Es graduado de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown y de la Escuela de Graduados en Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia.

Durante su estancia en la ONU DeLaurentis declaró que "el mantenimiento de la paz es una herramienta fundamental para ayudar a los países que salen de conflictos para así establecer la estabilidad a largo plazo y sentar las bases para la construcción del desarrollo duradero y sostenible".

Experiencia en La Habana y Bogotá
Jeffrey DeLaurentis
Jeffrey DeLaurentis
Pero antes de este nombramiento actual, DeLaurentis acumula una notable experiencia en Cuba durante la crucial década de 1990. Su carrera en el Departamento de Estado se inició en 1991, fecha en que fue designado como jefe de la oficina de asuntos políticos y económicos de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana. En esa ocasión permaneció en la isla hasta 1993.

Durante la administración Clinton, en 1999, regresó a la misión diplomática en Cuba como jefe de asuntos políticos y económicos, luego de figurar como asistente ejecutivo del entonces subsecretario de Estado, Pete Romero.

En su larga hoja de servicios en Washington, DeLaurentis ha actuado además como asesor para la democracia y los asuntos globales del Secretario de Estado, director de asuntos interamericanos en el Consejo de Seguridad Nacional y funcionario de la Oficina de Organizaciones Internacionales.

También ha cumplido tareas como representante estadounidense en la misión de Naciones Unidas en Ginebra y consejero político de la Embajada de EEUU en Bogotá.

Respecto a su trabajo en el país sudamericano Jeffrey DeLaurentis dijo que aunque todavía queda mucho por hacer y "momentos difíciles " son inevitables, el Gobierno del presidente Alvaro Uribe está haciendo mejoras "significativas" en la protección de los derechos humanos de sus ciudadanos.

Hablando 13 de abril en Ginebra, DeLaurentis dijo que el compromiso de Uribe con el fortalecimiento de la presencia de las fuerzas de seguridad y las instituciones gubernamentales en zonas de conflicto armado en Colombia es "evidente de inmediato" cuando se mira en relación con la mejora de los derechos humanos.

En 2003, DeLaurentis dijo que los homicidios en Colombia se redujeron en 20 por ciento, los secuestros se redujeron en un 39 por ciento, y que los desplazamientos forzados se redujeron en un 49 por ciento.

DeLaurentis dijo por otro lado que la presencia de la policía colombiana y las instituciones judiciales, bajo la protección de las fuerzas de Seguridad del Gobierno, "se aseguran de que las voces de todos los colombianos serán escuchadas, en lugar de callar por medio de intimidación o coerción. " Esta presencia, agregó, también permite el trabajo de las organizaciones religiosas, sindicatos, periodistas, de los derechos humanos y las organizaciones no gubernamentales humanitarias " para prosperar en áreas donde sus esfuerzos se han visto reforzados por la presencia de las instituciones del Gobierno y de la prestación de los servicios públicos esenciales."
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:04 0:00
XS
SM
MD
LG