Enlaces de accesibilidad

"Normalización" con medidas de excepción


La periodista catalana Àngels Barceló.

Los periodistas extranjeros no deben mencionar con demasiada insistencia el tema de la oposición, porque eso en Cuba es como si en Teherán una mujer de buen ver se atreviera a pasear mostrando sus jamones o dos gais a darse un beso con lengua.

Hace unos días la periodista catalana Àngels Barceló llevó los micrófonos de la española Cadena SER a La Habana. No sé si el hecho de que esa semana Iberia estrenara el vuelo Madrid-La Habana facilitó que la emisión en directo del programa estrella de la radiodifusión española, Hora 25, en horario nocturno, se hiciera desde un hotel de la capital cubana gestionado por compañía ibérica.

El programa tuvo varios invitados especiales, entre los cuales el embajador de la Unión Europea en la Isla, Herman Portocarrero; el miembro del grupo Cuba Posible, Lenier González; el cardenal Jaime Ortega; y, vía telefónica, el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Salvo que no se hubiese incluido en el sumario del programa, durante la parte de emisión que pude escuchar apenas asomó ni una sola voz opositora, fundamental para entender lo que pasa hoy en esa Isla. Pero en fin, la "normalidad" de Cuba sigue celebrándose con medidas de excepción por todos lados. Bueno, la excepción no la hará La Habana, la excepción la deben hacer siempre los demás. Así las cosas: los periodistas extranjeros deben comportarse y no mencionar con demasiada insistencia el tema de la oposición, porque eso en la capital cubana es como si en Teherán una mujer de buen ver se atreviera a pasear mostrando sus jamones o dos gais a darse un beso con lengua.

Los escenarios donde el radicalismo y el talibanismo tienen tomado el poder son hostiles a la libertad y a las actitudes de apertura. Esto se nota. Y en Cuba se nota la continua delicadeza con la que ciertos representantes tratan a las autoridades de la Isla, aquellas que, por mucho que ocupen las instituciones del país, todos sabemos que no les pertenecen porque las tienen, simplemente, secuestradas. El secuestro permanecerá con la aquiescencia de organismos internacionales y gobiernos, a la espera de que el enredo de la Revolución cubana acabe de desenredarse. A estas alturas ya quizás en manos de un… ¿milagro?

El programa de la Cadena SER desde La Habana fue una muestra más de la predisposición positiva con la que el mundo se toma los "cambios en Cuba". A pesar de la catástrofe social, económica, cultural y política que existe en la Isla, la banda sonora durante la emisión del programa fue un dulce son que, acompañando la retórica del "cambio", hizo posible que ningún oyente pudiera percibir que el de Cuba es un problema de emergencia y urgencia. Pero lo cierto es que todo cambio que el Gobierno cubano hace hoy llega tarde, porque tuvo que producirse ayer.

La mayoría de medios españoles se han apuntado a relatarnos un cambio de Cuba que viene a presentarnos la situación actual como la del "final feliz" que todo el mundo estaba esperando. Es un "final feliz" que permitirá a muchos desentenderse de la Isla, olvidarse de lo que allí pasa y, finalmente, dormir tranquilamente.

Lo más chocante del programa fue escuchar al representante europeo, Herman Portocarrero, intentando hacer entender que el sistema político debe aceptarse tal y como es y que los países que él representa no deben intentar cambiar ese "modelo". No entiendo nada. Realmente resulta sorprendente (como mínimo) que un portavoz de la UE acabe defendiendo un modelo político, vendido como una especie de exotismo, cuyo fundamento y pilar básico para que pueda funcionar tal y como está concebido es la violación sistemática de Derechos Humanos.

  • 16x9 Image

    Joan Antoni Guerrero Vall

    Joan Antoni Guerrero Vall (Reus, España, 1979) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ha trabajado y colaborado con agencias de noticias como Europa Press y ANA, con periódicos en lengua catalana como el AVUI, ARA, Diari d'Andorra o Diari de Tarragona, así como en el semanario El Temps, Nació Digital o la antigua COM Ràdio. Combina sus colaboraciones periodísticas con actividades de comunicación para instituciones educativas como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) o también culturales. En 2009, tras varios viajes a Cuba, decidió crear un blog sobre la Isla. Bajo el título Punto Cuba, el autor pretende ofrecer una visión externa y desde la distancia sobre lo que sucede en la Isla, con especial interés sobre las dinámicas de oposición al gobierno cubano, tanto sobre el espacio físico como el digital, así como observar la lucha del pueblo cubano por la recuperación de sus derechos fundamentales. Colabora con Radio Martí desde 2010. Al mismo tiempo, forma parte del equipo que lanzó la versión en catalán de la plataforma de blogueros Global Voices, colectivo con el que obutvo el Premio Blogs Catalunya 2013 en la categoría de Nuevos Medios.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG