Enlaces de accesibilidad

Niños y adolescentes cubanos rechazan escuela por "bullying" de compañeros


Estudiantes cubanos de secundaria

No existe política oficial para enfrentar el acoso escolar, que apenas sale a la superficie, agravado por el deslave de valores cívicos y hogareños.

Leticia lleva de la mano a su espigada hija de trece años, que repite: “¡Mami, vámonos, no quiero entrar! ¡Vámonos!” La niña no dirá que, sentado detrás de ella, otro adolescente le pincha con la punta afilada del lápiz, hala la trenza, registra la mochila y la molesta durante los interminables cincuenta minutos que dura un turno de clases.

La niña no se queja al profesor, piensa en la reprimenda u otro castigo “por el mal comportamiento en el aula” y que no obtendrá ayuda. Durante el receso se suman otros condiscípulos para molestarla, pero nada ni nadie la defienden.

Aunque el bullying –como se llama en inglés este fenómeno– no es exclusivo de la isla y hasta Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) presume que las estadísticas de algunos países sobre denuncias de acoso infantil y escolar son mucho más elevadas que las cuantificadas, llama la atención que un problema tan universal Cuba lo pase por alto. Ni se menciona en claustros de profesores ni en las reuniones mensuales de profesores con los padres de alumnos.

Cuando ocurre algún caso demasiado relevante se resuelve, aparentemente, al citar a la escuela a los padres del niño o adolescente agresor y darles la queja para que ellos, que pueden ejercer coacción sobre el hijo, corrijan la conducta torcida. En otras ocasiones el profesor sencillamente cambia los puestos en el aula.

No existe política oficial para enfrentar el acoso escolar que apenas sale a la superficie, agravado por el deslave de valores cívicos y hogareños. La propia prensa oficialista ha calificado el asunto como como una epidemia, por su magnitud.

Incapaz de enfrentar el asedio por falta de disposición física o psicológica, el menor indefenso reacciona accediendo al reclamo del agresor, abandonar los estudios y hasta llega al suicidio, extremos en que caen algunos chicos por considerar que denunciar el asedio que sufren es cobardía o por temor a que se recrudezca el asedio.

Estudiantes de secundaria básica.
Estudiantes de secundaria básica.

En el viejo reglamento escolar cubano, el abuso entre estudiantes sólo se menciona “que no se admitirá No se admitirá jugar de manos, usar apodos ofensivos, bromas groseras o de mal gusto ni utilizar frases que hieran el prestigio social de los compañeros usar apodos ofensivos, bromas groseras o de mal gusto ni utilizar frases que hieran el prestigio social de los compañeros”.

El bullying aparece en los reglamentos escolares de muchos países como indisciplina peligrosa, reportándose a las autoridades escolares y policiales cuando alcanza entidad grave o continuada. En Cuba cuando el joven alcanza los 16 años y existe denuncia de por la Escuela o familiar del menor ultrajado.

Unicef caracteriza este comportamiento como cualquier variante o combinación de maltrato físico o psicológico, burla, extorsión, acoso físico, hasta acoso informático, abuso lascivo y violación sexual, caracterizados por la alta vulnerabilidad de las personas ejes del abuso, agravado porque los menores no se atreven a contar el problema a sus familias, por lo general disfuncionales.

El asediado, si es homosexual o transexual, sufre peor conflicto interno, como bien apuntan pedagogos y otros especialistas. Cae sobre la víctima toda la carga social negativa de siglos.

El sistema educacional cubano no está preparado para enfrenta el acoso escolar. No existe un plan contra ese mal, ante todo por falta de percepción de la realidad. No hay preparación especial para los pedagogos, quienes deberían pasar muchas horas con sus educandos para descubrir y enfrentar correctamente el acoso escolar, lo que tiene que comenzar por promover el respeto a los derechos humanos, derechos ciudadanos y sociales, a la dignidad humana, y poner a un lado la coacción multilateral que ejerce el régimen sobre todos y en todo. (cosanoalen@yahoo.com)

(Publicado originalmente en Cubanet el 02/10/2015)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG