Enlaces de accesibilidad

EEUU alivia sanción a Myanmar, pero pide transparencia


Fotografía de archivo del presidente estadounidense, Barack Obama.

Washington busca respaldar las reformas políticas que ha implementado el país asiático

Estados Unidos anunció el miércoles una flexibilización de las sanciones que regían contra Myanmar para permitirle a sus empresas invertir y brindar servicios financieros en el país, pero les exigirá declaraciones detalladas sobre sus operaciones.

Al hacer el anuncio, el presidente Barack Obama calificó la decisión como "una fuerte señal" de apoyo a las reformas políticas que está efectuando el país del sudeste asiático.

"Hoy, Estados Unidos está suavizando las restricciones para permitir que las compañías estadounidenses hagan negocios en Myanmar de manera responsable", dijo Obama en un comunicado, donde elogió al país por "un progreso significativo en el camino hacia la democracia".

Sin embargo, dijo que su Gobierno seguía preocupado por la falta de transparencia en materia de inversión, así como por el rol del ejército en la economía del país. Además, dejó claro que las empresas estadounidenses con operaciones en Myanmar deberán hacer un inventario detallado de sus inversiones.

La agencia Reuters dijo que la inusual exigencia tiene la intención promover una mayor transparencia en el país -uno de los más corruptos del mundo según el grupo Transparencia Internacional- mientras emerge luego de casi medio siglo de un gobierno militar autoritario.

Fuentes consultadas, que hablaron con la condición de no ser identificadas, dijeron que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos expediría dos de las comúnmente denominadas licencias generales, una que da el permiso general para invertir en Myanmar y otra que admite servicios financieros.

Las maniobras cumplen con un anuncio hecho el 17 de mayo por la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en el que pidió aliviar las sanciones sobre inversiones y servicios financieros en reconocimiento de las extraordinarias reformas políticas que llevó a cabo Myanmar en los últimos 15 meses.

A pesar de la eliminación de restricciones para que las empresas estadounidenses trabajen en Myanmar, las maniobras dejarán las sanciones vigentes, lo que le da a Washington la posibilidad de actuar si el país asiático empieza un retroceso en sus reformas.

La clarificación de las reglas de inversión podría generar la llegada de un torrente de empresas estadounidenses al país.

Por ejemplo, Coca-Cola Co dijo el mes pasado que quería trabajar en Myanmar tan rápido como el Gobierno lo permitiera. Es uno de los solo tres países del mundo en el que el gigante de las bebidas no opera. Los otros dos son Corea del Norte y Cuba.

En tanto, el conglomerado General Electric Co también ha expresado su fuerte interés por el país asiático, particularmente en los sectores de cuidado de salud y electricidad.

Ante la posibilidad de protestas callejeras por apagones de energía, el Gobierno de Myanmar prometió en mayo que compraría dos turbinas de gas de 25 megavatios a General Electric.

Las sanciones también han sido suspendidas o levantadas por otros países desarrollados, entre ellos Canadá, Australia, Japón y estados de la Unión Europea.

Entretanto, la embajada estadounidense en Myanmar anunció la llegada del primer embajador al país tras 22 años de ausencia de la representación diplomática.

La embajada de Rangon afirmó que el nuevo funcionario será Derek Mitchell quien arribará este miércoles y viajará hasta Naypyitaw para presentarle sus cartas credenciales al presidente Thein Sein.

Mitchell se desempeñó previamente como enviado especial de los Estados Unidos en Myanmar luego de que un gobierno civil asumiera el poder desde marzo del año pasado.
XS
SM
MD
LG