Enlaces de accesibilidad

Tormenta deja 11 muertos en Europa


Un árbol arrancado de raíz cae encima de un coche en el canal Ryusdaelkade en Ámsterdam, Holanda, el 28 de octubre de 2013. Según los medios, una mujer ha resultado muerta del accidente. Hasta el momento se han registrado tres muertes a causa de la caída
Al menos 11 personas murieron y más de 535.000 hogares quedaron sin electricidad este lunes en la primera gran tormenta de la temporada en el norte de Europa que dejó vientos de hasta 160 km/h en Reino Unido, reporta un cable de la Agencia France Press.

Cuatro personas han muerto en el Reino Unido y 61.000 hogares siguen hoy sin suministro eléctrico a causa del fuerte temporal que se desató ayer en el norte de Europa y que provocó caídas de árboles e importantes cortes en el transporte.

Los fallecidos son un hombre de 51 años, que murió por el impacto de un árbol en su coche; un hombre y una mujer que murieron en Londres por una explosión de gas causada por la caída de un árbol, y una joven de 17 años que falleció cuando un árbol cayó en la caravana en la que dormía.

Por otra parte, los servicios de rescate siguen buscando hoy a un menor de 14 años que desapareció en la tarde del domingo en una playa de Newhaven (sureste de Inglaterra) arrastrado por la corriente, confirmó la policía del condado de Sussex.

Alrededor de 61.000 hogares continúan sin suministro eléctrico tras la tormenta a pesar de las intensas labores de los ingenieros que consiguieron durante la noche restablecer el servicio a 100.000 familias, según recoge la BBC.

Estas inclemencias dejaron también un muerto en Francia, tres en Alemania, uno en Dinamarca y dos en Holanda.

La tormenta, llamada "Christian" en Francia y bautizada como "San Judas" en los medios británicos en honor al patrón de las causas perdidas que se celebra este lunes, abandonó Reino Unido a última hora de la mañana para dirigirse hacia Holanda, Dinamarca y el norte de Alemania.

Una adolescente de 17 años murió cuando un árbol cayó sobre la caravana aparcada en la que dormía en Henver, al sur de Londres. Misma suerte corrió un hombre de 50 años al que la caída de un árbol sorprendió en su coche.

Los cuerpos de un hombre y una mujer fueron descubiertos entre los escombros de tres casas que se hundieron tras una explosión aparentemente causada por la rotura de una tubería de gas durante la tormenta.

Las malas condiciones en el mar obligaron a los servicios de rescate a abandonar la búsqueda de un adolescente de 14 años que desapareció mientras practicaba surf en una playa del sur de Inglaterra el domingo.

En Holanda, un joven de 22 años murió el lunes en el hospital por las graves heridas que sufrió en la cabeza tras ser golpeado por la caída de una rama en Veenendaal (centro), según la cadena de televisión regional RTV de Utrecht.

De esta forma, el balance de víctimas en Holanda se eleva a dos, ya que una mujer falleció por la caída de un árbol en Ámsterdam, la capital, según la policía que aconsejó a los habitantes permanecer en sus casas.

En Dinamarca, un hombre murió por el impacto de un ladrillo que salió despedido en el hundimiento de un edificio a 60 km al noroeste de Copenhague. La mayoría de los trenes daneses estaban detenidos y cerca de 500 pasajeros permanecían atrapados en 35 aviones en el aeropuerto internacional de Copenhague por los fuertes vientos que impedían colocar las pasarelas de desembarco.

En Alemania, según las autoridades, provocó hoy la cancelación de las clases en varias localidades, así como dificultades y retenciones en el transporte ferroviario y esta mañana varios trenes cancelaron su servicio en Baja Sajonia (noroeste), Bremen (norte) y Renania del norte-Westfalia (oeste), sin que se sepa cuándo
retomarán su actividad, informa la agencia EFE.

Por su parte, en Flensburg y en el distrito de Nordfriesland (norte) se suspendieron las clases en las escuelas públicas, así como en la universidad de Flensburg, según comunicó un portavoz del Ministerio del Interior de Schlewig-Holstein (norte).

El Servicio Meteorológico Alemán (DWD) indicó en su última actualización que durante el día de hoy se seguirán produciendo tormentas en las regiones costeras del norte, en zonas montañosas del sur y en otros puntos del centro del país.

En Francia, el cuerpo de una mujer de 47 años que había sido arrastrada el lunes por las olas en Belle-Ile (oeste) fue descubierto en una playa varias horas después.

Unos 460.000 hogares quedaron sin electricidad en Gran Bretaña y 75.000 en Francia. A las 18H00 GMT, 166.000 hogares británicos seguían sin electricidad. La actividad de la central nuclear británica de Dungeness B Power (sur) se detuvo durante varias horas por precaución.

El palacio de Buckingham, en Londres, también perdió algunas tejas y dos ventanas quedaron dañadas. La reina no se encontraba en el edificio cuando llegó la tormenta.

La mayoría de los trenes que iban a la capital desde el sur y el oeste de Inglaterra fueron anulados el lunes y las perturbaciones duraron todo el día.

Unos 130 vuelos, es decir, el 10% del tráfico diario, fueron anulados en el aeropuerto de Heathrow.

La tormenta ha llegado a afectar el volumen de intercambios en la Bolsa ya que muchos trabajadores no pudieron llegar hasta la City.

El organismo de previsión meteorológica Met Office, que registró vientos de 160 km/h, multiplicó las alertas este fin de semana.

Las autoridades querían evitar que se repitiera lo sucedido en 1987, cuando minimizaron el impacto de lo que fue la peor tormenta desde 1703, que dejó 18 muertos.

En Francia, los vientos alcanzaron hasta 147 km/h en el norte, según Météo France, el Servicio Nacional Meteorológico. Los transportes marítimos, por carretera y ferroviarios sufrieron perturbaciones.

El tráfico de transbordadores entre Francia y Gran Bretaña estuvo interrumpido varias horas y dos barcos de la compañía P&O, que transportaban a más de 400 personas, estuvieron bloqueados varias horas frente a las costas inglesas, tras el cierre del puerto de Dover.
XS
SM
MD
LG