Enlaces de accesibilidad

Nueva ola de violencia causa decenas de muertos


Iraquíes nuevamente bajo la violencia.

Después de que el pasado abril se convirtiera en el mes más sangriento en Irak en casi cinco años, con 712 fallecidos, mayo continúa por esa senda, con un alarmante rebrote de los ataques sectarios y contra las fuerzas de seguridad.

Una nueva oleada de atentados y violencia causó la muerte de ms de 60 personas desde la noche del domingo en Irak, lo que llevó al cada vez ms acorralado primer ministro, Nuri al Maliki, a anunciar cambios en su estrategia de seguridad.

Después de que el pasado abril se convirtiera en el mes más sangriento en Irak en casi cinco años, con 712 fallecidos, mayo continúa por esa senda, con un alarmante rebrote de los ataques sectarios y contra las fuerzas de seguridad, principalmente.

A lo largo de la jornada de hoy, la explosión de diez coches bomba en diferentes provincias del país y los ataques de grupos armados contra la policía causaron al menos 63 muertos y decenas de heridos.

En uno de los incidentes ms graves, al menos ocho peregrinos chiíes iraníes murieron y otros 19 resultaron heridos al estallar un coche bomba al paso del autobús en el que viajaban al norte de Bagdad, según una fuente del Ministerio iraquí del Interior.

El atentado, en el que también resultaron heridos dos iraquíes, tuvo lugar en una carretera en cuyo arcón estaba estacionado el coche bomba, cerca de la ciudad de Balad, en la provincia de Salahedn, al norte de Bagdad.

Los peregrinos regresaban a Irán después de haber visitado lugares santos en la ciudad de Samarra, donde se levanta el mausoleo del imán Ali al Hadi, uno de los cuatro santuarios ms importantes para el chiismo.

En la ciudad meridional de Basora, de mayora chií, dos coches bomba explotaron de manera consecutiva en el centro de la localidad, causando la muerte de once personas y heridas a otras 33.

Las explosiones causaron, asimismo, daos en varios vehículos y edificios cercanos.

De una forma muy similar, dos explosiones casi simultáneas mataron a diez personas e hirieron a 55 en dos mezquitas chiíes de la ciudad de Al Hila, capital de la provincia de Babel, al sur de Bagdad.

La primera explosión fue obra de un terrorista suicida que detonó
un cinturón con explosivos dentro de una mezquita, y la otra fue causada por un artefacto colocado en otro templo a pocos cientos de metros del primero, según una fuente de la policía de Al Hila.

La violencia también se cebó en las fuerzas de seguridad
iraquíes, con la muerte de al menos 22 policías en dos ataques registrados durante la noche del domingo en la provincia de Al Anbar, de mayoría suní y ubicada al oeste de Bagdad.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG