Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Muerte de una niña detenida por Patrulla Fronteriza muestra los desafíos de prestar atención médica a migrantes

Migrantes esperan en la frontera de EEUU con México a ser atendidos por las Patrullas Fronterizas el 8 de mayo de 2023 (Foto Daniel Poroy/AP)
Migrantes esperan en la frontera de EEUU con México a ser atendidos por las Patrullas Fronterizas el 8 de mayo de 2023 (Foto Daniel Poroy/AP)

Las recientes muertes de una niña panameña de 8 años y un chico hondureño de 17 años que estaban bajo supervisión del gobierno estadounidense han reavivado las preguntas sobre la preparación de las autoridades estadounidenses para gestionar emergencias médicas que sufren los migrantes llegados a Estados Unidos, especialmente en un momento en el que las agencias lidian con una enorme sobrecarga en los centros de la frontera sur.

Anadith Tanay Reyes Álvarez quedó inconsciente en la que era al menos su tercera visita a personal médico el miércoles en el centro de la Patrulla Fronteriza en Harlingen, Texas, y murió más tarde en un hospital, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus iniciales en inglés). La niña había sufrido vómitos y dolor de estómago ese día.

Murió en el noveno día que pasaba su familia retenida. Las normas de la agencia permiten un máximo de 72 horas.

La familia dijo a los agentes que la niña tenía un historial de problemas cardiacos y anemia de células falciformes, según reconoció la CBP en su segundo comunicado sobre el fallecimiento. Se le había diagnosticado gripe en el sexto día de la familia bajo custodia, lo que hizo que los trasladaran a otro recinto.

La CBP presentó un reporte detallado el domingo que confirmaba elementos clave mencionados por la madre de la niña en una entrevista con The Associated Press dos días antes. En un principio la agencia sólo había emitido un breve comunicado.

Mabel Álvarez Benedicks dijo a AP que los agentes ignoraron varias peticiones de que hospitalizaran a su hija, que tenía salud delicada, porque sentía dolor en los huesos, le costaba respirar y no podía caminar. Para cuando llevaron a su hija en ambulancia, estaba inconsciente y sangraba por la boca.


Los agentes dijeron que el diagnóstico de gripe de su hija no requería atención hospitalaria, indicó la madre.

La niña falleció una semana después de que Ángel Eduardo Madariaga Espinoza, un joven hondureño de 17 años, muriera bajo custodia del Departamento de Servicios Humanos y de Salud. Viajaba solo.

¿Por que hay tanta gente retenida por la Patrulla Fronteriza?

Un aluvión de llegadas a la frontera antes de que expiraran las restricciones al asilo asociadas a la pandemia, unas medidas conocidas como Título 42, puso una presión extraordinaria sobre el sistema. La Patrulla Fronteriza detuvo a una media de 10.100 personas al día la segunda semana de mayo, en comparación con la media diaria de 5.200 personas en marzo.

La Patrulla Fronteriza tenía 28.717 personas bajo custodia el 10 de mayo, un día antes de que expirasen las restricciones de la pandemia sobre el asilo. Era el doble que dos semanas antes, según un documento judicial. Para el domingo, la cifra había caído un 23%, a 22.259, aún por encima de lo normal.

La capacidad de los recintos es de unas 17.000 personas, según un documento del gobierno del año pasado, y las autoridades han ido añadiendo grandes carpas provisionales como una en San Diego inaugurada en enero con espacio para unas 500 personas.

Los que cumplan los requisitos para ser liberados y solicitar asilo son procesados para llevar su caso a cortes migratorias, lo que toma entre 90 minutos y dos horas para un adulto y más tiempo para familias. Ese trámite crea importantes cuellos de botella en el proceso.


En cambio, liberar a alguien con instrucciones de que se presente en una oficina de inmigración en un plazo de 60 días, una práctica habitual en 2021 y 2022, toma apenas 20 minutos. Un juez federal en Florida que ordenó acabar con esas liberaciones rápidas en marzo también bloqueó un intento del gobierno de reanudarlas la semana pasada, en lo que las autoridades describieron como una medida de emergencia necesaria dado el hacinamiento en sus recintos.

En medio de la oleada de gente de este mes, cientos de migrantes durmieron en el suelo, muchos durante días, en territorio estadounidense entre dos muros fronterizos en San Diego, mientras cientos más acampaban en una remota zona de montaña al este de la ciudad en chozas hechas con ramas.

La agencia proporcionaba una dieta escasa de agua y patatas fritas o barritas de avena. Pedro Ríos, director del programa en la frontera de México y Estados Unidos en la organización American Friends Service Comittee, dijo que la Patrulla Fronteriza le dijo que llamara al 911 cuando los voluntarios encontraron entre los dos muros a un bebé de ocho meses "apático y con vómitos".

¿Qué ocurre cuendo alguien está retenido?

Los centros de detención de la Patrulla Fronteriza son centros de corta estancia, donde la gente duerme en colchonetas en el suelo con mantas térmicas. Gruesas cortinas de plástico han sustituido a las alambradas para impedir la libre circulación de la gente.

Los adultos que viajan solos son trasladados al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) para ser deportados, liberados en Estados Unidos con avisos de comparecer ante una corte migratoria o retenidos más tiempo.


El ICE tenía casi 26.000 personas bajo detención prolongada en abril. Sus instalaciones se ven como prisiones y a menudo son prisiones, gestionadas por agencias policiales locales o compañías penitenciarias como CoreCivic y The Geo Group Inc.

En general, una orden judicial de 2015 indica que el gobierno no puede retener a las familias más de 20 días.

El presidente Joe Biden rompió la costumbre de sus predecesores Donald Trump y Barack Obama al negarse a detener familias más allá de las 72 horas iniciales con la Patrulla Fronteriza. Su gobierno aceptó hace poco medidas de toque de queda y vigilancia electrónica para familias liberadas en cuatro ciudades hasta que pasen los controles iniciales para solicitar asilo.
Los niños que viajan solos son derivados al Departamento de Salud y Servicios Humanos, que suele enviarlos con padres o parientes tras unos pocos días en centros de detención subcontratados. En 2021, el departamento no estaba preparado para recibir niños en 72 horas, lo que hizo que se quedaran más tiempo bajo custodia de la Patrulla Fronteriza. Finalmente arrendó centros de convenciones en California, bases militares en Texas y otros alojamientos temporales.

La Patrulla Fronteriza devuelve a México a algunos migrantes que no cumplen los requisitos para ser liberados en Estados Unidos, como cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos, así como mexicanos.

Para deportar a ciudadanos no mexicanos, el ICE contrata vuelos y en ocasiones emplea vuelos comerciales. La agencia arrendó 117 vuelos en abril: 33 a Guatemala, 21 a Colombia, 20 a Ecuador y 17 a Honduras, según Witness at the Border, un grupo activista que utiliza datos de vuelos.

¿Qué atención médica hay disponible en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza?

La agencia matriz de la Patrulla Fronteriza, la CBP, creó un puesto de director médico en 2020, pero los servicios son limitados. Durante una visita a un importante centro de detención en McAllen este mes, las autoridades dijeron que tenían unos 100 fármacos disponibles y que el 23% de los detenidos tenía necesidades médicas. El centro tiene una ventanilla de atención y una consulta más privada con dos estetoscopios colgados en la pared.

El personal médico busca síntomas de enfermedades infecciosas, algo crucial durante el COVID-19. También garantizan que los detenidos tienen la medicación que necesitan, atienden partos y responden a cualquier consulta que pueda evitar un viaje al hospital.

Sus instalaciones añadieron más de 1.000 "contratistas médicos" en los dos últimos años, indicó Troy Miller, comisario en funciones de la CBP. Prometió "acciones inmediatas para revisar y, donde sea necesario, reforzar las prácticas para asegurar que se proporciona atención médica inmediata y apropiada a todos los individuos, especialmente a los que están en riesgo médico".

¿Son nuevos estos desafíos?

No, y la creciente presencia de familias y niños no acompañados en la frontera durante la última década ha planteado a las autoridades estadounidenses enormes responsabilidades de atención médica.

Al menos seis niños murieron durante un duro periodo entre 2018 y 2019 durante el gobierno de Trump, cuando estaban retenidos por la Patrulla de Fronteras o por el Departamento de Salud y Servicios Humanos. En marzo, una niña hondureña de 4 años con problemas de salud que estaba bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos murió en un hospital de Michigan tres días después de sufrir un paro cardiaco.

En 2019, durante un pico anterior de cruces fronterizos, el Departamento de Seguridad Nacional documentó que había 750 adultos hacinados en un espacio para 125 personas en El Paso, Texas. La gente se paraba sobre los retretes para respirar. Otro informe de supervisión en 2019 del Rio Grande Valley, señaló que había hombres retenidos durante una semana en salas donde sólo cabían de pie y niños menores de 7 años que pasaron más de dos semanas en condiciones de hacinamiento.

Vea todas las noticias de hoy

Blinken defiende decisión de sacar a Cuba de la lista de países que no cooperan en la lucha antiterrorista

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, testifica en una audiencia del Subcomité de Estado, Operaciones Exteriores y Programas Relacionados del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, 22 de mayo del 2024.
El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, testifica en una audiencia del Subcomité de Estado, Operaciones Exteriores y Programas Relacionados del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, 22 de mayo del 2024.
Getting your Trinity Audio player ready...

El Secretario de Estado, Antony Blinken, abordó el tema cubano en dos audiencias este miércoles. En la primera, defendió la decisión de sacar a Cuba de la Lista de Países que No Cooperan Plenamente con los Esfuerzos Antiterroristas de Estados Unidos. En la segunda, dijo que no hay planes para remover a Cuba de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

En una audiencia a las 10 de la mañana sobre la solicitud de presupuesto para el Departamento de Estado en el año fiscal 2025, el congresista Mario Díaz-Balart -presidente del Subcomité de Estado, Operaciones Exteriores y Programas Relacionados del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes- le preguntó el por qué de la exclusión de la lista de naciones que no cooperan.

El congresista le recordó que el gobierno cubano aún da refugio a fugitivos buscados por autoridades estadounidenses y tiene una extensa red de espías, dando como ejemplo el reciente caso de Víctor Manuel Rocha, el exdiplomático condenado en abril a 15 años de cárcel por trabajar clandestinamente para la inteligencia cubana.

Mencionó además que La Habana firmó recientemente un acuerdo militar con Bielorrusia para entrenar a cubanos que luego se incorporan a la guerra contra Ucrania.

Blinken respondió que “el estatuto de no cooperación total requiere una revisión anual y la base para la designación por parte de la administración anterior fue la presencia de miembros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia en Cuba”.

“El cambio este año ha sido que el gobierno colombiano ya no busca su extradición y, como usted señaló, reanudamos la cooperación policial con Cuba en aras del interés nacional y, por lo tanto, la base para la designación ya no estaba allí", dijo.

"Seguimos luchando y tomando medidas pero en este caso particular, dado el requisito anual, esa es la determinación que tomamos”, declaró el secretario de Estado.

Díaz-Balart le respondió que le resultaba difícil entender que el hecho de que Colombia haya decidido no pedir el regreso de un grupo de terroristas, cambie que hay otros terroristas en Cuba, incluidos algunos que han matado a estadounidenses y que el régimen se ha negado a enviar de regreso.

En ese sentido, mencionó los casos de Joanne Chesimard, también conocida como Assata Shakur, que escapó de una prisión en Nueva Jersey donde cumplía cadena perpetua por el asesinato en 1973 de un policía estatal estadounidense, y se refugió en Cuba.

También el de William Morales, fabricante de bombas para las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, una organización extremista por la independencia de Puerto Rico a la que se le atribuyen más de 100 atentados con bombas que causaron la muerte de varias personas.

En la segunda audiencia, que comenzó a las 2 de la tarde, Blinken habló ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, donde la legisladora cubanoamericana María Elvira Salazar comentó que a su parecer, él tenía previsto remover a Cuba de la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo. También explicó que ese cambio requerería un proceso que debería comenzar antes del 21 de julio. En ese contexto, le preguntó si había comenzado "el proceso de seis meses" que se requiere para quitar a Cuba de dicha lista negra.

"En el corto plazo, no hay intención alguna de hacer eso", dijo Blinken, quien añadió que si llega a ser necesario, se podría revisar el tema.

Luego, Salazar recalcó que el gobierno de Estados Unidos tiene hasta el 21 de julio para iniciar el mencionado proceso de seis meses, y reiteró su pregunta: "¿Usted tiene planes de hacer eso?" Blinken dijo que no.

En diciembre del año pasado, el Departamento de Estado explicó que para retirar a un país de la Lista de Países Patrocinadores de Terrorismo, se deben cumplir criterios y leyes específicos. "Cualquier revisión de la inclusión de Cuba en la lista, si llegase a ocurrir, estaría basada en la ley y los criterios establecidos por el Congreso", subrayó en ese momento el vocero Mathew Miller.

El pasado 30 de noviembre, el mismo tema fue abordado por el gobierno. El Departamento de Estado explicó que para designar a un país como Estado Patrocinador del Terrorismo, el secretario de Estado debe determinar que el gobierno de dicho país ha brindado apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional.

Una vez que un país es designado, sigue siendo un Estado patrocinador del terrorismo hasta que se rescinda la designación de conformidad con los criterios legales que exigen que el Presidente certifique que: 1) un país designado no ha prestado ningún apoyo a actos de terrorismo internacional durante los seis meses anteriores y ha dado garantías de que no apoyará actos de terrorismo internacional en el futuro; o 2) se ha producido un cambio fundamental en el liderazgo y las políticas del país designado, el país no apoya actos de terrorismo internacional y ha dado garantías de que no apoyará actos de terrorismo internacional en el futuro.

Exagente del FBI advierte que espías cubanos aún infiltran el gobierno de EEUU

Ana Belén Montes y Manuel Rocha trabajaron durante años para el régimen de La Habana
Ana Belén Montes y Manuel Rocha trabajaron durante años para el régimen de La Habana
Getting your Trinity Audio player ready...

"No cabe duda de que los cubanos, los rusos y otros (ciudadanos extranjeros) todavía están infiltrando nuestro gobierno con individuos leales a ellos", afirmó a la cadena CBS, Peter Lapp, uno de los agentes del Buró Federal de Investigaciones, (FBI por sus siglas en inglés), que participó en las investigaciones y el arresto de la espía Ana Belén Montes.

La pieza producida por la periodista Cecilia Vega presenta un video inédito que muestra a Montes en uniforme de presa mientras era interrogada.

"Creo que ella está en el nivel de algunos de los espías más notorios de la historia de EEUU y considero que el daño que causó fue increíblemente significativo", dijo Lapp, autor de Queen of Cuba, la historia de Montes y actualmente encargado principal del Centro de Análisis de Amenazas del Departamento de Defensa de EEUU.

A través de entrevistas a especialistas en el tema, Vega revela los peligros que aún representan los servicios cubanos de espionaje para la seguridad nacional de EEUU.

"Montes llegó completamente reclutada el primer día. Sólo fue a la Agencia de Inteligencia de Defensa con el propósito de espiar para los cubanos. Y cuando piensas en otras personas que han sido arrestadas por espionaje, la mayoría empieza siendo leal. Prestan juramento, tienen la intención de cumplir con ese juramento. Pero luego sucede algo y cambian de parecer", agregó Lapp y aseguró que La Habana no paga, por lo que los estadounidenses que espían para Cuba no lo hacen por dinero, sino por ideología.

Durante sus años al servicio del régimen, pasó información a La Habana sobre un programa satelital ultrasecreto de EEUU para espiar a otros países y reveló la identidad de 450 agentes estadounidenses que trabajaban en asuntos latinoamericanos, incluidos cuatro oficiales plantados en la isla.

La espía trabajó durante 17 años y cumplió 22 años de una condena de 25 por espionaje a favor del gobierno de Cuba desde su puesto como analista de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), perteneciente al Pentágono.

Como contenido introductorio de la pieza, la periodista cita el caso de Víctor Manuel Rocha, un exdiplomático estadounidense que, según confesó en un juicio celebrado en Miami en abril último, prestó servicios a la inteligencia cubana durante cuatro décadas. Fue condenado a 15 años de privación de libertad.

"Rocha causó un daño enorme a la seguridad estadounidense", dijo Brian Latell, ex principal analista del buró Cuba en la Agencia Central de Inteligencia, CIA, durante la Guerra Fría.

Para el experto, los agentes cubanos son disciplinados y cuando reclutan, tienen mucho cuidado al hacerlo y cómo se comunican.

“Si obtienen información sobre las intenciones de Estados Unidos, intenciones políticas hacia Moscú, Pekín o Teherán, sería de mucho interés para esos países", opinó en su conversación con la reportera de CBS.

Rocha estuvo destacado en la embajada de EEUU en Buenos Aires, fue miembro del Consejo de Seguridad Nacional, embajador en Bolivia y parte del personal diplomático de lo que era la Sección de Intereses en Cuba. Todo ese tiempo, contaba con la más alta autorización de acceso a altos secretos y la más sensible información de inteligencia de EEUU.

Para José Cohen, ex oficial de la Dirección de Inteligencia de Cuba y exiliado, es un hecho que La Habana comparte los secretos de inteligencia sobre EEUU con sus aliados, que a su vez, son enemigos de EEUU.

“Países como la Unión Soviética durante años, Corea del Norte, Irán, tuvieron información sobre el funcionamiento del Departamento de Defensa de EEUU”, indicó el exmilitar.

“Todo eso fue lo que me hizo darme cuenta de que ésta es una batalla entre el bien y el mal. Cuba estaba al servicio de todos los enemigos de Estados Unidos”.

Para cerrar el reportaje, Vega preguntó a Peter Lapp si creía que en este momento hay otras Ana Belén Montes en el gobierno de EEUU. “Por supuesto que sí", respondió el exagente del FBI.

Legisladores exigen investigación sobre el acceso de oficiales cubanos a zonas clave del aeropuerto de Miami

Un chequeo en el Aeropuerto Internacional de Miami. La TSA dijo que los funcionarios cubanos no tuvieron acceso a tecnología o sistemas sensibles y que solo recibieron una descripción general de las operaciones de seguridad.
Un chequeo en el Aeropuerto Internacional de Miami. La TSA dijo que los funcionarios cubanos no tuvieron acceso a tecnología o sistemas sensibles y que solo recibieron una descripción general de las operaciones de seguridad.
Getting your Trinity Audio player ready...

Un grupo de senadores y congresistas republicanos han exigido a las autoridades de la Administración del presidente Joe Biden una explicación acerca de la reciente visita de oficiales cubanos a instalaciones del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA).

En una carta dirigida a Alejandro Mayorkas, Secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y a David Pekoske, al frente de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA), los representantes demandan respuestas a varias interrogantes: "¿Bajo qué autoridad legal la TSA o el DHS invitaron a miembros del Partido Comunista Cubano a recorrer áreas sensibles del MIA?; ¿A qué áreas de MIA accedieron durante su gira?; ¿En qué aeropuertos estadounidenses operan agentes del régimen cubano, o representantes de otros países extranjeros designados por el Departamento de Estado como "Estados patrocinadores del terrorismo"?; ¿Qué protocolos de seguridad tiene la TSA para examinar a los visitantes extranjeros en recorridos organizados por la TSA en aeropuertos de EEUU?; ¿Cuál fue el proceso para autorizar recorridos de visitantes extranjeros organizados por la TSA? ¿La TSA siguió este proceso para este incidente en particular?; ¿Qué visas se emitieron a los agentes cubanos y cuándo se procesaron sus visas? y ¿Quién es el contacto actual del Aeropuerto de Última Salida (LPD) en el MIA y cuándo fue informado de la gira de la delegación cubana?".

La carta, firmada por los senadores Rick Scott y Marco Rubio y los congresistas Carlos Giménez, María Elvira Salazar y Mario Díaz-Balart, manifiesta "profunda preocupación e indignación" por la invitación y recorrido que hizo la delegación cubana a las instalaciones de MIA.

"Se ha informado que estos agentes accedieron a áreas seguras y pudieron ver protocolos de seguridad confidenciales del aeropuerto. Como usted sabe, el régimen cubano está designado como Estado Patrocinador del Terrorismo (SSOT) y no tiene absolutamente ningún motivo para ser invitado a recorrer zonas sensibles o ver los protocolos de seguridad de un aeropuerto estadounidense, cuyo único propósito es salvaguardar a los millones de viajeros que pasan, a través del sistema de aviación comercial de EEUU cada año", destacan los políticos estadounidenses.

Un vocero de la TSA dijo en un correo electrónico a Martí Noticias que “los funcionarios cubanos no tuvieron acceso a tecnología o sistemas sensibles” y que solo recibieron una descripción general de las operaciones de seguridad, incluido el equipo que cualquier persona inspeccionada en el punto de control puede ver.

Los representantes, en un llamado al cubanoamericano Mayorkas, le recuerdan que este es el segundo incidente en el que una agencia bajo su control invita a miembros del Partido Comunista de Cuba a recorrer instalaciones de Estados Unidos y tener acceso a áreas sensibles.

"En febrero de 2023, la Guardia Costera de los Estados Unidos (USCG) invitó a miembros de los ministerios del Interior, Transporte y Relaciones Exteriores de Cuba a visitar la sede de la USCG en Washington, D.C. y recorrer las instalaciones portuarias estadounidenses en Wilmington, Carolina del Norte. En respuesta, el Congreso agregó texto a la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 24 que prohibiría estos recorridos bajo el Programa Internacional de Seguridad Portuaria a SSOT. Bajo su supervisión, los agentes cubanos han accedido nuevamente a áreas sensibles y seguras dentro del sistema de transporte estadounidense. Una vez más, el Congreso debe intervenir para evitar que su Departamento y la Administración Biden acojan a personas de un país que nuestro Departamento de Estado ha incluido como SSOT desde 2021", argumentaron.

En la misiva increpan Peksoske porque durante su testimonio el 15 de mayo de 2024, ante el Subcomité de Transporte y Seguridad Marítima de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, no mencionó esta visita ni notificó al Congreso sobre la invitación para albergar agentes de un Estado Patrocinador del Terrorismo.

"Esta falta de transparencia pone en duda si esta omisión se hizo intencionalmente o es un ejemplo de un error grave de juicio por parte de la TSA bajo su dirección. Particularmente preocupante es que ni un solo funcionario de la TSA dio la alarma sobre esta decisión de acoger a agentes de un país designado como SSOT durante el proceso de decisión".
Además, mencionan que en una respuesta inicial de la TSA se indicó que el equipo de Operaciones Internacionales coordinó con MIA para organizar esta visita, algo que negó el testimonio público del director de MIA, Ralph Cutie, en una reunión de comisionados del condado de Miami-Dade el 21 de mayo de 2024.

En un correo electrónico enviado el martes a Martí Noticias, un funcionario del Departamento de Estado explicó que la TSA trabaja en estrecha colaboración con sus homólogos cubanos para promover la seguridad de la aviación civil en ambos países y que esto implica que la TSA "inspeccione los aeropuertos cubanos para certificar su capacidad para albergar vuelos a los Estados Unidos y visitas recíprocas ocasionales del Ministerio de Transporte cubano a aeropuertos estadounidenses para discutir las mejores prácticas”.

El comunicado agrega que la TSA, en cooperación con el Departamento de Estado, coordina este tipo de "visitas recíprocas ocasionales" que las delegaciones de Cuba han hecho a Estados Unidos desde 2011 hasta el día de hoy.

La declaración expresó que “la seguridad de la aviación es claramente de interés nacional” y que “dada la proximidad de Cuba y la existencia de vuelos directos hacia y desde ambos países, las autoridades estadounidenses y cubanas deben colaborar mientras cada una trabaja para garantizar la seguridad de los viajeros en los aeropuertos”.

Fue recíproca y coordinada, EEUU responde sobre polémica visita de delegación de Cuba al aeropuerto de Miami

FOTO ARCHIVO. Un avión de American Airlines a su arribo al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana. (Yamil Lage/AFP)
FOTO ARCHIVO. Un avión de American Airlines a su arribo al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana. (Yamil Lage/AFP)
Getting your Trinity Audio player ready...

La Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) trabaja en estrecha colaboración con sus homólogos cubanos para promover la seguridad de la aviación civil en ambos países, dijo en un correo electrónico a Martí Noticias, un funcionario del Departamento de Estado.

“Esto implica que la TSA inspeccione los aeropuertos cubanos para certificar su capacidad para albergar vuelos a los Estados Unidos y visitas recíprocas ocasionales del Ministerio de Transporte cubano a aeropuertos estadounidenses para discutir las mejores prácticas”, declaró este martes en respuesta a una pregunta sobre la visita de una delegación de oficiales cubanos a las instalaciones de la TSA en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Señaló además que la TSA, en cooperación con el Departamento de Estado, coordina estas visitas de acuerdo con las autoridades y procedimientos aplicables.

El funcionario dijo que la TSA ha realizado frecuentes evaluaciones de aeropuertos en Cuba desde 2003, y que Cuba comenzó a enviar visitas recíprocas ocasionales a Estados Unidos en 2011 y continuaron durante la administración del presidente Donald Trump hasta el día de hoy.

Asimismo expresó que “la seguridad de la aviación es claramente de interés nacional” y que “dada la proximidad de Cuba y la existencia de vuelos directos hacia y desde ambos países, las autoridades estadounidenses y cubanas deben colaborar mientras cada una trabaja para garantizar la seguridad de los viajeros en los aeropuertos”.

“Como hemos señalado repetidamente, nos comunicaremos con el gobierno cubano cuando esté en el interés nacional de Estados Unidos, expresó el Departamento de Estado.

Por su parte, un vocero de la TSA dijo en un correo electrónico a Martí Noticias que “los funcionarios cubanos no tuvieron acceso a tecnología o sistemas sensibles”.

“Recibieron una descripción general de las operaciones de seguridad de la TSA, incluido el equipo que cualquier persona inspeccionada en el punto de control puede ver, lo que demuestra las mejores prácticas en seguridad de la aviación civil, para que Cuba considere la implementación de medidas similares con sistemas similares”, explicó.

El portavoz de la Administración de Seguridad del Transporte añadió que la agencia trabaja habitualmente con todos los países con vuelos directos a Estados Unidos y recibe a funcionarios gubernamentales y miembros de la comunidad de la aviación en los aeropuertos de Estados Unidos para fomentar una postura sólida de seguridad de la aviación global.

La visita generó el disgusto de varios legisladores y activistas cubanoamericanos.

El congresista republicano de Florida, Carlos Giménez, dijo en la red social X que responsabilizaría a la administración Biden por permitir esta visita. Fue una decisión "patética y peligrosa", subrayó.

Mario Díaz-Balart dijo que lo ocurrido "es absolutamente imprudente y peligroso", y pone "en peligro" la seguridad nacional de EEUU. "Necesitamos respuestas inmediatas sobre la autorización de esta visita", aseveró.

“Sólo bajo la administración Biden se permitiría que un régimen terrorista ingresara a nuestras instalaciones seguras, en uno de los aeropuertos más transitados de Estados Unidos”, dijo el senador Marco Rubio, republicano por la Florida.

Por su parte, la alcaldesa del condado Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo que la noticia la sorprendió.

“Como muchos en nuestra comunidad, me sorprendió enterarme de que una delegación cubana fue invitada a visitar las instalaciones de la Administración de Seguridad en el Transporte en el Aeropuerto Internacional de Miami”, señaló en un comunicado. También comentó que el Departamento de Aviación de Miami-Dade no había sido informado.

El activista del exilio, Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, escribió en la plataforma X que el presidente Biden perjudicó "la seguridad nacional" de Estados Unidos y ofendió "a la comunidad cubana en el Día de la Independencia".

El año pasado una visita similar organizada por el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado a los cuarteles de la Guardia Costera provocó la protesta de los congresistas cubanoamericanos. En aquel momento el Departamento de Estado señaló que incluso bajo el gobierno del presidente Donald Trump se produjeron encuentros similares entre oficiales de ambos países.

Representantes demócratas Lee y McGovern dicen que política de EEUU hacia Cuba no beneficia a nadie

FOTO ARCHIVO. La representante estadounidense Barbara Lee, demócrata por California, visitó Cuba junto a otros congresistas en abril de 2009. Lee criticó la inclusión de Cuba en la lista de Países Patrocinadores del Terrorismo.
FOTO ARCHIVO. La representante estadounidense Barbara Lee, demócrata por California, visitó Cuba junto a otros congresistas en abril de 2009. Lee criticó la inclusión de Cuba en la lista de Países Patrocinadores del Terrorismo.
Getting your Trinity Audio player ready...

La congresista demócrata por California, Barbara Lee, calificó de "fallida” la actual política de Estados Unidos hacia Cuba. En un conversatorio celebrado el lunes consideró que la administración del presidente Joe Biden está usando el tema de los derechos humanos para mantener una política que causa daño al pueblo.

“Tenemos que ser sinceros cuando se trata de usar eso como arma, pero en realidad tenemos que abordar los derechos humanos en todas partes, y tenemos que abordar las cuestiones relacionadas con los presos políticos en todas partes del mundo. Pero eso no debería impedirnos avanzar para poner fin al embargo y normalizar las relaciones con Cuba”, expresó la representante.

Lee criticó la inclusión de Cuba en la lista de Países Patrocinadores del Terrorismo diciendo que perjudica al pueblo y que tiene un “efecto paralizador” no sólo para Cuba y Estados Unidos, sino para el resto del mundo.

En el evento también participó el representante demócrata por Massachusetts, Jim McGovern, quien dijo que el presidente Biden pudiera sacar rápidamente a Cuba de dicha lista lo que “abriría todo tipo de oportunidades para ayudar a mejorar las cosas para el pueblo cubano”.

FOTO ARCHIVO. El legislador estadounidense Jim McGovern, muestra un retrato junto a Fidel Castro, en un acto en el Museo Hemingway, en La Habana en marzo de 2019. REUTERS/Alexandre Meneghini
FOTO ARCHIVO. El legislador estadounidense Jim McGovern, muestra un retrato junto a Fidel Castro, en un acto en el Museo Hemingway, en La Habana en marzo de 2019. REUTERS/Alexandre Meneghini

“Cuando hablamos de normalizar las relaciones con Cuba, sí, es un beneficio para Cuba. Es un beneficio para el pueblo cubano. También es un beneficio para el pueblo de Estados Unidos. Tenemos, ya sabes, agricultura a la que le gustaría hacer negocios con Cuba. Tenemos otros intereses y nos gustaría hacer negocios con Cuba. Tenemos gente que quiere viajar a Cuba. Quieren ir a la escuela en Cuba, quieren disfrutar un poco de la cultura pero no pueden hacer eso porque tenemos esta política ridícula”, opinó el congresista.

Antes del conversatorio, que se hizo de forma virtual, se presentó el documental Uphill on the Hill, crítico de la política estadounidense hacia Cuba.

La semana pasada, el gobierno de Estados Unidos confirmó que mantiene a Cuba en la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo. El vocero Vedant Patel dijo que Estados Unidos cree que todavía hay acciones que Cuba “está llevando a cabo para apoyar actividades terroristas”, aunque no dio detalles.

El 12 de enero de 2021, Estados Unidos designó a Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo tras determinar “que brindó apoyo reiteradamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas”. Había sido designado previamente como Estado Patrocinador del Terrorismo en 1982, debido “a su larga historia de brindar asesoramiento, refugio seguro, comunicaciones, entrenamiento y apoyo financiero a grupos guerrilleros y terroristas individuales”.

En su campaña electoral, el presidente Biden criticó el historial de derechos humanos de Cuba al tiempo que prometió dar marcha atrás a algunas sanciones de la Administración del presidente Donald Trump. Pero su administración ha dicho que las protestas del 11 de julio del 2021 y la respuesta violenta del régimen han influido en las decisiones que se toman sobre la política hacia Cuba.

El presidente Biden se ha pronunciado por la liberación de los presos políticos en Cuba; su administración ha emitido varias rondas de sanciones contra las entidades y funcionarios responsables de la represión a los manifestantes y ha expresado su intención de facilitar la financiación a pequeñas empresas cubanas.

Cargar más

XS
SM
MD
LG