Enlaces de accesibilidad

Mubarak es absuelto de la muerte de manifestantes en El Cairo en 2011


Mubarak escucha el fallo del tribunal este 29 de noviembre.

El tribunal consideró que Mubarak no fue acusado en un primer momento del fallecimiento de los contestatarios. En la plaza de Tahrir en El Cairo, epicentro de la revolución que derrocó a Mubarak el 11 de febrero de 2011, se recibió la noticia en calma inicialmente.

El expresidente egipcio Hosni Mubarak ha sido absuelto de los cargos de complicidad por la muerte de manifestantes que se produjeron durante las revueltas de 2011, y que acabaron con su mandato. Fue dado a conocer en un fallo judicial que la sociedad egipcia ha recibido
dividida.

El tribunal consideró que Mubarak no fue acusado en un primer momento del fallecimiento de los contestatarios, según declaró a Efe uno de los abogados de la acusación, Asaad Hekal. En cambio, quienes sí estuvieron presentes en esa vista fueron el exministro de Interior, Habib al Adli, y seis de sus ayudantes, que fueron absueltos de este caso.

Este proceso contra el expresidente egipcio comenzó el 13 de abril de 2013, después de que en enero de ese año una corte anulara por "irregularidades" la condena a cadena perpetua impuesta contra él y Al Adli por la muerte de manifestantes.

"No he hecho nada malo", dijo Mubarak al periodista egipcio del canal de televisión Sada el Balad, Ahmed Musa, después del juicio y antes de volver al hospital militar donde se encuentra ingresado y desde donde saludó a sus simpatizantes. Cuando el tribunal dio a conocer el fallo éste fue recibido con aplausos por los presentes en la sala.

Mubarak también fue declarado no culpable de corrupción por la exportación de crudo a Israel a precios inferiores a los del mercado. Igualmente, fue absuelto junto a sus hijos Alaa y Gamal, de haber recibido cinco villas en la localidad de Sharm el Sheij (en el sur de la península del Sinaí) de manos del empresario Husein Salem, por considerar el juez que el caso ha prescrito.

Además de éstos, el caso de apropiación indebida de fondos públicos en relación con el presupuesto de los palacios presidenciales también se declaró prescrito, por lo que no le afectará. Sin embargo, por ese mismo caso sus hijos permanecerán en prisión un año más hasta que cumplan los cuatro años de condena a los que fueron condenados en su momento.

Mohamed Nabil, miembro de la oficina política del movimiento juvenil del 6 de Abril -instigador de la revolución de 2011-, manifestó a Efe que "no me puedo creer cómo pueden condenar a muerte a gente que se quedó solo un año en el poder (en referencia a los Hermanos Musulmanes) y absuelven a los que se quedaron 35 años". Según éste, "todo esto fue planeado por Mubarak y las Fuerzas Armadas antes de la revolución del 25 de enero (de 2011), no puede ser una coincidencia".

En la plaza de Tahrir en El Cairo, epicentro de la revolución que derrocó a Mubarak el 11 de febrero de 2011, se recibió la noticia en calma, con escasas personas que criticaban la decisión judicial minutos después de ser pronunciado el fallo. No obstante, y para evitar concentraciones incómodas, horas más tarde el Ejército selló las entradas a la plaza, desplegando alambradas de espino y tanquetas armadas.

Caída la noche, más de 1.000 personas contrarias a la decisión del juez se concentraron pacíficamente en la plaza Abdelmuneim Riad, vecina a Tahrir, según pudo constatar Efe. Los manifestantes entonaron cánticos como "¡El pueblo quiere derrocar al régimen!" y lemas contra el presidente Abdelfatah al Sisi y el Ejército.

XS
SM
MD
LG