Enlaces de accesibilidad

Informe holandés apunta a rusos por derribo de MH17


RESULTADO FINAL DE LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL VUELO MH17

El informe holandés, presentado este martes, determinó las causas de lo ocurrido, pero no quién "apretó el gatillo", ya que esto deberá ser elucidado por una investigación penal.

Tras 15 meses de investigación, la Oficina Holandesa de Seguridad (OVV), encargada de analizar las causas de la explosión del Boeing 777 de Malasian Airlines (MH17) hizo público su informe. La misión era determinar las causas de la catástrofe donde fallecieron 298 personas, de ellas 193 holandeses.

La conclusión fue que "el vuelo MH17 se estrelló como consecuencia de la detonación de un misil fuera del avión, contra la parte izquierda de la cabina", según informó el director de la OVV, Tjibbe Joustra, durante una rueda de prensa trasmitida en vivo por varias cadenas de televisión en el mundo. "Ese misil corresponde al tipo de proyectiles instalados en los sistemas de misiles tierra-aire BUK".

Los investigadores delimitaron una zona de 320 kilómetros cuadrados desde la que pudo ser disparado el misil, pero sin determinar si fueron los separatistas prorrusos o el ejército quienes controlaban la zona.

El diario holandés Volkskrant había adelantado este martes, citando a tres fuentes de la investigación, que el avión, que viajaba entre Amsterdam y Kuala Lumpur, fue derribado por un misil BUK disparado desde una zona controlada por los rebeldes. El informe no acusa concretamente a los rebeldes, pero Joustra declaró posteriormente: "es una región donde las fronteras varían mucho, pero es un territorio en el que los rebeldes prorrusos gobiernan a su antojo". También señalan que "había suficientes motivos para que las autoridades ucranianas cerraran, por precaución, el espacio aéreo sobre el este del país".

El informe presentado este martes determinó las causas de lo ocurrido, pero no quién "apretó el gatillo", ya que esto deberá ser elucidado por una investigación penal.

La OVV formuló 11 recomendaciones en su informe, e insistió en el hecho de que los países en guerra deben hacer más para proteger los aviones de línea.

La investigación rusa

En Moscú, el presidente del fabricante de armas ruso Almaz-Antey afirmó en una conferencia de prensa improvisada horas antes que la de Holanda, que ellos realizaron una prueba "que desmiente la versión de los holandeses respecto al tipo de misil utilizado y el lugar de su lanzamiento".

Según el fabricante, el Boeing 777 fue derribado por un misil BUK 9M38 disparado desde la zona del pueblo de Zaroshenské, en el este de Ucrania. Y precisa que ese tipo de misiles "ya no está en servicio en el ejército ruso. No se ha vendido ningún modelo de este tipo desde 1986 y su fecha límite de utilización es de 25 años", añadió.

Este sistema, que ha sido vendido a muchos países, incluyendo a Corea del Norte y Siria, es un misil de 700 kilos cuyas ojivas explotan cerca del objetivo, proyectando esquirlas que impactan a gran velocidad.

El informe presentado este martes determinó las causas de lo ocurrido, pero no quién "apretó el gatillo", ya que esto deberá ser elucidado por una investigación penal.

La cancillería rusa dijo tener "serias dudas" sobre el informe que presentaron los investigadores holandeses por la explosión del avión de Malasia Airlines (MH17) abatido en julio del 2014 sobre Ucrania. Las dudas son, según Moscú, es en referencia al objetivo real de la investigación. Dicen en Rusia que lo escucha en Holanda solo justifican las acusaciones ya formuladas.

Reacciones

El primer ministro holandés, Mark Rutte, dijo por su parte que ahora la "prioridad" es encontrar a los culpables mediante un proceso que también se desarrollará en el país.

"Vamos a tener que ser particularmente prudentes", dijo Rutte. "Entiendo que hay gente que quiere extraer conclusiones rápidas (...) El camino hacia la justicia ya es bastante complicado, tenemos que evitar complicarlo aún más", afirmó.

El Departamento de Estado por su parte dio la bienvenida al documento elaborado por los holandeses que elaborara la Oficina Holandesa de Seguridad, con la participación de expertos de todo el mundo, incluido estadounidenses. La nota de la cancillería estadounidense recuerda que el Secretario de Estado John Kerry denunciara hace una año que el misil BUK fue la causa del desastre y que EEUU detecto el lanzamiento de un cohete tierra-aire, desde la zona controlada por los rebeldes separatistas. También pide que se preste atención a los llamadas telefónicas entre los líderes prorrusos sobre el derribo de la nave civil aérea.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, aseguró que la catástrofe fue resultado de "una operación de los servicios secretos rusos". Y el primer ministro malasio, Najib Razak, afirmó que su gobierno seguirá buscando justicia para esclarecer quién está detrás de este acto y que los responsables "paguen por sus crímenes".

Para el analista Peter Felstead, de la revista británica especializada Jane's Defence Weekly, el vuelo MH17 fue abatido "por error". Los operadores del sistema pensaban "haber apuntado a un avión militar en la región, pero resultó ser un avión de línea", asegura.

Otra mirada al tema desde La Habana y Caracas

En Cuba, cuando se conoció la noticia del derribo, el ex gobernante Fidel Castro, culpó a las autoridades ucranianas del atentado y llamo al presidente Poroshenko “rey del chocolate”. Dijo entonces Castro que avión volaba sobre territorio controlado por los ucranianos, algo que después las evidencias echaron por tierra.

Y Nicolás Maduro en el verano del 2014 culpó a Estados Unidos y la OTAN por lo ocurrido, para un año más, sentada en el Consejo de Seguridad abstenerse en la resolución que establecía la creación de un tribunal penal internacional al respecto. Rusia entonces veto la propuesta y China, Angola y Venezuela se abstuvieron.

Video en inglés del informe elaborado por la Oficina Holandesa de Seguridad.

XS
SM
MD
LG