Enlaces de accesibilidad

Triunfo del PRI en México, no al populismo


Si La Habana apoya al ganador, Enrique Peña Nieto, demostraría la necesidad que tiene de edificar relaciones regionales.

El diario Financial Times dice que la derrota del candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador indica que el pragmatismo se impone sobre las ideologías en América Latina.

Si el candidato de la izquierda mexicana, Andrés Manuel López Obrador, hubiese ganado las elecciones en México, habría hecho del país la pieza suprema de un rompecabezas regional dominado por regímenes populistas, afirma un artículo del diario Financial Times.

México se hubiese sumado a un populismo o una izquierda de diversos grados, en dependencia de cómo se les mire, agrega, compuesto por los presidentes de Argentina y Brasil, y también por el grupo más ideológico de las naciones del ALBA: Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Sin embargo, los gobiernos populistas (o izquierdistas) ya no están en fase ascendente. “La mala administración ha llevado a la quiebra la noción de que la revolución bolivariana de Hugo Chávez en Venezuela es un modelo económico válido a seguir por otros países”, señala.

Luego apunta que en Ecuador, el presidente Rafael Correa ha dictado duras medidas contra la prensa de una manera que parece vengativa; en Bolivia, Evo Morales hace frente a divisiones internas y a protestas policiales, e incluso Cuba ha abierto los brazos a reformas de mercado “aunque tentativamente”.

El Times dice que los gobiernos que se muestran más confíados en sí mismos y con más capacidad de capear el temporal económico son los de centro-derecha y libre comercio del “Pacífico”, como Chile y Colombia, y reformadores pragmáticos como Brasil y Perú.

En consecuencia, el diario subraya que “el pragmatismo, más que la ideología, parece ser el orden del día en toda la región”.

Un respaldo de La Habana al candidato ganador en México le “quitaría la alfombra” al izquierdista López Obrador –apunta--, o al menos debilitaría seriamente cualquier plan suyo de impugnar la votación (en los comicios) como hizo hace seis años.

En segundo lugar, dice el Times, ilustraría “la buena voluntad y necesidad de Cuba de edificar relaciones con sus socios regionales a causa de sus preocupaciones sobre cuánto tiempo más seguirá siendo capaz Hugo Chávez de proporcionar (a la isla) petróleo venezolano subsidiado”.
XS
SM
MD
LG