Enlaces de accesibilidad

Médicos y científicos de la FDA denuncian vigilancia ilegal


La portavoz de la FDA Erica Jefferson dijo que la agencia no hace comentarios sobre procesos legales en desarrollo o pendientes

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos vigiló en secreto correos electrónicos privados de científicos y médicos de su staff que alegaron que la agencia estaba aprobando dispositivos que suponían un peligro para los pacientes, según documentos presentados ante un tribunal federal.

La agencia Reuters informa que en una demanda presentada la semana pasada ante un Tribunal del Distrito en Washington, seis empleados y ex empleados de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) también afirman que la agencia trató de evitar que advirtieran de posible corrupción en las revisiones de dispositivos al tomar represalias contra quienes filtraron la información al Congreso y a los medios de comunicación.

La portavoz de la FDA Erica Jefferson dijo que la agencia no hace comentarios sobre procesos legales en desarrollo o pendientes.

Los computadores de la FDA advierten a los usuarios, cuando se conectan, que nadie en el sistema puede tener expectativas razonables de privacidad y que el Gobierno puede interceptar cualquier dato en cualquier momento, por cualquier propósito legal del Ejecutivo, reportó el lunes el Washington Post.

Después de que los empleados de la FDA expresaran sus dudas al Gobierno del presidente Barack Obama en enero del 2009, la agencia comenzó a interceptar los correos electrónicos que enviaban a personal del Congreso a través de los computadores del Gobierno, usando cuentas de correo privadas de Google y Yahoo, según la documentación.

La FDA también usó software espía para capturar pantallas de los empleados, que la demanda dice que permitió a la agencia obtener informes de denuncia almacenados de forma privada e identificar a otros implicados en las denuncias.

Los médicos y científicos sostienen que sus actividades fueron legales pero que la vigilancia de la FDA violó su derecho constitucional a la privacidad y tuvo un efecto negativo en las actividades de revelación de información. La supuesta vigilancia duró dos años.

Los seis demandantes trabajaron para una oficina de la FDA responsable de examinar las solicitudes para vender dispositivos médicos en Estados Unidos. Cuatro de los seis han abandonado la agencia desde entonces.

XS
SM
MD
LG