Enlaces de accesibilidad

Los 390 cubanos varados en Turbo se resisten a ser deportados


La Cruz Roja colombiana llega al albergue de cubanos en Turbo.

“Cumplir nuestros sueños es el fin. Estamos firmes en nuestra decisión, queremos llegar a Estados Unidos; no queremos volver a Cuba o a los otros lugares de dónde venimos. Si hubiéramos estado bien en esos países, no hubiéramos tomado el riesgo de venir“, dijo el cubano Alejandro Labarte.

Los 390 migrantes cubanos que desde hace tres semanas permanecen en Turbo (Urabá antioqueño), tras el cierre de la frontera entre Colombia y Panamá, se resisten a retroceder en su camino y volver al Ecuador, y más aún a retornar a Cuba o a sus países de origen.

Según Alejandro Labarte, inmigrante cubano que se ha convertido en el portavoz del grupo el objetivo de ellos, es llegar a Estados Unidos, donde sus familiares y amigos los esperan.

"Cumplir nuestros sueños es el fin. Estamos firmes en nuestra decisión, queremos llegar a Estados Unidos; no queremos volver a Cuba o a los otros lugares de dónde venimos. venirnos”. "Si hubiéramos estado bien en esos países, no hubiéramos tomado el riesgo de venir“ dijo el migrante al diario El Tiempo de Bogotá.

Este sábado médicos de la Cruz Roja de Colombia visitaron las instalaciones de Turbo, donde están los cubanos, para prestarles asistencia sanitaria.

Los cubanos varados en Urabá han pedido al gobierno de Colombia que gestione un puente aéreo, a través de un tercer país, para poder entrar a Estados Unidos, al igual que hicieron los gobiernos de Costa Rica y Panamá.

Para Alejandro Abuchar, alcalde de Turbo, los migrantes requieren un acuerdo que les permita llegar a su destino final, pero Migración Colombia ni los deporta, ni mucho menos le ha podido dar solución a su problemática.

El alcalde contó que hace poco un funcionario de Migración Colombia pidió una investigación en contra del propietario de la bodega en donde han dormido los migrantes, para determinar si ha incurrido en el delito de trata de personas.

“El pueblo está unido en la labor de ayudar a estas personas para que mientras estén acá no pasen hambre. Por eso, un comerciante de buena voluntad y sin ningún interés facilitó la bodega; pero también han donado comida y cosas básicas para evitar una problemática de salud pública”, dijo el funcionario.

Abuchar agregó que los ciudadanos de Turbo no pueden hacer oídos sordos ante este problema social, pero que tampoco merecen ser señalados por Migración.

El migrante cubano Ignacio Leal Arias, describió la situación que viven en Turbo, en declaracions formuladas a Yolanda Huerga, reportera de Radio Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:47 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG