Enlaces de accesibilidad

Mundo

Los ataques de Rusia a la prensa: "De todos modos te vamos a arrestar"

Alexei Navalni, prisionero de conciencia en Rusia, en un enlace por video con un tribunal en Moscú. (AP Foto/Alexander Zemlianichenko).
Alexei Navalni, prisionero de conciencia en Rusia, en un enlace por video con un tribunal en Moscú. (AP Foto/Alexander Zemlianichenko).

Amnistía Internacional lamentó que, con la llegada de Vladimir Putin a la Presidencia de Rusia en el año 2000, el país euroasiático puso en marcha un estricto sistema de silenciamiento y represión de las protestas y manifestaciones contrariaras al Gobierno y que ahora, con la guerra de Ucrania, parece haber alcanzado nuevas cotas.

La organización ha publicado este jueves un informe titulado 'De todos modos, te vamos a arrestar' en el que incide en que las autoridades rusas han desarrollado a lo largo de los últimos años un "sofisticado sistema de restricciones y duras represalias" para cercenar las protestas públicas que pasa incluso por la detención de profesionales de la comunicación.

Tras años de hostigamiento a los sectores críticos y persecución a aquellos periodistas que daban voz a las protestas, con el estallido de la guerra en Ucrania, Rusia se ha tenido que enfrentar a nuevas convocatorias de manifestaciones que se han saldado con detenciones arbitrarias, uso desmedido de la fuerza y elevadas sanciones económicas.

"Las autoridades rusas están decididas no sólo a evitar a toda costa y sancionar duramente cualquier protesta, aunque sea pacífica, sino también a minimizar cualquier conciencia ciudadana sobre ellas", ha denunciado la investigadora de Amnistía Internacional sobre Rusia, Natalia Prilutskaya, quien ha puesto el foco sobre la situación en el país desde febrero de 2022.

Poco después de que Putin anunciase el inicio de la invasión de su vecina Ucrania, decenas de miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades de Rusia, desafiando las posibles multas y encarcelamientos, para mostrar su descontento contra una decisión que sumía a su país en un conflicto en el que tendría a la comunidad internacional en contra.

Sin embargo, pese a la valentía de parte de la ciudadanía rusa, las autoridades no dudaron en aplicar "las más duras sanciones" contra los que participaban en las manifestaciones, mientras que la Policía "hizo un uso abusivo de la fuerza" contra los periodistas y observadores independientes que trataban de difundir los que ocurría.

Al mismo tiempo, mientras desde Moscú se han incrementado las exigencias a los medios de comunicación para poder cubrir en directo los acontecimientos que se suceden en el país, la Policía, de forma independiente, ha llegado incluso a exigir a los periodistas "cartas de acreditación de su empresa" o sus documentos de identidad.

"Junto a las duras restricciones legales a la libertad de prensa ya impuestas por el Estado, la Policía está actuando cada vez más arbitrariamente para evitar que periodistas y otro personal de los medios de comunicación informen a la opinión pública sobre las protestas", ha denunciado Prilutskaya.

Además, durante el pasado mes de marzo se han acrecentado los casos de periodistas a los que se les ha acusado de "difundir información falsa sobre las Fuerzas Armadas", así como por las labores del Ejército en territorio extranjero, este segundo un nuevo artículo incluido recientemente en el Código Penal ruso.

Por tanto, la persecución de periodistas ya no se produce tan solo cuando cubren manifestaciones a pie de calle, sino que también en las propias redacciones los profesionales de la comunicación se enfrentan a posibles detenciones por difundir informaciones que desde el Kremlin consideren como "falsas".

PERIODISTAS SEÑALADOS

En virtud de esta legislación, las autoridades rusas han señalado directamente a periodistas, como el caso de la publicación independiente Vechernie Vedomisti y su directora, Guzel Aitukova, a quienes se le han impuesto sanciones económicas que ascienden a los 450.000 rublos --más de 7.120 euros-- por difundir fotografías de pegatinas en contra de la guerra.

Otro caso destacado es el del medio de comunicación Dovod, cuyo redactor jefe, Kirill Ishutin, vio como la Policía registró su domicilio por, supuestamente, ser testigo de una investigación penal sobre vandalismo en relación con la aparición de pinturas urbanas en contra de la guerra en un puente de la ciudad de Vladimir.

En la misma fecha, las autoridades irrumpieron también en las oficinas del diario 'Pskovskaya Guberniya' para confiscar ordenadores, teléfonos móviles y otros materiales como parte de una causa sobre el delito de "desacreditar" de las Fuerzas Armadas rusas en el extranjero. Tras este episodio, el diario anunció el cese temporal de su actividad.

Esta persecución ha provocado que una suerte de éxodo de cientos de periodistas de Rusia. Asimismo, reconocidos medios de comunicación como TV Rain o el periódico 'Novaya Gazeta' se han visto obligados a suspender su actividad. La emisora de radio Ekho Moskvy, conocida por dar voz a críticas a Putin, fue también cerrada por las autoridades.

EL CASO NAVALNI, OTRO EXPONENTE

Las precarias condiciones democráticas y de información en Rusia se han puesto de manifiesto a nivel internacional con el estallido de la guerra, aunque bien es cierto que años atrás, con el encarcelamiento del líder opositor Alexei Navalni, este asunto también cobró notoriedad.

En enero de 2021, la población rusa también salió a las calles para denunciar el encarcelamiento de un Navalni, condenado a prisión por violar los términos de la libertad condicional que se le impuso por un caso anterior de fraude. Navalni, crítico con el Gobierno de Putin, fue envenenado supuestamente por Moscú con el agente nervioso Novichok.

Según Prilutskaya, las autoridades rusas ya pusieron en marcha en aquel momento su sistema de represión para negar a la población toda la información de la que precisan sobre le asunto en un intento por "erradicar cualquier expresión pública de descontento". Aquellas protestas culminaron con la detención de al menos 16 periodistas, según el Sindicato de Periodistas y Trabajadores de Medios de Comunicación, suspendido en septiembre de 2022.

Asimismo, al menos siete miembros de la ONG Comité contra la Tortura fueron detenidos arbitrariamente mientras llevaban a cabo labores de observación de las protestas. En muchos de éstos casos los detenidos fueron juzgados por "participar en una reunión pública no autorizada" y condenadas a al menos diez días de detención administrativa.

"ESCRUTINIO MINUCIOSO" DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

En este contexto, Amnistía ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que lleve a cabo un "escrutinio minucioso y eficaz" de la situación y para garantizar el cumplimiento de la libertad de expresión e información en Rusia.

"En épocas sombrías como esta, es fundamental tender una mano amiga a la atribulada sociedad civil y los medios de comunicación independientes de Rusia para ayudar a quienes realizan labores de observación e información en el país y que el mundo sepa de su existencia", ha remarcado Prilutskaya.

Para la investigadora de AI sobre Rusia, no será posible ponerle fin a los "abusos terribles y generalizados", ni tampoco a la "agresión a Ucrania", mientras en el interior del país euroasiático se sigan estrangulando algunos de los principales derechos y libertades de los que debería gozar la población.

(Europa Press y Amnistía Internacional)

Vea todas las noticias de hoy

La invasión rusa a Ucrania: dos años de muerte y desgaste

En el segundo aniversario del ataque de Rusia a Ucrania, muchas personas rindieron tributo a los caídos en la invasión, como ocurrió en la ciudad de Bucha, en las afueras de Kiev, Ucrania, el 24 de febrero de 2024. REUTERS/Gleb Garanich
En el segundo aniversario del ataque de Rusia a Ucrania, muchas personas rindieron tributo a los caídos en la invasión, como ocurrió en la ciudad de Bucha, en las afueras de Kiev, Ucrania, el 24 de febrero de 2024. REUTERS/Gleb Garanich

La invasión lanzada por Vladimir Putin contra Ucrania cumple este sábado su segundo aniversario ante un panorama de muerte, desgaste y desplazamientos, y a la vez, de creciente solidaridad con el país agredido, e indignación por los planes expansionistas del gobernante ruso.

La llamada operación militar especial lanzada por el Kremlin, según su propio relato, tiene el "fin de desmilitarizar y desnazificar Ucrania". Para ello, Putin ha consolidado respaldos entre sus aliados, de los que destacan Cuba, Venezuela y Corea del Norte.

Al conmemorarse el aniversario, en un gesto simbólico, el presidente ucraniano Volodimir Zelenskyy se reunió en el aeródromo de Hostomel, en las afueras de Kiyv con líderes mundiales.

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, el primer ministro belga, Alexander De Croo, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, así como la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acudieron al enclave que los paracaidistas rusos trataron de incautar en los primeros días de la guerra.

Zelenskiy, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, el primer ministro belga, Alexander De Croo, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en Hostomel.Ukrainian Presidential Press Service/Handout via REUTERS.
Zelenskiy, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, el primer ministro belga, Alexander De Croo, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en Hostomel.Ukrainian Presidential Press Service/Handout via REUTERS.

"Hace dos años nos enfrentamos aquí a las tropas enemigas con fuego, y dos años después, nos reunimos aquí con nuestros amigos, nuestros socios", dijo el mandatario.

"Cualquier persona normal quiere que la guerra termine. Pero ninguno de nosotros permitirá que termine nuestra Ucrania", añadió.

"La palabra 'independiente' siempre estará junto a la palabra 'Ucrania' en la historia futura", afirmó Zelenskyy.

This image contains sensitive content which some people may find offensive or disturbing.
Rescatistas liberando a una mujer de los escombros en un edificio residencial dañado luego de un ataque con drones en Odesa, en el segundo aniversario de la invasión rusa de Ucrania. (Foto de Handout / SERVICIO DE EMERGENCIA DE UCRANIANO / AFP)
Rescatistas liberando a una mujer de los escombros en un edificio residencial dañado luego de un ataque con drones en Odesa, en el segundo aniversario de la invasión rusa de Ucrania. (Foto de Handout / SERVICIO DE EMERGENCIA DE UCRANIANO / AFP)
This image contains sensitive content which some people may find offensive or disturbing - Click to reveal
Rescatistas liberando a una mujer de los escombros en un edificio residencial dañado luego de un ataque con drones en Odesa, en el segundo aniversario de la invasión rusa de Ucrania. (Foto de Handout / SERVICIO DE EMERGENCIA DE UCRANIANO / AFP)

El aniversario no significó una tregua en las hostilidades. Según reportes de prensa, drones rusos atacaron el puerto de Odesa por segunda noche consecutiva, alcanzando un edificio residencial, matando a una persona, dijo el gobernador regional. En Dnipro, un dron ruso alcanzó un edificio de apartamentos y una operación de rescate dejó dos muertos.

Mientras, una fuente en Kiev dijo que drones ucranianos habían causado un incendio en una planta siderúrgica rusa, que un funcionario ruso identificó como una en Lipetsk, a unos 400 kilómetros de Ucrania, que es responsable de alrededor del 18% de la producción rusa.

Medios rusos independientes indicaron que la Planta Metalúrgica Novolipetsk es la más grande del país.

El sábado 24 de febrero de 2024, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, visita el puesto de mando avanzado del grupo de tropas Tsenter (Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa de Rusia vía AP)
El sábado 24 de febrero de 2024, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, visita el puesto de mando avanzado del grupo de tropas Tsenter (Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa de Rusia vía AP)

Mediazona, un medio independiente ruso, reportó el sábado que alrededor de 75.000 hombres rusos murieron en 2022 y 2023 en la guerra.

La invasión rusa ha generado fuertes apoyos a Ucrania por parte de los Estados Unidos, la Unión Europea, la OTAN y numerosas naciones democráticas, ya sea en el campo diplomático, en ayuda militar, económica y humanitaria y en la implementación de un sistema de sanciones encaminadas a congelar los activos soberanos de Rusia.

La fecha de hoy se enmarca también en el décimo aniversario de la anexión ilegal de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol.

António Guterres, el Secretario General de la ONU dijo que "ya es hora de establecer la paz, una paz justa, basada en la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y las resoluciones de la Asamblea General".

En su discurso, destacó cómo "el pueblo ucraniano está sufriendo terriblemente por la guerra que le ha infligido Rusia", con más de 10.500 civiles muertos, enormes daños en las infraestructuras civiles y millones de desplazados. El funcionario señaló que la guerra "también está perjudicando a la población rusa", con miles de jóvenes rusos muertos en el frente y civiles afectados por los ataques a ciudades rusas.

OPINIÓN: El legado del Euromaidán, una década de desafíos y dignidad

Vista de la Plaza de la Independencia desde el Hotel Ukraina. Para Ucrania, el Euromaidán sacó a la luz temas de identidad étnica y nacional, que iban más allá de orientación geopolítica.
Vista de la Plaza de la Independencia desde el Hotel Ukraina. Para Ucrania, el Euromaidán sacó a la luz temas de identidad étnica y nacional, que iban más allá de orientación geopolítica.

Ucrania perfilaba definitivamente su rumbo hacia Europa el 22 de febrero del 2014. Desde entonces, hace ya 10 años, se enfrenta abiertamente a Rusia en una guerra que muchos piensan erróneamente que comenzó el 24 de febrero del 2022.

La negativa del entonces presidente Víctor Yanukovich de firmar el Acuerdo de Asociación y Comercio con la Unión Europa (UE) y encomiarse por Moscú hizo que la sociedad civil ucraniana volviera a las calles a protestar y exigir su renuncia a finales de noviembre del 2013. El escape nocturno de Yanukovich a Rusia en febrero del 2014 fue la nota final de la victoria; y allí sigue “exiliado” hasta hoy.

No era la primera vez que, tras la independencia en 1991 al desaparecer la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), los ucranianos tenían que recurrir a las protestas para exigir sus derechos ante las autoridades.

Ávidos de transformación protagonizaron la Revolución Naranja en el 2004, cuando se negaron a aceptar el fraude electoral en las elecciones presidenciales. En las calles, bajo la intensidad de la nieve de noviembre y diciembre reclamaron una tercera votación, para elegir a Víctor Yushchenko como mandatario. Y lo lograron.

Años después, en noviembre del 2013, la Plaza de la Independencia (Maidan Nezalezhnosti) en Kyiv era el escenario de enfrentamientos, primero de estudiantes con la policía antimotines, y después de ucranianos llegados de todas las regiones del país, con una sola exigencia – Ucrania es Europa.

La movilización pública unificada y permanente

Durante varios meses la policía intentó desalojar a los manifestantes de la céntrica plaza, pero estos iban ocupando calles y plazas aledañas, montando barricadas, tomando control físico de la zona. La solidaridad con los estudiantes pasó a ser divisa nacional. Vinieron a protestar de todas las regiones, organizaron caravanas de autos para recorrer el país y conciertos en la plaza. No faltó la solidaridad internacional tanto de los países europeos, como de Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón, y otras naciones democráticas. Tampoco faltaron las palizas, los gases lacrimógenos, los chorros de agua fría y las detenciones arbitrarias por parte de la policía y su equipo especial Berkut. El mundo fue testigo de las vejaciones a que sometían a los detenidos.

Una de las lecciones más importantes de lo que llaman en Ucrania la Revolución de la Dignidad, fue precisamente eso, recobraron la dignidad en el país. Los ucranianos demostraron por segunda vez consecutiva que la movilización pública unificada y permanente (no aislada y por horario como pasó en Venezuela en esos mismos meses) permite y logra cambios políticos y la rendición de cuentas por parte de la élite gubernamental.

Demostraron ellos que mediante el compromiso cívico generalizado de los que protestan y la activa movilización pública se logran cambios políticos importantes.

A lo largo de esos meses se puso de relieve el papel esencial de las redes sociales y la tecnología para la organización, coordinación y difusión de información sobre los movimientos sociales. Si antes en Moldavia el Twitter fue imprescindible, en Ucrania fueron (Facebook, Twitter y Vkontakte) las redes que utilizaron los manifestantes para organizar marchas, mítines y caravanas, compartir información en tiempo real y llamar la atención internacional. La tecnología incrementó la voz de un movimiento social, dificultando al régimen pro ruso la represión de los opositores.

Esa larga batalla conocida como el Euromaidán fue la catapulta para iniciar la dinámica final del país hacia la Unión Europea y a la vez, el disparo de arrancada para la agresión e injerencia rusa a escalas nunca vistas.

La anexión de Crimea, la injerencia rusa en el este de Ucrania y la posterior invasión en el 2022, fue la respuesta del Kremlin a aquel movimiento político nacional.

La violencia policial, la represión a los manifestantes y la destitución y fuga de Yanukóvich pusieron de relieve las consecuencias de que un gobierno no atienda las legítimas demandas de su pueblo y la necesidad de que los líderes gobiernen de forma transparente, responsable e integradora.

Para Ucrania, el Euromaidán sacó a la luz temas de identidad étnica y nacional, que iban más allá de orientación geopolítica (Europa o Rusia), sino también la reafirmación de una identidad ucraniana distinta, lejana a la influencia rusa. Fue aquella revuelta la última revolución democrática en Europa del Este, la última anticomunista y anti imperio ruso.

Aquellas protestas enseñaron la fortaleza de la protesta colectiva para exigir cambios políticos, la misma que se vio en la Primavera Árabe, en las revoluciones de colores; el rol de la tecnología moderna en ellas, la interacción entre la política nacional y las relaciones internacionales, la necesidad de una gobernanza responsable y los dilemas de la identidad nacional en un país que combate a su vecino invasor para preservar la soberanía, la integridad territorial, su historia y la soberanía.

Fallece en aparente suicidio bloguero ruso que reveló las bajas rusas en Ucrania

Un tanque ruso dispara en un lugar no difundido en Ucrania. (Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa de Rusia via AP)
Un tanque ruso dispara en un lugar no difundido en Ucrania. (Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa de Rusia via AP)

Un bloguero militar ruso falleció, al parecer por suicidio, tras recibir una lluvia de críticas por revelar las fuertes pérdidas militares en Ucrania. Sus partidarios culpan a propagandistas del Kremlin de su fallecimiento.

Andrei Morozov, quien también sirvió como soldado en Ucrania, dijo en su último post el miércoles que decidió "autoejecutarse" para que sus camaradas no sufran las consecuencias de sus publicaciones críticas, que disgustaron a los mandos militares.

Maxim Pashkov, un abogado que lo conocía, confirmó la defunción, afirmando que Morozov, de 44 años, se suicidó con una pistola.

Morozov, conocido por su apodo Murz, dijo en una publicación reciente que unos 16.000 soldados rusos murieron y unos 300 vehículos blindados se perdieron desde octubre cuando empezó la batalla por el pueblo de Avdiivka. Las tropas rusas capturaron Avdiivka el fin de semana, luego que las fuerzas ucranianas se retiraron.

Los comentarios de Morozov causaron el enojo de un prominente presentador de la televisión rusa y otros, que pedían enjuiciarlo por "desprestigiar" a las fuerzas armadas.

Varios blogueros culparon a quienes atacaban a Morozov por su deceso.

En su último mensaje antes de suicidarse, en su canal de Telegram, Morozov dijo que las autoridades le obligaron a borrar su publicación anterior sobre las pérdidas militares rusas. Criticó duramente al mando militar por hacer la vista gorda antes las pérdidas y por ignorar las necesidades de los soldados en el frente.

Alexander Kofman, director de la Cámara Pública de la región de Donetsk controlada por los rusos, describió el suicidio de Morozov como "un grave error" en una app de mensajes.

La muerte de Morozov ocurre en momentos en que las autoridades rusas se han vuelto cada vez más intolerantes previo a las elecciones de marzo, en que el presidente Vladímir Putin prácticamente tiene asegurada la victoria.

También ocurre tras el deceso del líder opositor Alexei Navalny en una colonia penal en el Ártico, lo que ha causado denuncias internacionales y asestó un duro golpe a la oposición rusa.

Madre de Navalny denuncia presión del Kremlin para entierro en secreto de su hijo (VIDEO)

Lyudmila Navalnaya, madre del opositor ruso Alexei Navalny, fallecido en prisión, una declaración en video desde la ciudad ártica de Salekhard. (Foto: Equipo de Navalny vía AP)
Lyudmila Navalnaya, madre del opositor ruso Alexei Navalny, fallecido en prisión, una declaración en video desde la ciudad ártica de Salekhard. (Foto: Equipo de Navalny vía AP)

La madre del fallecido opositor ruso Alexei Navalny denunció este jueves en un video que las autoridades la presionan para que acepte enterrar a su hijo en secreto, tras permitirle ver el cuerpo en una morgue de Salekhard, en el Ártico.

Lyudmila Navalnaya dijo que los investigadores le dejaron ver el cadáver, y alegaron saber la causa de la muerte de su hijo, que no mencionó. Tras firmar el certificado de defunción, intentaron obligarla a aceptar las condiciones del funeral de Navalny.

“Me están chantajeando, están poniendo condiciones sobre dónde, cuándo y cómo debe ser enterrado mi hijo", dijo en el video posteado en la red social X por la esposa de Navalny, Yulia Navalnaya.

La madre del opositor señaló que, de acuerdo con lo establecido por la ley rusa, los investigadores debieron entregarle el cuerpo de su hijo de inmediato. "Es ilegal. Están recibiendo órdenes, o del Kremlin, o de la oficina central del Comité de Investigaciones, justo enfrente de mí".

Navalnaya describió en detalle su conversación con los funcionarios rusos en la sede del Comité, en Salekhard, sobre el entierro de Navalny.

"Quieren que lo haga en secreto, sin una despedida. Quieren llevarme a las afueras del cementerio a una tumba recién abierta y decirme: 'Aquí yace tu hijo'. No estoy de acuerdo con eso", afirmó.

A los seguidores de Navalny, envió un mensaje: "Quiero que ustedes, a los que les importa Alexei, y para quienes su muerte fue una tragedia personal, tengan una oportunidad de decirle adiós".

Lyudmila Navalnaya dijo que decidió hacer las declaraciones en video ante las amenazas de los funcionarios rusos.

"Comenzaron a amenazarme, a mirarme a los ojos. Dijeron que si no accedo a un funeral secreto, harán algo con el cuerpo de mi hijo". Añadió que uno de los investigadores, identificado como Varapayev, le dijo que ya no tenía mucho tiempo porque el cadáver de Navalny se estaba descomponiendo.

La madre del opositor ruso fue clara: "No quiero condiciones especiales. Quiero que todo se haga de acuerdo con la ley", y reiteró su demanda de que el cuerpo de su hijo le sea entregado de inmediato.

Navalny, de 47 años, murió el pasado 16 de febrero, según un documento entregado a su madre por las autoridades. Según el servicio penitenciario, el prisionero se sintió mal después de una caminata y perdió el conocimiento, y que los intentos de reanimación no tuvieron éxito.

El más fuerte opositor al gobierno de Vladimir Putin cumplía una sentencia de 19 años de cárcel tras ser declarado culpable en agosto de 2023 de delitos de extremismo. Organizaciones internacionales como Amnistía Internacional declararon al Premio Sájarov preso de conciencia. Su muerte ha generado una repulsa mundial, con exigencias de que las circunstancias en que sucedió sean esclarecidas.

Von der Leyen buscará segundo mandato como jefa de la Comisión de la UE

La presidenta de la poderosa Comisión Europea de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, en el Café Kyiv, en la ciudad alemana de Berlín, el 19 de febrero de 2024. (Reuters/Liesa Johannssen).
La presidenta de la poderosa Comisión Europea de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, en el Café Kyiv, en la ciudad alemana de Berlín, el 19 de febrero de 2024. (Reuters/Liesa Johannssen).

La alemana Ursula von der Leyen buscará un segundo mandato como jefa de la poderosa Comisión de la Unión Europea, una medida que podría convertirla en la política más importante que represente a los 450 millones de ciudadanos del bloque en más de una generación.

Después de cinco años de guiar al bloque de 27 naciones a través de múltiples crisis, incluyendo la pandemia de COVID-19 y los dos primeros años de la guerra de Rusia en Ucrania, la mujer de 65 años fue nominada por su partido Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) y sólo necesitará un nuevo visto bueno cuando el grupo europeo del partido se reúna a principios del próximo mes en Bucarest.

Explicó que si bien aceptó en 2019 convertirse en jefa de la Comisión por un capricho intuitivo cuando los líderes de la UE se lo pidieron, ahora es una elección muy consciente.

“Hoy, cinco años después, estoy tomando una decisión muy consciente y bien meditada. Quiero postularme para un segundo mandato”, dijo en Berlín luego de una reunión de la junta directiva de la CDU.

También tiene buenas posibilidades de extender su reinado sobre la Comisión Ejecutiva, dado que se espera que el Partido Popular Europeo, dominado por los demócratas cristianos, siga siendo el más grande en la legislatura tras las elecciones europeas del 6 al 9 de junio.

Von der Leyen hizo alarde de sus credenciales progresistas desde el principio al impulsar un Acuerdo Verde destinado a hacer que la UE sea climáticamente neutral para 2050. Puso al bloque a la vanguardia de la lucha global contra el cambio climático y representó un cambio radical en la política de la UE.

Sin embargo, ahora que el sentimiento político de Europa se ha desplazado recientemente hacia la derecha, Von der Leyen reconoció los cambios.

“El mundo es totalmente diferente en comparación con hace cinco años”, dijo en su discurso de aceptación de la nominación.

Cargar más

XS
SM
MD
LG