Enlaces de accesibilidad

¿Los mensajes de texto enviados por Modig constituyen prueba suficiente para anular juicio contra Carromero en Cuba?


Los familiares de Payá presentaron los mensajes de texto enviados por el sueco Jens Aron Modig, asegurando que existía un segundo vehículo en el accidente, ¿no es esto una prueba suficiente para anular el juicio contra Carromero en Cuba?

El sueco Jens Aron Modig, quien también viajaba en el automóvil, junto al español y los dos cubanos fallecidos, declaró varias veces como testigo en el proceso judicial seguido contra Ángel Carromero y siempre insistió en que dormía al momento que ocurrió el accidente, por lo que no podía precisar las condiciones en que ocurrieron los hechos.

El señor Modig fue liberado inmediatamente por las autoridades cubanas y mantuvo este dicho una vez que llegó a su país, hasta el momento no ha presentado otra declaración diferente.

Asombrosamente, las autoridades cubanas prescindieron del único testigo presencial de los hechos con que contaban y el señor Modig no participó en el juicio contra Carromero.

Tampoco fueron presentados en el juicio los mensajes de texto como una prueba del caso.

Pero en la reciente conferencia de prensa ofrecida por la hija de Oswaldo Payá sobre las nuevas declaraciones de Ángel Carromero, sí fueron presentados los mensajes de texto enviados desde el teléfono de Modig, instantes después de ocurrir el accidente y en ellos Modig asegura que Carromero insiste en que un vehículo los sacó de la carretera.

El texto del mensaje hace referencia a un dicho de Carromero, lo que excluye a Modig como testigo esencial, que siempre ha declarado que dormía al momento de los hechos.

Pero estos mensajes de textos complementan las nuevas declaraciones de Carromero y demuestran que eran ciertas las afirmaciones de la familia de Payá sobre la participación de un segundo vehículo.

El dicho de Modig además, tendría un valor excepcional para corroborar la declaración de Carromero sobre el estado en que se encontraban las dos víctimas mortales cuando ellos fueron retirados del lugar.

Según las autoridades cubanas Payá murió en el lugar de los hechos y Cepero moriría en el hospital de la zona. Pero Carromero asegura que ambos opositores se encontraban vivos al momento de ellos ser retirados del lugar.

A esa altura del accidente Modig ya se encontraba despierto y podría corroborar el dicho de Carromero, que demostraría la constante manipulación de la verdad por parte de las autoridades cubanas.

Modig evidentemente fue una víctima más de las represiones y coacciones de las autoridades cubanas, por ello sería fundamental que cualquier investigación o proceso judicial realizado por las autoridades españolas contemplara tomarle una segunda declaración a este testigo excepcional de los hechos.

Modig puede esclarecer si realmente estuvieron siendo perseguidos y acosados por autos oficiales durante todo su trayecto en Cuba, también puede revelar los métodos de coacción empleados en su contra y bajo qué condiciones resultó liberado.

Una nueva declaración de Modig serviría de complemento a los nuevos elementos revelados por Carromero y ayudaría a demostrar lo amañado del juicio y la investigación sobre la muerte de los dos opositores cubanos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG