Enlaces de accesibilidad

Debaten hoy polémico tema de la Ley de Ajuste Cubano


Balseros cubanos en Honduras

La Habana reformó sus leyes de emigración para acelerar el arribo de cubanos a Estados Unidos, procurando un éxodo silencioso ...

"Ajustar o no ajustar", he ahí el dilema, una frase ingeniosa que recoge la esencia y da título a un seminario patrocinado por la Escuela de Derecho de la Universidad Internacional de la Florida (FIU por sus siglas en inglés), para debatir si se debe modificar o derogar la Ley de Ajuste Cubano aprobada por el Congreso de los Estados Unidos el 2 de noviembre de 1966.

La maquinaria mediática del régimen castrista se refiere a ella como una "ley asesina", responsable por la muerte y desaparición de miles de cubanos en el Estrecho de la Florida. Sin embargo, los patrocinadores del seminario destacan lo que muchos sospechan, que La Habana reformó sus leyes de emigración para acelerar el arribo de cubanos a Estados Unidos, procurando un éxodo silencioso que tras acogerse a la ley de ajuste cubano enviará más remesas y gastará más dinero en viajes a la isla.

Ajustar o no ajustar es un rótulo inequívoco, un diagnóstico certero de la disyuntiva envenenada a la que se enfrentan los cubanos de las dos orillas.

La bienvenida solidaria de otros tiempos se ha erosionado porque se percibe a los que llegan ahora como emigrantes económicos sin resquemores o verdaderas discrepancias políticas o ideológicas con el sistema imperante en Cuba, viajan a la isla sin temor alguno, van en busca de atención médica, ponen negocios con terceros y hasta construyen casas o las compran a través de familiares o amigos, lo cual evidentemente marca un antes y un después del propósito original de la Ley de Ajuste Cubano.

Algunos economistas estiman que esta inyección económica representa una porción significativa del presupuesto nacional y de hecho ayuda a sostener el sistema.

Algunas voces atemperan este crudo análisis. Alberto Müller, por ejemplo, sostiene que "esta ley se concibió para todos los cubanos, ya fueran emigrados con perfiles políticos, económicos, religiosos o sociales. Nunca exigió la ley ni en su espíritu ni en su letra, que estos emigrados que se acogían al Ajuste Cubano fueran perseguidos políticos".

Al margen de sus virtudes y defectos la Ley de Ajuste Cubano es una prueba irrefutable de la generosidad de Estados Unidos ante la política migratoria de válvula de escape practicada por el régimen cubano.

El seminario patrocinado por la Escuela de Derecho de FIU, programado para el martes 16 de septiembre entre las 6:00 pm y las 8:00 pm con entrada libre, será un ejercicio práctico que tal vez pueda sugerir a la legislatura estadounidense nuevas ideas para adecuar el Ajuste Cubano a las condiciones actuales.

En cualquier caso la disyuntiva de ajustar o no ajustar tropieza con valores éticos y morales irreducibles, por cuanto su anulación equivale a capitular ante los desmanes de las mismas fuerzas que justificaron la acción, mientras que modificarla en perjuicio de la emigración actual no se ajusta a la política estadounidense de buscar un acercamiento de pueblo a pueblo. He ahí el dilema: un problema con dos soluciones, ninguna de las cuales será completamente aceptable.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG