Enlaces de accesibilidad

¿Levantaría Obama el embargo a Cuba como hizo con la reforma migratoria?


Barack Obama (i) saluda a Raúl Castro, en el servicio religioso oficial del ex presidente sudafricano Nelson Mandela.

Aunque el embargo sólo puede ser derogado por el Congreso, The Economist destaca que el presidente de Estados Unidos tiene cierto margen para cambiar la política hacia Cuba.

Después de haber implementado por orden ejecutiva unas medidas en el sistema migratorio de Estados Unidos, el presidente Barack Obama bien pudiera intentar algo semejante en relación a otro tema muy polémico como es el levantamiento del embargo a Cuba, comenta el jueves The Economist.

Aunque el embargo sólo puede ser derogado por el Congreso, la publicación destaca que el Presidente de Estados Unidos tiene cierto margen para cambiar la política hacia Cuba. "De hecho, en su primer mandato Obama levantó las restricciones a los viajes y remesas a la isla por los cubanoamericanos".

Según The Economist, existen varias razones por las cuales Obama pudiera querer un acercamiento con Cuba y adelanta tres.

En primer lugar, el apoyo al embargo de Estados Unidos se está desmoronando, de acuerdo con una encuesta nacional hecha a principios de este año por el Consejo del Atlántico, que encontró que el 56% de los encuestados favoreció la mejora de las relaciones entre los dos países.

En segundo, Cuba ha dado indicios de que está empezando a cambiar a partir de las reformas emprendidas por Raúl Castro, y explica que poco más de un millón de trabajadores, lo cual representa más de la quinta parte de la fuerza laboral, han pasado al trabajo en el sector privado incipiente en las granjas, cooperativas y pequeñas empresas. "Incluso el acceso a la telefonía móvil e Internet ha crecido. Y los bloggers de la oposición, como Yoani Sánchez, aunque a menudo acosados, no han sido silenciados".

"La tercera razón para la acción es que Cuba es uno de los pocos temas que une a América Latina. La región mantiene una opinión unánime en creer que, a pesar de su régimen comunista, la isla debe ocupar un lugar habitual en las relaciones con el resto de los países de la región. Ese consenso se encuentra detrás de la decisión de Panamá de invitar a Raúl Castro a la Cumbre de las Américas, teniendo en cuenta que las seis cumbres anteriores se han limitado a las democracias del hemisferio".

Y esto último deja a Obama con un dilema, resalta The Economist. De lo que se trata no es de la asistencia de Cuba a la Cumbre o no, aunque probablemente lo hará. La cuestión es si actuar desde ahora para impedir que el tema del embargo se convierta en un punto que domine la Cumbre.

Al respecto, Obama podría, por ejemplo, emitir una licencia general para que todos los estadounidenses puedan viajar a Cuba. También podría quitar a Cuba de la lista del Departamento de Estado de los "patrocinadores del terrorismo", en la que aparece junto a Irán, Sudán y Siria. Según argumenta, no hay motivos para que Cuba permanezca hoy en esa lista y recuerda que en octubre, el Grupo de Acción Financiera, un organismo intergubernamental, eliminó a Cuba de su lista de vigilancia de los países que hacen muy poco para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Pero por otra parte, The Economist concluye que el Gobierno todavía no ha solicitado al Departamento de Estado eliminar a Cuba de su lista de países que patrocinan el terrorismo. Además, considera que las reformas económicas de Raúl Castro se han estancado y que el Gobierno cubano no ha querido realmente un cambio político, como tampoco ha mostrado signos de querer liberar a Alan Gross (un trabajador humanitario estadounidense encarcelado en Cuba por distribuir ilegalmente equipos de telecomunicaciones en la isla), a menos que sea intercambiado por tres espías cubanos que cumplen condenas en Estados Unidos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG