Enlaces de accesibilidad

Así el astro tira del Heat como lo haría un bote de un esquiador en la cercana Miami Beach. Y el gigante ha hecho en la cancha lo necesario para aliviar la ausencia de Dwyane Wade...

Lebron James anda como en una nube, y su trabajo con Miami Heat, en el mejor baloncesto del mundo, se traduce por estos días como sinónimo de triunfos.

El viernes pasado, en su sede del American Airlines Arena, los jugadores sudfloridanos prolongaron el mal paso del New York Knicks y los doblegaron 99-89. Lebron fue líder ofensivo del quinteto (31 cartones) y en minutos jugados (40).

En el compromiso previo, el miércoles, nuestro hombre encestó seis tiros libres en sucesión --en los instantes precisos-- y los del Heat levantaron la cabeza para disponer como visitantes de Detroits Pistons. Y eso que, según los especialistas, él no ha sido bueno a la hora de rematar los partidos.

Detroit no era un rival no era tan exigente como serían los Bulls o los Lakers, ni en la ciudad del automóvil se disputaba un partido de la final, pero los analistas de la NBA aseguran que James se ha preparado como nunca. Y que dejó a un lado el estigma de jugar mal los cuartos tiempos, a tal punto que le suponen como aspirante al premio de Jugador Más Valioso.

Así el astro tira del Heat como lo haría un bote de un esquiador en la cercana Miami Beach. Y el gigante ha hecho en la cancha lo necesario para aliviar la ausencia de Dwyane Wade, que hasta la visita a Detroit se había perdido seis partidos al hilo, por una lesión en el tobillo.

Wade se sentirá aliviado, porque su falta se compensó con un rendimiento de cinco victorias y un solo revés, de la mano de Lebron y de Chris Bosh, igualmente estelar en su rendimiento.

Pero –es ley-- todo comienza por Lebron. Ha sido el mejor del equipo en todos los acápites, con promedios por encuentro (hasta el miércoles) de 29.1 puntos, 8.0 rebotes, 7.1 asistencias y 2.1 balones arrebatados.

Además, tiraba al aro con efectividad de 54 por ciento, incluido un increíble 41 por ciento en los encestes de tres puntos, cuando en su carrera exhibía una media de 33 por ciento. ¡Y en los siete partidos más recientes marcó 11 de 22 balones a larga distancia!

La NBA, celosa en el cuidado de su negocio, colocó esta sentencia en su website: si Lebron alarga su fabuloso paso, Wade puede (y debe) tomarse todo el tiempo que necesite para sanar su tobillo. Pero Wade reapareció este viernes, se movió en el tabloncillo durante unos buenos 32 minutos, y secundó a Lebron con 28 unidades; Chris Bosh fue más discreto, 13 unidades.

El Heat descansa hoy, pero mañana domingo, a las 3:30 de la tarde, recibe en Miami a los Bulls de Chicago en un duelo entre punteros. Filadelfia ocupa el otro liderazgo en el este.

En el oeste, Oklahoma, L. A. Clippers, así como San Antonio y Dallas (estos empatados) comandan sus grupos, en el torneo reducido 2011-2012, un campeonato que reserva 66 choques para cada conjunto en vez de los 82 habituales.

XS
SM
MD
LG