Enlaces de accesibilidad

Las FARC culpan al gobierno de Santos por el secuestro del general Alzate


El jefe de la delegación de las FARC a las conversaciones de paz en La Habana "Iván Márquez". Archivo.

"Márquez" (alias de Luciano Arango Marín) dijo que la liberación del general, requisito que el gobierno colombiano impone para reanudar las conversaciones en La Habana, no es una decisión que corresponde a la delegación de paz, sino al máximo jefe de las FARC, en el país, Timoleón Jiménez.

El número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "Iván Márquez" achacó hoy la captura del general, Rubén Darío Alzate y de sus dos acompañantes, a un suceso normal dentro de una guerra, consecuencia de la negativa del Gobierno a decretar una tregua temporal para crear un "ambiente de tranquilidad" durante las conversaciones de paz.

"No es sensato que continuemos matándonos en una confrontación que, de no parar, generará más prisioneros e incidentes que pueden poner en peligro la continuidad de la mesa de conversaciones", afirmó ante los medios "Márquez", jefe negociador de las FARC en La Habana.

"Márquez" (alias de Luciano Arango Marín) dijo que la liberación del General, requisito que el Gobierno colombiano impone para reanudar las conversaciones en La Habana, no es una decisión que corresponde a la delegación de paz, sino al máximo jefe de las FARC, en el país, Timoleón Jiménez.

"Nosotros no damos esa orden. El secretariado de las FARC asume a través de su comandante este asunto que debe involucrar tanto al Gobierno Nacional como a las FARC a través de su comandante Timoleón Jiménez", enfatizó.

Pese a que el Gobierno colombiano decidió congelar las conversaciones después de la captura de Alzate, el presidente Juan Manuel Santos dijo el miércoles que confía en una rápida solución.

"Necesitamos deponer las armas (...) por eso yo espero que este impasse que se ha presentado en las negociaciones en La Habana se resuelva pronto", afirmó Santos en un acto de devolución de tierras a campesinos desplazados por la violencia en el departamento del Tolima.

Por lo pronto, las Fuerzas Militares de Colombia mantienen una masiva operación con 1.000 hombres para rescatar a Alzate, el primer General secuestrado por la insurgencia en la historia del conflicto, y a otras dos personas retenidas junto al oficial.

El Ejército ofreció una recompensa de hasta 100 millones de pesos (unos 46.000 dólares) por información que permita el rescate del General y sus acompañantes.

Fuentes militares informaron que desde helicópteros se comenzaron a lanzar volantes con las fotografías de los rehenes y la oferta de recompensa en la selva.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG