Enlaces de accesibilidad

"La primavera cubana" lleva al teatro el dilema generacional del exilio cubano


Los secretos del exilio cubano y de la Pequeña Habana en una ilustración. Foto: Efe.

Es la historia de una realidad que se vive en miles de familias en Florida: la de cubanos que sueñan con retornar a la isla y la de sus hijos que sólo conocen la vida en Estados Unidos.

Puede parecer un sueño, pero para los protagonistas de La primavera cubana (The Cuban Spring), el convencimiento de que se puede provocar un cambio en la isla les lleva a tomar una serie de decisiones y planificar un viaje cruzando el Estrecho de Florida. Todo ello para conseguir que el pueblo se alce pacíficamente tal como sucedió en la llamada Primavera Árabe.

Esta obra de teatro, dirigida por Vanessa García y que se representa en el South Miami-Dade Cultural Arts Center de Miami hasta el día 2 de noviembre, es una de las novedades de la cartelera cultural del otoño miamense.

Es la historia de una realidad generacional que se vive en miles de familias en Florida: la de cubanos que emigraron y que aún sueñan con retornar a una isla idílica y llena de recuerdos y la de sus hijos cubanoamericanos, que sólo conocen las comodidades de su vida en Estados Unidos pero que se siguen rigiendo por las costumbres de sus padres. Una cultura cubana con dos visiones diferentes.

Cartel promocional de la obra "La primavera cubana".
Cartel promocional de la obra "La primavera cubana".

Tal y como describe el crítico teatral Bill Hirschman, en estas generaciones de cubanos "mientras sus corazones permanecen 90 millas en el extranjero, para sus niños Cuba es sólo una piedra de toque cultural y la fuente de innumerables cuentos antes de dormir".

Todo ello está ambientado en 2011, cuando las manifestaciones de la Primavera Árabe que derribaron regímenes opresivos hacen que una familia de Coral Gables (Florida) comience a imaginar también. Sus protagonistas Miguel (Carlos Orizondo) y Dio (Nick Duckart), hermano menor, trazan en secreto un plan para navegar cerca de las aguas cubanas y lanzar fuegos artificiales para mostrar su solidaridad con la patria amada. Sin embargo, el plan no llega a concretarse por los impedimentos de su esposa Olga, interpretada por Evelyn Pérez.

Entre los personajes también se encuentra su hija Xiomara (Tanya Bravo), una psiquiatra casada con el abogado afroamericano John (Ethan Henry), que sufre los conflictos interiores de unos sentimientos enfrentados por cuestiones de identidad.

Uno de los puntos de inflexión de La primavera cubana se da cuando Miguel reflexiona sobre su devoción a Cuba y su hija Xiomara le pregunta: "¿Y yo qué?". El desconcierto entonces inunda al protagonista. En la obra ella le cuestiona sus intenciones de este modo: "Yo soy cubana también..." a lo que su padre le interrumpe con un "tú no eres cubana, Siomara...".

Ella entonces le replica con una frase que resume el espíritu de la obra: "¿Qué pasó con todos esos años, al crecer, cuando seguiste diciéndome que era cubana y pensé que en realidad había nacido allí".

A partir de ese momento, el argumento incluye algunos elementos como el embarazo de Xiomara, sus dudas para saber quién es realmente y el descubrimiento de algunos secretos familiares.

El resto se puede ver hasta el 2 de noviembre en South Miami-Dade Cultural Arts Center.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG