Enlaces de accesibilidad

La farsa de los presidenciables de Maduro


Maduro asegura que estará en la Cumbre de las Américas "llueva o truene".

A Nicolás Maduro siempre le ha gustado la farsa y la "guachafita".

El mandatario venezolano goza creyéndose que es "El Gran Simulador", que pasa por el aro a media humanidad y le encanta en estos días, el estár engañando, especialmente a los venezolanos, con el tema de las" elecciones presidenciales".

Maduro rie y actúa frente a las cámaras, mofándose de la oposición, moviendo su mofletudo cuerpo al son de una grosera versión de "Despacito", arreglado a su manera, pese al pedido de Luis Fonsi de no usar políticamente la canción.

Maduro es todo un payaso, que ahuyentaría al público de un circo de barrio, pero él se cree gracioso y el clan que lo rodea lo aplaude de puro miedo o conveniencia.

Ahora el dictador sangriento tiene cinco rivales: el exgobernador Henri Falcón, Reinaldo Quijada, miembro del partido Unidad Política Popular 89, Luis Alejandro Ratti y Francisco Visconti, postulados por iniciativa propia, así como Javier Bertucci, pastor evangélico inscrito por el grupo de electores Esperanza por el Cambio.

A todos Maduro derrotará fácilmente el 22 de abril y les le darán la oportunidad de decir a Venezuela, y la opinión pública internacional, que no corrió solo y los derrotó a ambos en buena lid.

Máquinas de votación

Las máquinas de votación de Venezuela, que tan perfectamente han funcionado, desde que fueran instaladas en el 2010, demostraron la previsión a futuro para la continuidad del chavismo.

Una y otra vez se ha advertido que las máquinas están arregladas para alterar los resultados electorales.

El comandante cubano Ramiro Valdés personalmente viajó a Caracas en febrero del 2010 invitado por Chávez, quien explicó que era para asesorar y buscar solución al problema energético que sufría el país: “Ellos (los cubanos) lo han tenido (el problema eléctrico) muy grave en otras épocas (…) Está con nosotros al frente de esa comisión uno de los héroes de la revolución cubana, el comandante Ramiro Valdés…”.

Pero el problema era que precisamente el manejo de la energía eléctrica en Cuba era y es un desastre. Los cubanos tenían (y tienen) “apagones”, la mayoría del tiempo están sin luz y lo extraño es que tengan energía.

¿Entonces, qué podía enseñar Valdés de electricidad a los venezolanos?

A lo que fue realmente fue Valdés a Venezuela era para manipular las máquinas de votación y dejarlas listas para futuras consultas electorales.
Smartmatic, la empresa encargada del recuento de votos en Venezuela, denunció que hubo “manipulación” del dato de participación en las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente.

Su consejero delegado, Antonio Múgica realizó esas declaraciones en una rueda de prensa celebrada en Londres, después de que las autoridades electorales cifraran el número de votantes en 8,1 millones de personas.

Smartmatic explicó que gracias a la existencia de un “robusto sistema automatizado de votación” se pudo saber que “sin lugar a dudas, en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, hubo manipulación del dato de participación”.

“Una auditoría permitiría conocer la cifra exacta de participación. Estimamos que la diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores”, agregó la compañía.

Esa firma ha sido la encargada de proporcionar la plataforma tecnológica de votación y servicios para las elecciones en Venezuela desde 2004, incluyendo la polémica elección de agosto para la Asamblea Constituyente.

Hoy “el trabajo” de Ramiro Váldes sigue dando sus frutos y será probado nuevamente este 22 de abril.

Y Venezuela se deberá resignar a seguir siendo gobernada por un tirano, per secula seculorum, por los siglos de los siglos.

XS
SM
MD
LG