Enlaces de accesibilidad

José Abreu: Un gran pelotero y un hombre de familia


La primera base de los Medias Blancas de Chicago, José Abreu.

“Gracias a dios he sido capaz de proporcionarle a mi hijo en Cuba lo que nunca pude mientras estaba en la isla”, asegura el pelotero.

Uno de los momentos más grande en la carrera de José Abreu fue cuando en menos de un mes con los Medias Blancas de Chicago conectó un jonrón con las bases llenas en el noveno inning, un “Grand Slam”.

Así comienza el reportaje al pelotero cubano en el Chicago Tribune, en entrevista a su agente Julio Estrada y a su prometida Yusmary Hernandez.

Ambos coinciden en que Abreu luce una persona mayor de 27 años por lo responsable que es y la madurez con que afronta la vida; y aseguran que es justamente lo que lo ha ayudado a realizar la transición de un destacado pelotero cubano a un ‘gran’ jugador de las Grandes Ligas. “Él tiene sus momentos de disfrutar su trabajo y los elogios, pero en realidad es muy tranquilo”, comenta Hernández.

Hace un año Abreu abandonó la isla siguiendo un sueño, el nunca imaginó que pudiera llegar a jugar a ese nivel hasta que vio sus resultados en el Clásico Mundial de Béisbol de Japón, fue entonces que decide consultar con su madre la difícil decisión del proceso para salir de Cuba.

Abreu y Yusmary a quien conoció cuando jugaba béisbol con el primo de ella, dejaron atrás la familia y la carrera de ambos.

“Fue una difícil decisión, pero todos confiamos en él y en sus habilidades en el béisbol para sacar adelante la familia” asegura Daysy Correa madre de Abreu.

Correa comentó al periódico, que el padre de Abreu, José Oriol Abreu estaba plenamente seguro que las estadísticas de su hijo estaban más allá del béisbol cubano, es entonces que el joven pelotero decide buscar un mejor futuro para su familia.

Al preguntar a Abreu que extraña de Cuba, su respuesta fue muy concisa: “todo”.

“Como siempre digo, es como nacer de nuevo. Dejas la isla después de 25 años y tienes que adaptarte a una vida completamente diferente, con reglas diferentes” dice Abreu por medio de su interprete y aclara que es un hombre afortunado por tener tanta gente a su alrededor que lo apoya y lo ayuda a salir adelante.

Pero como la gran mayoría de las historias de cubanos, la de Abreu también padece de la separación familiar, tuvo que dejar atrás a su hijo Dariel de 3 añitos, al que tiene la esperanza de poder traer a los Estados Unidos una vez que tenga sus papeles en regla.

“Gracias a dios he sido capaz de proporcionarle a mi hijo lo que nunca pude mientras estaba en la isla”, agrega Abreu que mantiene el consuelo de estar haciendo lo correcto y de poder reunirse con él lo más pronto posible.

José “Pito” Abreu obtuvo un jugoso contrato de 68 millones de dólares con los Medias Blancas de Chicago en menos de tres meses luego de haber salido de Cuba. “Todavía no creo que me está pasando” ha dicho Abreu en más de una ocasión a la prensa.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG