Enlaces de accesibilidad

Joaquín, huracán de categoría 4, causó precipitaciones récord en el sureste de Estados Unidos tras arrasar con zonas enteras del archipiélago de las Bahamas, mientras se espera que pase por Bermuda, con unos 66.000 habitantes.

Parte del sureste de Estados Unidos estaba bajo agua este sábado tras las intensas lluvias ocasionadas por el poderoso huracán Joaquín, que amenazaba con dejar destrozos similares a su paso por Bermudas el domingo.

Joaquín, huracán de categoría 4, causó precipitaciones récord en el sureste de Estados Unidos tras arrasar con zonas enteras del archipiélago de las Bahamas, mientras se espera que pase por Bermuda, con unos 66.000 habitantes.

A las 8.00 P.M. Joaquín mantenía intensos vientos de hasta 240 km/h y el centro del huracán se ubicaba a 800 km al suroeste de Bermuda, y se movía en dirección noroeste a 28 km/h.

Según informes de prensa, Joaquín ha causado al menos cuatro muertes desde el jueves en Estados Unidos.

La cadena CNN informó que una persona murió por la caída de un árbol en Carolina del Norte. Otras tres murieron en accidentes vinculados con las inundaciones en Carolina del Sur.

Mientras tanto, numerosas viviendas en extensas áreas del turístico archipiélago de Bahamas -con 385.000 habitantes y unos 1,3 millones de visitantes al año- resultaron destruidas y otras quedaron sin electricidad ni servicios telefónicos tras el pasaje de la tormenta.

"Hace 26 años que vivo aquí y nunca antes vi algo como esto", dijo Paul Turnquest, residente de San Salvador, al diario The Nassau Guardian. "Es lo peor que he visto", agregó.

La agencia de atención de emergencias de Bahamas por el momento no ha reportado víctimas mortales e indicó que evalúa los daños causados por la tormenta.

El Tribune242 reportó un fallecido en Long Island, en tanto las autoridades ordenaron sobrevuelos para evaluar los daños. Mientras en Acklins Island se reportaron al menos once casas completamente destruidas, según el legislador local Alfred Gray.

Joaquín incrementó su velocidad y se prevé que el ojo del huracán pase al oeste de Bermuda el domingo, indicó en su último reporte el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Aunque se espera que Joaquín se desplace rápidamente a la costa este de Estados Unidos, "la región del Atlántico medio será afectada por un periodo prolongado de niveles de agua elevados y grandes olas", explicó.

A lo largo de la costa este ya fueron declaradas varias emergencias y numerosos residentes fueron evacuados después de una fuerte tormenta.

Este sábado, el presidente Barack Obama declaró la emergencia para Carolina del Sur y ordenó el envío de ayuda federal a las zonas afectadas por grandes inundaciones causadas por lluvias torrenciales desde hace varios días.

El sistema AccuWeather estimó lluvias de 2,5 cm por hora en algunas áreas de las dos Carolinas.

El gobernador de Carolina del Sur, Nikki Haley, pidió a los automovilistas que eviten las carreteras. Mientras, los residentes de Carolina del Norte que residen junto al mar fueron evacuados a un terreno más alto lejos de las aguas crecientes, informaron los servicios de emergencia estatales.

En paralelo, rescatistas continuaban buscando el carguero El Faro, que desapareció con 33 personas a bordo la mañana del jueves frente a Bahamas durante el paso del huracán.

"Todavía no tenemos señales de la embarcación ni ninguna comunicación con ella, pero esperamos mejores condiciones meteorológicas para hacer una búsqueda más exhaustiva", dijo el portavoz de la Guardia Costera en Miami, Florida (sureste de Estados Unidos), Ryan Doss, a la AFP.

El buque, de 224 metros de eslora y bandera estadounidense, realizaba la ruta entre Florida y Puerto Rico y transportaba a 28 estadounidenses y cinco polacos.

Joaquín es el tercer huracán de la temporada en el Atlántico, que se extiende de junio a noviembre, y por el momento es el más potente debido a la fuerza de sus vientos.

XS
SM
MD
LG