Enlaces de accesibilidad

Mandela, más allá del bien o del mal para los cubanos


Mandela y Castro

Hay gente leal a Castro que venera al Che, pero también personas que odian a los dos. Con el líder sudafricano se da una singularidad: todos, al margen de la ideología o religión, lo reverencian

Para Josefina, de 71 años, ama de casa residente en una barrida al sur de La Habana, primero Cristo, después Mandela. Estaba en el ajetreo de preparar la comida cuando escuchó en la radio la noticia de la muerte del líder sudafricano.

“Tengo entre mis libros de cabecera una biografía sobre Mandela que la he leído tres veces. Para mí, Cristo, Mandela y Martí son los tres hombres que por actitudes y convicciones yo más respeto”, cuenta mientras escoge el arroz para la cena.

Las autoridades de la isla decretaron tres días de duelo nacional y el gobernante Raúl Castro envió un mensaje de condolencia al gobierno sudafricano. En la misiva, Castro II señalaba que ‘de Mandela no se puede hablar en pasado’.

El canal televisivo Cubavisión emitió un documental sobre la vida de Mandela realizado por la cadena Telesur y pasada las 10 de la noche colocó en pantalla el filme Invictus, con Morgan Freeman en el rol de Madiba.

Político moderno
Si usted le pregunta a cualquier cubano, en una escala del uno al 10, sobre sus ídolos, muy pocos sitúan en la lista a un político moderno. La mayoría apuestan por artistas, músicos o deportistas como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Y es que en Cuba, como en gran parte de las naciones del mundo, los políticos están a la baja. Pero cuando se habla de Mandela ya es otra cosa.

Hay gente que es leal a Castro o venera al Che. Pero también encuentras por la calle un número igual de personas que lo odian a los dos. Con Mandela se da una singularidad: todos, al margen de la ideología o religión, lo reverencian.

Lo reverencian
Niurka, una doctora cubana, estuvo dos años en Sudáfrica, prestando servicios médicos.

“Estuve en la Sudáfrica profunda, una nación inmensa, muy rica, donde coexisten diferentes etnias, creencias y culturas. A pesar de las diferencias, todos respetaban a Mandela. A mi llegada, en 1997, participé en un evento donde Mandela nos dijo unas palabras de agradecimiento. Era un hombre afable, que miraba al rostro de la gente mientras conversaba. Su dicción era correcta y hablaba en voz baja, lo que me llamó la atención, porque pertenezco a esa generación de cubanos que creció con Fidel Castro gritando consigna en una tribuna y utilizando a veces un lenguaje soez. En mi retina quedó para siempre esa imagen de Mandela”, recuerda la doctora.

Entre disidentes caló hondo
Dentro de la oposición también Mandela caló hondo. Antonio Rodiles, director de Estado de Sats, un proyecto cultural y político donde confluyen diversas vertientes y, quizás, el disidente más prometedor de la isla, considera que la herencia política de Nelson Mandela es monumental.

“Tras 27 años de prisión nos legó un mensaje de diálogo y negociación lejos de cualquier odio. Todos debemos aprender de él. El gobierno cubano, que tiene a Mandela como un amigo, debiera tomar de ejemplo su trayectoria y cómo en las difíciles coyunturas de Sudáfrica supo maniobrar por el bien de su patria”, apunta Rodiles.

En la Avenida G, una cadena de parques estrechos en la zona del Vedado, donde por las noches grupos juveniles variopintos -emos, frikis, roqueros, hippies trasnochados, reguetoneros o cultores de la música de Joaquín Sabina, Pablo Milanés o Fito Páez- entre píldoras de Parkisonil y tragos de ron barato también recuerdan a Mandela de manera irreverente y espontánea.

Quiero ser hombre libre
Mientras entona una canción popularizada en los años 80, que pedía la libertad del líder sudafricano, Osmany, 36 años, un friki de toda la vida, me muestra el tatuaje de Mandela en su espalda con la frase de primer presidente negro que tuvo Sudáfrica: "¿Qué libertad se me ofrece, mientras sigue prohibida la organización de la gente?
Sólo los hombres libres pueden negociar".

"Al igual que Mandela yo también quiero ser un tipo libre”, afirma el joven.

En un país donde nadie se pone de acuerdo y todos creen tener la razón, hombres como José Martí o Nelson Mandela están por encima del bien o el mal.

Este artículo de Iván García es tomado del Diario Las Amáricas
  • 16x9 Image

    Iván García, desde La Habana

    Nació en La Habana, el 15 de agosto de 1965. En 1995 se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. Ha sido colaborador de Encuentro en la Red, la Revista Hispano Cubana y la web de la Sociedad Interamericana de Prensa. A partir del 28 de enero de 2009 empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Desde octubre de 2009 es colaborador del periódico El Mundo/América y desde febrero de 2011 también publica en Diario de Cuba.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG