Enlaces de accesibilidad

Guardia iraní rechaza inspección de instalaciones militares


Fotografía de archivo de fecha 26 de febrero de la planta nuclear iraní en Bushehr, al sur de Irán.

El general Hossein Salami, segundo jefe de la Guardia, dijo a la televisora estatal que permitir la inspección extranjera de sitios militares equivale a "capitular".

Ningún inspector internacional entrará en las instalaciones militares de Irán en virtud de cualquier acuerdo nuclear con las potencias mundiales, dijo el domingo un alto comandante de la Guardia Revolucionaria.

El general Hossein Salami, segundo jefe de la Guardia, dijo a la televisora estatal que permitir la inspección extranjera de sitios militares equivale a "capitular". "Responderemos con plomo caliente a quienes hablan de ello", dijo Salami. "Irán no se convertirá en un paraíso para los espías. No recibiremos al enemigo con alfombra roja".

Irán y seis potencias mundiales -Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, China y Rusia- alcanzaron un acuerdo marco para frenar el programa nuclear de Teherán a cambio de un alivio en las sanciones que pesan sobre el país y esperan cerrar el acuerdo definitivo antes del 30 de junio.

La hoja de ruta del acuerdo marco difundida por el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que Irán debería permitir que la agencia nuclear de Naciones Unidas acceda a cualquier "sitio sospechoso".

Irán ha impugnado ésa y otras frases en la hoja de ruta, en particular que las sanciones solo se levantarán una vez que la Agencia Internacional de Energía Atómica certifique el cumplimiento de las condiciones por Teherán. El gobierno iraní dice que las sanciones se deben levantar el primer día de la aplicación del acuerdo.

La hoja de ruta dice que Irán ha aceptado aplicar el Protocolo Adicional al Tratado de No Proliferación, que le daría a la AIEA acceso ampliado a instalaciones nucleares, tanto declaradas como no declaradas.

Sin embargo, Salami dijo que permitir la visita de inspectores militares a una base militar equivaldría a una "ocupación" y sacaría a la luz "secretos militares y de la defensa". "Significa humillar a una nación", dijo Salami a la televisión estatal. "No se les permitiría visitar el lugar militar más corriente, ni siquiera en sueños".

Irán permitió que inspectores de la AIEA visitaran la instalación militar de Parchin en 2005 como medida para generar confianza, pero negaron otras visitas por temor al espionaje.

Los países occidentales sospechan que Irán con su programa nuclear civil busca de manera encubierta adquirir la capacidad de fabricar armas atómicas. Teherán lo niega e insiste que su programa nuclear tiene fines pacíficos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG