Enlaces de accesibilidad

noticias

HURACAN AUMENTO SU FUERZA ANTES DE ENTRAR EN CUBA


A las 8 A.M. el centro de Dennis se hallaba aproximadamente a 203 millas (324.8 kms) al sudeste de La Habana, Cuba, y a unas 272 millas (472 kms) al sur-sudeste de Cayo Hueso, Florida.

Dennis avanzaba entonces hacia el noroerste con velocidad aproximada de 16 millas por hora (26 kms/hora) y se esperaba que continuaría haciéndolo en las siguientes 24 horas y que entonces esta trayectoria llevaría al vórtice u ojo del huracán a la región central de Cuba más tarde el viernes.

El viento máximo sostenido de esta extremadamente peligrosa tormenta ciclónica era de cerca de 135 mph (215 kph) con ráfagas más fuertes. Dennis era ya un huracán Categoría 4 según la Escala Saffir-Simpson, cuyo máximo es Categoría 5.

La ciudad de La Habana se encontraba bajo aviso de huracán, lo que significaba que la capital cubana comenzaría a sentir los efectos de la tormenta dentro de las 24 horas siguientes.

Se informó que reportes de radioaficionados cubanos decían que ya había extensos apagones y daños estructurales en las partes orientales de la isla que el huracán ya estaba afectando.

El dictador Fidel Castro se presentó en la televisión estatal (la única que hay en Cuba) y en compañía de meteorólogos dijo que Dennis “va a hacer daño y bien grande” en la Isla. “Este ciclón fracasará también aquí”, dijo Castro “...tenemos una importante maquinaria de organización y defensa que funciona como un reloj”. Añadió que lo más importante es “salvar a la gente; que no se pierda una vida” y pidió que el pueblo enfrente “con disciplina” el impacto de la tormenta.

Se sabía que 200,000 personas ya habían sido evacuadas y refugiadas en lugares más seguros y que se habían instalado 800 albergues para recibirlas.

El Instituto Meteorológico de Cuba pronosticó que en la mañana del viernes el avance del huracán sobre Cuba empujaría al mar como la proa de un barco y elevaría su nivel por lo menos cuatro o cinco metros en la costa sur y que esto provocaría inundaciones en las zonas bajas del litoral.

Los aguaceros torrenciales que acompañan a Dennis se extendieron gradualmente el jueves por la noche sobre las provincias Granma, Santiago de Cuba, Holguín y Guantánamo. El viernes ocurría lo mismo en las provincias de Las Tunas, Camaguey y Ciego de Avila.

Las autoridades cubanas informaron el jueves por la noche que hubo desprendimientos de terreno y desmoronamiento de carreteras en zonas próximas a la costa sudeste, como Manzanillo y Pilón.

XS
SM
MD
LG