Enlaces de accesibilidad

Ahora que hemos conocido los efectos de este comercio subterráneo de alcohol metílico en Cuba, no está de más que la prensa pueda arrojar más datos sobre esas otras denuncias aparecidas en los medios independientes.

Nos despertamos hoy con la lamentable noticia de que un significativo número de personas, siete, han muerto en Cuba tras haber bebido alcohol metílico mientras que otro medio centenar han resultado intoxicadas. Entre estos intoxicados, al menos ocho permanecen en estado muy grave. Probablemente no es la primera vez que alguien muere en el país debido a la intoxicación provocada por sustancias de procedencia más que dudosa aunque comercializadas, de todas formas, ilegalmente.

Tampoco nos asombraríamos si algún día se dispensara algún producto pernicioso para la salud pública en los mismos establecimientos oficiales del régimen cubano. Por informes independientes recientes de la Isla nos consta que algunas personas se han quejado de la dudosa composición de productos cárnicos que se han distribuido en establecimientos estatales, de aquellos de los que, en principio, habría que confiar.

Pero resulta bastante difícil en un país como Cuba confiar incluso de lo oficial.
Hemos conocido algunos detalles de la tragedia, acaecida en un barrio pobre (de los tantos que hay en La Habana), a través de la prensa estatal que, al parecer, va haciendo algún caso a esos mandatos de cambio que la jerarquía del régimen impone en los últimos meses. De todas formas, falta deshacerse de muchas ataduras, entre las cuáles no tener reparos en dar la noticia con nombres y apellidos.

En el caso que nos ocupa, los lectores de Granma tienen que llegar a mitad del artículo para obtener la información de que siete personas han fallecido en Cuba por el consumo de ese alcohol metílico. Es obvio que la prensa todavía trabaja como cortafuegos para el régimen y en este caso se nos revela nuevamente esa función primordial de los periodistas oficiales: son el dique de contención, lavacara de las autoridades y el Partido, por eso el Granma no dejará de ser el “órgano oficial del Partido Comunista de Cuba”.

Probablemente la dimensión de la tragedia ha hecho que en esta ocasión el régimen haya optado por facilitar que la noticia llegara a la prensa estatal antes de que empezara a correr como la pólvora por La Habana y toda la Isla. A pesar de todo todavía hay esa resistencia a dar la verdadera noticia. En todo el mundo cuando se produce una tragedia el número de muertos es el titular de la información. En Cuba, en cambio, lo incluyen casi como un detalle accesorio a la información general sobre la eficiente actuación de los médicos cubanos. Con todo ello revelan su inseguridad y demuestran, una vez más, identificar la información como algo pernicioso en sus cálculos propagandísticos, porque es evidente que para ellos primero está el interés de partido y luego, en todo caso, el interés general sobre aquello que afecta a todos los ciudadanos.

Ahora que hemos conocido los efectos de este comercio subterráneo de alcohol metílico en Cuba no está de más que la prensa pueda arrojar más datos sobre esas otras denuncias aparecidas en los medios independientes acerca de los productos cárnicos vendidos en sitios estatales y que han provocado indigestión a sus consumidores. Es menos probable que nos enteremos de estas otras estafas, ya que la información asestaría nuevamente un duro golpe de imagen al régimen. Por eso habrá que seguir estando atentos a los reportes de la prensa independiente.
  • 16x9 Image

    Joan Antoni Guerrero Vall

    Joan Antoni Guerrero Vall (Reus, España, 1979) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ha trabajado y colaborado con agencias de noticias como Europa Press y ANA, con periódicos en lengua catalana como el AVUI, ARA, Diari d'Andorra o Diari de Tarragona, así como en el semanario El Temps, Nació Digital o la antigua COM Ràdio. Combina sus colaboraciones periodísticas con actividades de comunicación para instituciones educativas como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) o también culturales. En 2009, tras varios viajes a Cuba, decidió crear un blog sobre la Isla. Bajo el título Punto Cuba, el autor pretende ofrecer una visión externa y desde la distancia sobre lo que sucede en la Isla, con especial interés sobre las dinámicas de oposición al gobierno cubano, tanto sobre el espacio físico como el digital, así como observar la lucha del pueblo cubano por la recuperación de sus derechos fundamentales. Colabora con Radio Martí desde 2010. Al mismo tiempo, forma parte del equipo que lanzó la versión en catalán de la plataforma de blogueros Global Voices, colectivo con el que obutvo el Premio Blogs Catalunya 2013 en la categoría de Nuevos Medios.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG