Enlaces de accesibilidad

Guantanameros viven bajo el peligro de minas antipersonales


Base Naval de Guantánamo. Enviado especial de TV Martí.

Sembradas por el Gobierno cubano para supuestamente defenderse de una invasión estadounidense, estas minas antipersonales solo han acabado con vidas cubanas.

La inclusión de Cuba entre los 11 países potenciales productores de minas antipersonales del mundo, llama la atención sobre el peligro con que han vivido por casi 50 años los habitantes de los poblados cercanos a la Base Naval de Guantánamo.

El Gobierno cubano colocó minas antipersonales en los 117 kilómetros cuadrados que rodean la Base Naval de Guatánamo, según la versión oficial, como un medio de defensa ante una eventual invasión estadounidense por esa región del país.

"El único objetivo que hasta el momento ha cumplido este campo minado es mutilar y eliminar vidas cubanas", dijo el periodista independiente Anderlay Guerra, en el programa Cuba al Día, de Radio Martí.

Los terrenos más sembrados de minas colindan con los poblados de Caimanera y Boquerón, donde los vecinos viven en constante peligro de que animales o personas detonen los artefactos por accidente.

El periodista independiente Anderlay Guerra recordó la muerte de dos niños por la explosión de una mina cuando andaban por los alrededores de su escuela, una antigua unidad militar.

"Plantaban estas minas en el perímetro; convirtieron el lugar en escuela y nunca revisaron que había estos artefactos activos", precisó Guerra.

El periodista independiente José Manuel García, vecino de la zona, contó sobre la muerte de 22 jóvenes que cumplían el servicio militar cuando el camión donde viajaban camino a la unidad militar cubana detonó una mina.

Los periodistas de la agencia Palenque Visión dijeron que en la actualidad no se conoce la posición exacta de muchas de estas minas y los propios militares han sido víctimas de ellas, en la mayoría de los casos jóvenes que carecen de la experiencia para lidiar con este tipo de armamento.

La zona fronteriza no representaría un riesgo para Cuba desde el punto de vista militar, porque las autoridades de ambos países mantienen intercambios periódicos de información y visitas de diplomáticos.

La base estadounidense está custodiada por efectivos de las fuerzas armadas cubanas, cuatro cercas de alambrado electrificadas, decenas de miles de minas antipersonales y antitanques y sensores de movimiento.

"¿Para qué un campo minado, que militarmente no cumple ningún objetivo?", comentó el periodista independiente guantanamero José Manuel García. "Lo que le preocupa al Gobierno es tener el perímetro minado para que las personas en Cuba no vayan en busca de su libertad".

Los habitantes de la zona han pedido a las autoridades que se retiren las minas antipersonales, pero el Gobierno se ha negado, argumentando con el peligro de una invasión estadounidense.

El régimen de La Habana es el único gobierno de América Latina que no ha suscrito el acuerdo mundial para eliminar ese tipo de arma.

please wait

No media source currently available

0:00 0:19:58 0:00

XS
SM
MD
LG