Enlaces de accesibilidad

Gran Bretaña acusa a Rusia y China de abandonar al pueblo sirio


El Consejo Nacional Sirio (CNS) afirma que es "una autorización al régimen de Damasco para asesinar"

El ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, acusó el sábado a Rusia y a China de haber "abandonado" al pueblo sirio, al vetar en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que condena la represión sangrienta en Siria.

"Por su actitud, abandonan al pueblo sirio y sólo alientan al régimen brutal del presidente (Bashar) al Asad a cometer aún más matanzas, como ocurrió en Homs estas últimas 24 horas", declaró el ministro en un comunicado.

La agencia AFP dijo que el embajador ruso ante la ONU indicó el sábado que el proyecto de resolución contra la represión en Siria que vetó su país en el Consejo de Seguridad era "desequilibrado" y acusó a las potencias occidentales de buscar únicamente un cambio de régimen en Damasco.

El Consejo Nacional Sirio (CNS), la principal organización opositora del país, calificó el veto de Rusia y China a una resolución sobre Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU como "una autorización al régimen de Damasco para asesinar".

Rusia y China vetaron el sábado por segunda vez en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que condena la represión en Siria y que era apoyado por el resto de los países del máximo organismo de decisión de Naciones Unidas.

El nuevo veto ruso y chino tiene lugar luego de que la oposición siria informase de la muerte de más de 230 civiles en la noche del viernes al sábado como consecuencia de los bombardeos sobre la ciudad de Homs.

El nuevo proyecto de resolución, que reemplazaba a otro más duro descartado de plano por Rusia, no pedía explícitamente que el presidente Bashar al Asad deje el poder.

Después de diez meses de violencia en Siria en los que, según la ONU, murieron más de 5.400 personas, la comunidad internacional no logra ponerse de acuerdo para detener la represión en ese país.

Un dirigente del CNS, Ahmad Ramadn, dijo a Efe que el veto es "un intento de detener cualquier proceso político para dar una solución a la crisis en Siria y deja la puerta abierta al lenguaje de la muerte".

Ramadn explicó que el Consejo actuará ahora en dos frentes: acudir a la Asamblea General de la ONU para pedir el apoyo de los estados miembros, y se dirigirá a los pases árabes y a sus aliados para formar un grupo de contacto internacional que trabaje para aislar al régimen con el fin de que no le lleguen "las herramientas de la muerte que le ofrecen amigos como Rusia".

XS
SM
MD
LG