Enlaces de accesibilidad

Graham: noveno aspirante a nominación presidencial republicana


El senador republicano Lindsey Graham, en foto de archivo.

El senador, que ganó sus primeras elecciones al Congreso estadounidense en 1994, dijo que tiene "más experiencia en seguridad nacional que ningún otro candidato en esta contienda", incluida Hillary Clinton.

El senador por Carolina del Sur, Lindsey Graham, se convirtió hoy en el noveno aspirante a la nominación presidencial republicana para las elecciones de 2016, con un acto en el que prometió derrotar a los enemigos de Estados Unidos y proyectar una imagen de fuerza en el mundo.

Graham, a punto de cumplir 60 años, eligió la pequeña localidad de Central (Carolina del Sur), donde nació y creció, para dar un discurso monopolizado por la política exterior, campo en el que el veterano legislador se ha posicionado como una de las voces más importante del bando conservador.

"Quiero ser presidente para derrotar a los enemigos que intentan matarnos. No solo penalizarlos, criticarlos o contenerlos, sino acabar con ellos del todo", aseguró Graham, que se refirió a la política de "paz a través de la fuerza" de Ronald Reagan durante la guerra fría.

El senador, que ganó sus primeras elecciones al Congreso estadounidense en 1994, dijo que tiene "más experiencia en seguridad nacional que ningún otro candidato en esta contienda", incluida Hillary Clinton, exsecretaria de Estado y aspirante a la Presidencia en el lado demócrata.

Con más de 20 años en el Congreso a sus espaldas, Graham se ha convertido, junto con el senador y excandidato presidencial John McCain, en el "halcón" pro-militar por excelencia, algo en lo que intentará basar su aventura hacia la Casa Blanca.

Todo el discurso de presentación de hoy transitó por la idea de
que Estados Unidos debe garantizar su seguridad e intereses a través
de la proyección de fortaleza frente a terroristas, como los del
Estado Islámico (EI), o naciones adversarias, como Irán, China o
Rusia.
"He llegado a la conclusión de que nunca vamos a gozar de una
coexistencia pacífica con el Islam radical", aseveró Graham, quien
criticó al presidente, Barack Obama, por una política exterior que,
según dijo, se basa en ilusiones.
Asimismo, el ahora aspirante presidencial señaló a Irán y sus
ambiciones nucleares como la mayor amenaza contra la estabilidad
mundial y para Israel, país "que está en riesgo por el liderazgo
fallido de Obama".
"Me presentó a presidente porque tengo la experiencia, el juicio
y la voluntad de negar a los regímenes más radicales las armas más
peligrosas. Pero para derrotar a este enemigo se requiere algo más
que el poder militar. La más poderosa arma en nuestro arsenal no es
un arma, es una idea", sintetizó el senador.
Graham, hijo de una familia modesta, fue precedido en su
intervención por su hermana menor, Darline Graham, de la que cuidó
tras la muerte de sus padres cuando era un veinteañero estudiante
universitario.
Si superara las primarias republicanas y, posteriormente, las
elecciones presidenciales de noviembre de 2016, Graham se convertirá
en el primer mandatario estadounidense que llega a la Casa Blanca,
sin estar casado y tener hijos, desde James Buchanan (1857-61).
La soltería privaría a Graham de uno de los activos más
importantes en una campaña política estadounidense: la familia, algo
tan esencial como el programa electoral o una historia de
superación, a la que todo candidato da lustre o defiende de las
críticas durante la contienda.
Graham no cuenta, por el momento, con un gran apoyo a sus
aspiraciones presidenciales, ni siquiera en su estado, donde le
siguen viendo aún más como un legislador que como un posible
inquilino de la Casa Blanca.
Una encuesta de abril realizada por la universidad de Winthrop
señalaba que algo más de la mitad de los votantes de Carolina del
Sur no tienen pensado votar por él en las elecciones primarias
republicanas.

XS
SM
MD
LG