Enlaces de accesibilidad

Gorbachev llega a los 85 en bronca con Putin


Gorbachev cambió la vida de millones de soviéticos, alemanes, polacos, búlgaros, albaneses, rumanos, húngaros, chinos, angoleños y cubanos.

Los reformistas no son felices, dijo Mijaíl Serguievich Gorbachev a la prensa horas antes de celebrar su cumpleaños 85. Escogió la fecha para presentar su libro "Mijaíl Gorbachev en vida", que recopila citas, entrevistas, cartas y documentos del ex presidente soviético y sus asesores y ayudantes más cercanos.

El único presidente que tuvo la Unión Soviética fue el más admirado y querido de los líderes del Kremlin en Occidente y el que menos estiman los rusos, pero es aceptado por los otros residentes de las otras 14 repúblicas de la URSS, que se independizaron en 1991.

En Rusia, desde el presidente Vladimir V. Putin hasta el director de cine y presidente de la Unión de Cineastas, Nikita S. Mijalkov, acusan a Gorbachev de ser el culpable de la desaparición de la URSS.

El cineasta ruso, considera como “criminal” la actuación de Gorbachev y Putin, en noviembre del 2012, en una intervención a todo el país criticó al ex presidente soviético por la desaparición de la URSS, pues según el ahora mandatario ruso “no había que enterrar la cabeza en la arena y enseñar el fondillo y luchar por la integridad territorial de nuestro Estado”.

Caricaturas de Garrincha
Caricaturas de Garrincha

La realidad es que Gorbachev cambió la vida de millones de soviéticos, alemanes, polacos, búlgaros, rumanos, albaneses, húngaros, chinos, angoleños y cubanos.

Hizo que el mundo cambiara sin que se derramara sangre. No envió soldados fuera de las fronteras de la URSS, regresó a los que invadieron Afganistán. Sacó de la cárcel y del destierro a los opositores y disidentes, autorizó el retorno de Andrei D. Sajarov de la Siberia a Moscú. No se le ocurrió al entonces Secretario General del PCUS invadir Polonia cuando Solidaridad ganó las elecciones parlamentarias, ni cerrar Berlín cuando los germanos cruzaban en 1989 el muro de la zona oriental a la occidental.

A Cuba le pidió cuentas por el despilfarro de la cuantísima ayuda material que enviaban por décadas los soviéticos, no siguió apoyando a La Habana en sus aventuras africanas y puso fin a la contienda civil en Angola.

Aprovechó entonces Gorbachev su cumpleaños para criticar el despotismo del presidente ruso. En un artículo que publicara en el diario Novaya Gazeta, dijo que se debe evitar el autoritarismo que se ve en la política interna rusa y afirma que no surgio recientemente, y cita ya la década de los noventa cuando se forjó un poder muy personalizado.Y lanzó un grito - hoy nos falta lo principal: democracia.

el glasnost fue la reina de la democracia, donde comenzó la libertad de expresión y opinión

Recordó que los conceptos de “democracia controlada” o “poder vertical” aparecieron en nombre de la estabilización del país y el mejoramiento económico. Y se logró la estabilidad, reconoce Gorbachev, pero fue en detrimento de la democracia real, de la independencia parlamentaria, de los jueces, de los medios de prensa; y agrega que el crecimiento económico fue por los altos precios del petróleo y el gas en los mercados internacionales. Entonces emite su veredicto, hay que regresar al camino de la democracia real.

Para ello pide el ex presidente soviético no dividir a las personas en buenos y malos, en rojos y azules, en patriotas y liberales; sin ponerse a buscar enemigos, quinta columna y agentes extranjeros.

En otros medios que en estos días le entrevistan Gorbachev reconoció: “el glasnost fue la reina de la democracia, donde comenzó la libertad de expresión y opinión, que después fue a la televisión, empezado la sociedad a dedicarse a solucionar sus problemas, tomar parte en las decisiones. Y eso fue lo más importante de lo que hicimos”.

  • 16x9 Image

    Álvaro Alba

    Historiador y periodista especializado en temas de Europa del Este y la ex Unión Soviética. Máster en Historia por la Universidad Estatal de Odesa, Ucrania. Premio Emmy 2017 (Emmy Award) en la categoría de Documental Histórico.

    Ha publicado en ABC, Diario de Las Américas, El Nuevo Herald, entre otros. Actualmente trabaja en MartiNoticias.com. Autor de Castro y Stalin, almas gemelas (2002); En la pupila del Kremlin (2011) y Rusia: la herencia del estalinismo (2012). Es Asociado Principal de Investigación (Senior Research Associate) del Centro de Estudios Cubanos (Cuban Studies Institute CSI) de Miami y miembro de la Asociación para Estudios Eslavos y del Este de Europa (ASEEES).

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG