Enlaces de accesibilidad

Gobierno federal de EEUU se queda sin fondos para operar


Vista del Capitolio en Washington D.C., desde la avenida Constitution.

En una previsible votación del Senado, una medida de financiamiento temporal que necesitaba 60 votos para ser aprobada sólo obtuvo 50. Los demócratas exigen que no se deporte a unos 700.000 jóvenes inmigrantes. El Congreso continúa buscando hoy una solución

El cierre del gobierno federal de Estados Unidos por falta de fondos entró en vigor a la medianoche del viernes, suspendiendo todas las operaciones a excepción de las esenciales y empañando el primer aniversario de la toma de posesión del presidente Donald Trump.

El Director de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB), Mick Mulvaney, emitió anoche un memorando ordenando a las dependencias del gobierno que comenzaran el cierre.

El memo precisaba que debido a que OMB no tiene una señal clara del Congreso de que actuará para financiar al gobierno, es necesario ejecutar los planes "para un cierre ordenado" debido a la ausencia de asignaciones.

Las negociaciones de último minuto fracasaron cuando los senadores demócratas bloquearon una extensión de cuatro semanas en una votación a última hora, causando el cuarto cierre del gobierno en 25 años. La situación que derivó en el cierre gubernamental careció de drama: La votación del Senado, 50-48 era previsible (se necesitaban 60 votos para aprobar la medida) y, dado que el comienzo de las medidas excepcionales coincide con el fin de semana, muchos de sus efectos inmediatos pasarán desapercibidos por ahora para la mayoría de los estadounidenses.

Se trata del primer cierre del Ejecutivo desde octubre de 2013, cuando el entonces presidente Barack Obama afrontó 16 días de parálisis por el bloqueo que ejercieron los republicanos.

Entonces, Obama mandó a sus casas, suspendidos de empleo, a más de 800.000 trabajadores públicos ─los considerados "no esenciales"─
cerró museos y parques nacionales y canceló tratamientos experimentales en los centros médicos de investigación federales.

El Congreso convocó una sesión extraordinaria para este sábado a fin de empezar a estudiar una versión de la medida de gastos a corto plazo para tres semanas, y de paso aclarar que está trabajando mientras entra en vigor el cierre.

La entrada en vigor del cierre gubernamental no está exenta de riesgos políticos para ambos partidos, que apuestan porque los votantes castiguen al otro en la cita en las urnas de noviembre próximo.

Tras horas de reuniones a puerta cerrada y llamadas telefónicas, el Senado votó a última hora de la noche el plan aprobado previamente por la Cámara de Representantes. Un puñado de demócratas cambiaron el sentido de su voto y respaldaron la medida en lugar de asumir un posible costo político, mientras que cuatro republicanos votaron en contra.

Incluso antes de la votación, Trump se mostró pesimista sobre el resultado y tuiteó "No pinta bien". El mandatario culpó por la situación a los demócratas, quienes, según dijo, querían que el cierre “ayudase a reducir el éxito” de la reforma fiscal que él y los republicanos sacaron adelante el mes pasado. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, calificó más tarde a los demócratas de "perdedores obstruccionistas”.

Un puñado de demócratas cambiaron el sentido de su voto y respaldaron la medida en lugar de asumir un posible costo político, mientras que cuatro republicanos, entre elllos el senador por Arizona Jeff Flake, votaron en contra.

La Seguridad Social y la mayor parte de los programas de bienestar social no se verán afectados por la paralización de las autoridades federales. Las funciones críticas del ejecutivo se mantendrán, y los miembros de los servicios uniformados, inspectores sanitarios y agentes de la ley trabajarán sin sueldo. Pero si no se alcanza un acuerdo antes del lunes, cientos de miles de empleados federales quedarán temporalmente sin trabajo.

La mayoría de los demócratas rechazaron la ley de gastos en un esfuerzo por presionar a la Casa Blanca para lograr un acuerdo que proteja a los inmigrantes “dreamers”, que llegaron al país de forma ilegal cuando eran niños y no tienen los papeles en regla, antes de que el programa que los ampara expire en marzo.

Como era de esperar, ambos partidos se apresuraron para culparse mutuamente.

Los demócratas responsabilizaron a los republicanos, que controlan las dos cámaras del Congreso y la Casa Blanca y han tenido problemas para lograr un consenso interno.

Los republicanos, por su parte, declararon que la responsabilidad recae en los demócratas tras negarse a proporcionar los votos necesarios para superar el bloqueo en el Senado por su deseo de forzar la aprobación de una ley para proteger de la deportación a más de 700.000 jóvenes inmigrantes.

¿Cómo partes clave del gobierno federal se verán afectadas por el cierre?

Servicio de ingresos internos

Un plan de cierre publicado en el sitio web del Departamento del Tesoro muestra que casi el 44 por ciento de los 80,565 empleados del Internal Revenue Service (IRS), estarán exentos de ser suspendidos durante el cierre. Eso significa que deberán ser enviados a casa casi 45,500 empleados cuando la agencia se está preparando para el inicio de la temporada de presentación de impuestos y asimilando grandes cambios realizados por la nueva ley impositiva del Partido Republicano.

Departamento de Salud y Servicios Humanos

La mitad de los más de 80,000 empleados serán enviados a casa. Los programas clave continuarán funcionando porque sus fondos tienen una autorización continua y no dependen de la aprobación anual del Congreso. Pero pueden ocurrir interrupciones críticas en la vasta jurisdicción de los programas, incluido el de "gripe estacional". ​Medicare, que asegura a casi 59 millones de personas mayores y discapacitadas, continuará. Y también lo hará Medicaid, que cubre a más de 74 millones de personas discapacitadas y de bajos ingresos, incluida la mayoría de beneficiarios de ancianatos. Los estados continuarán recibiendo pagos por el Programa de Seguro de Salud para Niños, que cubre alrededor de 9 millones de beneficiarios. Sin embargo, el financiamiento a largo plazo para el programa se agotará pronto a menos que el Congreso actúe para renovarlo. En lo profundo de una dura temporada de gripe, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades no podrán apoyar el programa anual de gripe estacional del gobierno. Y la capacidad de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), para responder a los brotes de enfermedades se reducirá significativamente.

El Departamento de Justicia

Cerca de 115,000 empleos encargados de la seguridad pública del Departamento de Justicia, se les permitirá seguir trabajando durante el cierre. El asesor especial del equipo de Robert Mueller que investiga la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016 también continuará trabajando, pero su oficina se cerrará indefinidamente. Los más de 95,000 empleados que están "exentos" incluyen a la mayoría de los miembros de la división de seguridad nacional, abogados estadounidenses y la mayor parte del FBI, la Administración Antidrogas, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, el Servicio de Alguaciles Federales y la Prisión Federal. Los casos criminales continuarán, así como también los casos civiles que se pospondrán siempre que no comprometa la seguridad pública. La mayoría de los entrenamientos policiales se cancelarán, para el plan de contingencia del departamento.

Departamento de Estado

Muchas de las operaciones del Departamento de Estado continuarán cerradas. El procesamiento de pasaportes y visas, que en gran parte se autofinancia con las tarifas al consumidor, no se cerrará, pero su sede en Washington, DC, con 300 embajadas, consulados y otras misiones diplomáticas en todo el mundo, serán suspendidas.

Departamento de Defensa

Los militares de EE. UU. continuarán luchando en misiones en todo el mundo, incluidos Iraq, Siria y Afganistán. Sin embargo, aunque deben reportarse, no serán pagados hasta que el Congreso apruebe los fondos.

Agencias de inteligencia de los EE.UU.

La mano de obra de 17 agencias de inteligencia de los Estados Unidos se reducirá significativamente. Si bien pueden mantenerse en su lugar de trabajo, no se les puede pagar durante el cierre. En el pasado, sin embargo, se les pagó retroactivamente, incluso si se les ordenó quedarse en casa.

Departamento de Seguridad Nacional

Un vocero del departamento dijo que casi el 90 por ciento de los empleados se consideran esenciales y que continuarán desempeñando sus funciones durante el cierre del gobierno. La mayoría de los empleados de Aduanas, Protección Fronteriza y Administración de Seguridad en el Transporte permanecerán en el trabajo, de acuerdo con el plan de cierre del departamento. El Servicio de Inmigración y Aduanas será del 78 por ciento, lo que significa que más de 15,000 de los empleados de la agencia seguirán trabajando. El Servicio Secreto retendrá a más de 5,700 empleados durante el cierre.

Departamento del Interior

El Departamento del Interior dijo que los parques nacionales y otras tierras públicas seguirán siendo lo más accesibles posible. Esta posición es distinta respecto a cierres anteriores, cuando la mayoría de los parques se cerraron y se convirtieron en símbolos de alto perfil de disfunción.

Departamento de Transporte

Más de la mitad - 34,600 - de los 55,100 empleados del Departamento de Transporte continuarán trabajando en el cierre. La mayoría de los que se quedan son de la Administración Federal de Aviación, que opera el sistema nacional de control de tráfico aéreo. Los controladores y los inspectores de aviación, oleoductos y seguridad ferroviaria se encuentran entre los que continuarían trabajando, para certificar nuevas aeronaves, entrenar nuevos pilotos de aire, entrenar nuevos controladores y certificarse. En la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, se les pedirá a los investigadores que revisen la situación y se someterán a pruebas. La Administración Federal de Carreteras y la Administración Federal de Seguridad de Autotransportes, cuyas operaciones se pagan en gran medida con cargo al Fondo Fiduciario Federal de Autopistas, continuarán con la mayoría de sus funciones. Los ingresos del fondo provienen de los impuestos federales y los impuestos al diesel, que se seguirán recaudando.

Institutos Nacionales de Salud

El Dr. Anthony Fauci, jefe de enfermedades infecciosas de la agencia, dijo que las operaciones no se vería afectadas. El NIH es la agencia principal del gobierno responsable de la investigación biomédica y de salud pública en 27 institutos y centros. Su investigación abarca desde estudios de cáncer hasta pruebas y creación de vacunas.

Agencia de Protección Ambiental

El administrador de EPA Scott Pruitt, dijo en un correo electrónico a todos los empleados de la EPA que el organismo tenía "recursos suficientes para permanecer abierto durante un tiempo limitado".

(Con información de AP, EFE, The Hill y VOA)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG