Enlaces de accesibilidad

Gimnasta cubano critica desigualdad social en la isla


Charles "Charlie" Tamayo.

El gimnasta Charles "Charlie" Tamayo, quien abandonó Cuba en 2003, para vivir en EEUU, afirma que los atletas cubanos son discriminados en la isla y no reciben la misma alimentación.

El gimnasta Charles "Charlie" Tamayo, quien abandonó en 2003 la delegación cubana en Anaheim, Estados Unidos, durante un campeonato mundial de gimnasia, criticó el sistema imperante en la isla. Afirmó al sitio web de deportes DeadSpin.com, que existe un trato desigual para las personas que asisten a las cafeterías en los centros de entrenamiento.

Tamayo, quien acaba de ser contratado como entrenador asistente en la Universidad de Georgia, EEUU, dijo que en Cuba existen tres lugares diferentes (niveles) para que los atletas, entrenadores y empleados coman.

"Ellos comenzaron a crear esta división donde solía haber tres lugares diferentes para que la gente comiera. Tenían uno para los entrenadores y todos los empleados... otro lugar regular que era para todos los atletas... y un tercer espacio que era para los campeones de los Juegos Panamericanos, Medallistas panamericanos, campeones del mundo, y los Juegos Olímpicos".

Explicó que solamente pudo comer en el restaurante destinado a los mejores atletas tras ganar una medalla en el campeonato mundial de gimnasia en 2001, pero calificó de muy mala, la comida que le ofrecen a los empleados, incluidos los entrenadores. Dijo que era una m---da).

Tamayo destacó que ahora, en su nueva vida en EEUU, puede comer todo lo que él desea, sin las restricciones que tenía en Cuba.

Recordó que se sintió muy mal en la isla cuando pensaba que él podía comer un poco mejor que sus padres, por lo que los fines de semana les llevaba parte de lo que le habían ofrecido a él.

También criticó la forma en que el Gobierno cubano controla los viajes al exterior de los deportistas. "Hay muchas restricciones presupuestarias".

"No teníamos dinero", dijo. Tamayo señaló que durante su época, el gimnasta Eric López, era a veces el único enviado a una competencia. "A veces pasabas seis, siete años sin ir a ninguna parte", dijo. Así que incluso si un gimnasta trabajó duro y mostró que era una promesa deportiva, él o ella no podrían tener la oportunidad de viajar para competir, y por lo tanto no podrían entrar en el comedor exclusivo para los atletas, que era la mejor recompensa".

Además, Tamayo mostró su frustración porque tenía que entregar sus premios a la federación y al Gobierno. Agregó que su deserción fue premeditada. "Comencé a ver muchos, muchos olímpicos que venden sus medallas olímpicas porque no tienen nada", pocos incentivos en la isla, indicó.

(Redactado por Jorge P. Martínez, con información de DeadSpin.com)

XS
SM
MD
LG