Enlaces de accesibilidad

La difícil tarea de enfrentar al imperio ruso desde la diplomacia


Yuri Sergeyev, embajador de Ucrania ante Naciones Unidas, cuenta los retos de su país ante la intromisión sin límites del Kremlin.

El embajador de Ucrania ante Naciones Unidas, Yuri Sergeyev, ofreció una conferencia en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), sobre "Las perspectivas de su país en un mundo incierto".

El peligroso precedente ruso

Desde el inicio de su presentación, el diplomático fue enfático en recordar que Rusia viola las leyes internacionales con la invasión y ocupación de Crimea; con la intromisión en los asuntos internos de Ucrania, en especial en el este del país. Y alertó que "Rusia ha creado un precedente peligroso" cuando hizo oficial, a través de la Duma y la firma presidencial, la anexión de un territorio vecino.

Al Rusia tener un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, y el poder de veto, se hace muy difícil el debate en Naciones Unidas, declaró Sergeyev, quien lleva ya más de año y medio en una perenne discusión con el embajador ruso Vitali Churkin.

Desde enero del 2015, el Consejo de Seguridad de la ONU se ha reunido en 28 ocasiones para tratar la crisis de Ucrania, desde la intromisión en sus asuntos internos, la anexión de Crimea o el derribo del avión de Malasia sobre Ucrania, sin que se lograra un acuerdo por el veto de Rusia.

El representante permanente de Ucrania en la ONU declaró que el objetivo de su país es recuperar la integridad territorial, tanto en la península de Crimea como en la zona este del país, donde todavía existen zonas dentro de las regiones de Donetsk y Luganks, denominadas "Republicas Populares".

Donde haya un rusoparlante puede atacar Rusia

Bajo el pretexto de la defensa de los rusoparlantes, el Kremlin agrede a sus vecinos, recordó el diplomático, por lo que afirma que hay inseguridad en las relaciones con Rusia para las naciones limítrofes con Rusia.

Ni siquiera la firma de un acuerdo o tratado con el Kremlin garantiza la estabilidad, y puso como ejemplo el Tratado de Budapest, firmado en 1994 por Ucrania en la capital húngara, donde los ucranianos entregaron su arsenal nuclear a cambio de la integridad territorial del país, con la rúbrica de Estados Unidos, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Federación Rusa.

Si la élite política rusa considera que la comunidad rusoparlante que radica en Miami es discriminada, el Kremlin puede, por la fuerza, venir en su defensa, alerta el diplomático, que preside el Sexto Comité de Naciones Unidas, encargado de las cuestiones legales para la Asamblea General.

Lo único que ha evitado una guerra entre Ucrania y Rusia, hasta el momento, ha sido la contención de las autoridades de Kiev, quienes han optado por la variante diplomática y de presiones internacionales a Rusia antes de ir a una confrontación bélica, dice Sergeyev, quien fue embajador en Grecia, Albania y Francia.

La actuación de Rusia ha roto la fe en las leyes internacionales, dejando a un lado la cultura de la confianza por la del cinismo en la política internacional, dijo el embajador, quien considera que Rusia ha creado un peligroso caos en el sistema internacional de leyes.

El embajador se preguntó si los ataques de Rusia en el este de Ucrania, la anexión de Crimea, Osetia del Sur y Abjasia hubieran podido ocurrir de no haber estado Putin en el poder. La respuesta a su pregunta fue no, y recordó los acuerdos firmados con Boris Yeltsin sobre el destino de la Flota del Mar Negro, e inclusive los ataques de la Duma en la década de los 90 para recuperar Sebastopol.

La URSS, una tragedia rusa

Para los políticos rusos, la desaparición de la URSS es una tragedia personal, dijo Sergeyev, de ahí que la política exterior rusa, en relación con los estados que una vez formaron la Unión Soviética sea de revancha. El Kremlin una subordinación de las naciones vecinas, sin que tenga que ser en el mismo marco que existió con la URSS.

Ya en abril del 2008, durante la Cumbre de la OTAN en Bucarest, Rumania, adonde asistió Putin como invitado para el encuentro bilateral OTAN-Rusia, dijo que "Ucrania es un estado muy complicado" donde Rusia tiene intereses.

De ahí el propósito del Kremlin de que esas vecinas naciones no tengan una política exterior propia y su economía dependa de suministros y mercados rusos. En aquella Cumbre de Bucarest, Putin fue el "lobista" principal para que Georgia y Ucrania no entraran en la Alianza Atlántica. En el verano del 2008 tropas rusas ocuparon dos regiones de Georgia, Osetia del Sur y Abjasia.

Desgraciadamente, enfatizó el funcionario ucraniano, su país es un campo de experimento para la política exterior de Putin, centrada en retar a Estados Unidos.

Twitter y Facebook son más efectivos que los comunicados oficiales

El mundo moderno, que se comunica más rápido por las redes sociales, hace que Ucrania tenga que hacer énfasis en el uso de Facebook, Twitter e Instagram para enfrentarse a la maquinaria de propaganda rusa.

Sergeyev, quien en la Cancillería de Kiev encabezó la dirección de Información, la oficina de prensa y el secretariado del Ministro de Relaciones Exteriores, alertó sobre la expansión de Russia Today, "un ejército de propaganda con un contenido difamatorio e inexacto".

En América Latina, dice el embajador, cada vez es mayor la presencia de Actualidad RT, la versión en español de Russia Today, y varios de sus colegas latinoamericanos en Naciones Unidas han compartido su preocupación por la avalancha de desinformación que proviene de los medios de prensa rusos.

Por su experiencia personal, de madre ucraniana y padre ruso, Yuri Sergeyev, atestigua que en su país no hay animadversión contra los rusos, con quienes por siglos han convivido y en una misma familia se habla hasta tres idiomas diferentes. La repulsa es contra el régimen de Putin, contra la política del Kremlin.

El encuentro fue celebrado en la Escuela de Relaciones Exteriores y Públicas bajo el auspicio del Programa Vaclav Havel de Derechos Humanos y Diplomacia y el Programa de Estudios Europeos y Euroasiáticos.

  • 16x9 Image

    Álvaro Alba

    Historiador y periodista especializado en temas de Europa del Este y la ex Unión Soviética. Máster en Historia por la Universidad Estatal de Odesa, Ucrania. Premio Emmy 2017 (Emmy Award) en la categoría de Documental Histórico.

    Ha publicado en ABC, Diario de Las Américas, El Nuevo Herald, entre otros. Actualmente trabaja en MartiNoticias.com. Autor de Castro y Stalin, almas gemelas (2002); En la pupila del Kremlin (2011) y Rusia: la herencia del estalinismo (2012). Es Asociado Principal de Investigación (Senior Research Associate) del Centro de Estudios Cubanos (Cuban Studies Institute CSI) de Miami y miembro de la Asociación para Estudios Eslavos y del Este de Europa (ASEEES).

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG