Enlaces de accesibilidad

Poco entusiasmo entre empresarios alemanes por invertir en Cuba


Un grupo de personas habla el stand del fabricante cubano de licores Cuba Ron

La Feria de La Habana y la nueva ley son parte de un empuje que el Gobierno espera del capital en el país.

Andreas Knobloch, corresponsal alemán de la publicación DW, escribe desde La Habana que ahora que la economía cubana ha tomado medidas para abrirse al capital extranjero, el Gobierno cubano espera atraer a potenciales inversores con numerosos incentivos. "Pero hacer negocios en Cuba exige un enfoque diferente", sostiene el periodista.

"El mercado cubano tiene muchas características especiales", dijo Stephan Gruber, uno de los directores de la Casa Alemania, una organización que agrupa a las empresas de ese país que deseen hacer negocios en Cuba. "Sin embargo, acota, el corto plazo no funciona en Cuba".

Alemania estuvo representada en la 32ª Feria Internacional de La Habana (FIHAV 2014), que se acaba de cerrar. Alrededor de 2.000 empresas procedentes de 60 países participaron en la semana de duración que abarca más de 18.000 metros cuadrados. 37 expositores viajaron desde Alemania, la mayoría de ellos expertos en tecnología e ingenieros y, según se reportó, por tercer año consecutivo, el pabellón alemán estaba completamente lleno.

"No es un secreto que Cuba se encuentra en una fase de transición. Durante varios años, el país ha estado llevando a cabo una reestructuración económica prudente. Bajo el lema de 'actualización del modelo socialista' el Gobierno de Raúl Castro ha levantado las restricciones sobre las ventas de automóviles privados y bienes inmuebles y ha permitido más iniciativas en el mercado y establecido una zona económica brasileña especial en el puerto de Mariel, a 45 kilómetros al oeste de La Habana".

La pieza central de esta nueva apertura es una nueva ley de la inversión extranjera que entró en vigor en junio, la cual permite a las compañías no cubanas invertir en todos los sectores de la economía por primera vez.

La Feria de La Habana y la nueva ley son parte de un empuje que el Gobierno espera del capital en el país. A los inversionistas extranjeros se les ofrecerán beneficios fiscales y protección de la inversión.

"Es un balón de ensayo para el mercado libre", dijo Tobias Schwab, otro de los directores de Casa Alemania.

La ley de inversiones significa que Cuba "por primera vez pueden formar más profundas y complejas interrelaciones económicas", dijo Klaus Hartmann, un antiguo embajador alemán en Cuba que ahora trabaja como consultor en América Latina.

Las expectativas son altas en todos los lados. "Cuba ha invertido mucho para cosechar los beneficios asociados a la inversión extranjera", declaró el ministro de Comercio Exterior Rodrigo Malmierca Díaz.

Cuba tiene alrededor de $2.000 millones de inversión extranjera directa cada año a fin de aumentar su crecimiento económico general y 5% de su actual 1%, sostuvo Malmierca. "Los gobiernos pueden hacer mucho para crear un entorno de negocios, pero al final, se trata de empresas que deben hacer algo al respecto, concluyó.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG