Enlaces de accesibilidad

Los quince, otra marca de poder


Una joven es ayudada por sus familiares a acomodar su vestido de quinceañera antes de posar para el fotógrafo en la Habana.
La polarización actual de la sociedad cubana ha modificado en pocos años la tradición de la Fiesta de los Quince. Hoy día dichas celebraciones distinguen cada vez más a las familias que luchan por escalar nuevas posiciones y mientras unas pueden hacer una gran fiesta en el salón de un lujoso hotel, otras les explican a sus hijas que deben elegir entre tirarse las fotos o hacer un "motivito" con sus amigos. Las diferencias económicas, ahora más acentuadas, abren nuevas disyuntivas para una población que perdió estos fenómenos en el pasado.

La santiaguera Martha Beatriz Ferrer cumplió sus quince recientemente y tanto ella como sus amiguitas son conscientes de que no todas pueden celebrar este momento debido a "la mala situación económica". Casi nunca las familias pueden complacerlas (a las quinceañeras) en todo, de manera que les dan a elegir entre un viaje o una fiestecita o comprarse más ropita”, explica.

Aunque Martha Beatriz tuvo la oportunidad de festejar junto a los suyos conoce a otras que simplemente optaron por “arreglar su cuarto o darse un gusto”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:30 0:00

Detrás del espectáculo, el negocio
El negocio de los quince mueve toda una industria dentro del sector de los pequeños empresarios. Su mayor presencia en Internet denota un crecimiento que responde a las exigencias de diferentes tipos de clientes, que ya no son aquellos que llegan por un cartel en la puerta del negocio.

“Los precios de los vestidos van desde los 200 (8 CUC) pesos en moneda nacional hasta los 80 CUC. Todo depende de la calidad del vestido. Algunos tienen unos cuantos años, otros son un poco más modernos”, explicó Maura Novias, quien tiene una página en internet promoviendo su negocio mientras otra fuente consultada telefónicamente aseguró que sus ofertas son "más exclusivas y pueden llegar a costar hasta 250 CUC".

La especialidad de Maura es el alquiler de vestidos de novias y novios de marcas francesas (PRONUPTIA, COMPLICITE, POINT MARIAGE) reconocidas por la calidad y el estilo. Además de eso “contamos con diferentes empresas de plena confianza que pueden proporcionarte diferentes servicios y productos que pueden venir muy bien a la hora de preparar tu boda, información en cuanto al alquiler de salones desde los hoteles más lujosos hasta espacios y locales privados para celebrar la boda, floristas, estilistas, fotógrafos”.
Una joven posa junto a un mural con personajes históricos para las fotos de sus quince años.
Una joven posa junto a un mural con personajes históricos para las fotos de sus quince años.

Otra fuente explica que los Estados Unidos es otro de los grandes proveedores de este sector que necesita de cámaras fotográficas y de video de gran calidad, accesorios para fiestas, etc. A veces estos productos llegan de a través de las personas que se encuentran de "misión internacionalista en otros países”.

El precio que se cobra en Palmarito de Cauto en Santiago de Cuba no es el mismo que solicita Eikon Habana o Héctor Falagán Delgado en Videosenfamilia desde La Habana dedicado a las jovencitas latinoamericanas. Su gama de servicios incluye al coreógrafo, galán, parejas de baile, maestro(a) de ceremonia, salones, decoraciones, cakes, trajes, maquillaje y peinados, DJs, autos clásicos y alojamiento en La Habana.

Por su parte, el sociólogo y sicólogo habanero, Héctor Palacios cree que la sociedad cubana debe vencer muchos “rezagos mentales del igualitarismo. Creo que hay que empezar a ver que la gente que tiene posibilidades hagan la fiesta con los recursos que tienen y me parece que es un incentivo para los que no tienen lo mismo”.

“Yo no estoy en contra de que los que tienen más puedan hacerlo; yo creo que los que tienen más son más luchadores o más inteligentes”, agrega.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:45 0:00

Para el director del Cuban Research Institute de la Universidad Internacional de la Florida, Jorge Duany es “lógico que el proceso de estratificación social que está viviendo la sociedad cubana, por lo menos desde inicios del Periodo Especial, se manifieste en distintos aspectos de la vida diaria y uno de ellos, es la celebración de las fiestas a las quinceañeras”, señala.

Duany alega que estos rituales siempre han sido muy importantes dentro de Cuba, antes y después del triunfo de la Revolución, pero en estos momentos el costo de la ceremonia y de “toda la parafernalia que la acompaña se hace cada vez más inasequible para un número de cubanos”.

En todas las sociedades agrupar a un mayor número de personas es visto como una manera de ganar “mayor prestigio y trascendencia social”, concluye el especialista.

Fiesta de los inolvidables 15 años no está al alcance de todos
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:40 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG